tendencias

Karoshi: el exceso de trabajo mata en Japón


Según el Ministerio del Trabajo de Japón, las victimas en el 2015 fueron aproximadamente 2.310 personas.

Karoshi: muerte por exceso de trabajo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/10/2016

En Japón se ha vuelto común el hecho de morir por exceso de trabajo, tanto que se reconoce desde 1987 como Karoshi. Sin embargo, en los últimos tiempo se han incrementado las cifras de victimas. Más de 2.000 personas murieron por este mal el año pasado.

Por su parte, el Concejo Nacional en Defensa de las Victimas de Karoshi, las cifras por años podrían alcanzar las 10.000 victimas. No obstante, el Ministerio de Trabajo en Japón, emitió un informe oficial que habla de unas 2.310 victimas sólo en el 2015.

Los requisitos para que una persona sea víctima de Karoshi, es que haya trabajado más de 100 horas extra en el mes o 80 horas en dos o más meses consecutivos en los últimos seis meses antes de su muerte.

"Después de la Segunda Guerra Mundial los japoneses eran los que tenían las jornadas de trabajo más largas del mundo. Eran unos adictos al trabajo de marca mayor", dijo Cary Cooper, un experto en manejo del estrés, de la Universidad de Lancaster en Reino Unido a BBC Mundo.

Entre otras, las principales razones oscilan entre el exceso de estrés y la falta de sueño. Aunque no se ha definido aún que estos dos factores lleven a la muerte, si pueden generar enfermedades a largo plazo.

Un grupo de investigadores al analizar el comportamiento laboral de 600.000 personas, determino que la principal causa es permanecer por largos periodos sentado o estático en la oficina o en cualquier área de trabajo. Ya que tienen más posibilidades de sufrir de infartos o problemas en el sistema nervioso.

"India, Corea del Sur, Taiwán y China —las nuevas generaciones de economías emergentes— están siguiendo los pasos que dio Japón en la posguerra hacia trabajar largas jornadas", advierte Richard Wokutch, profesor de gerencia en la Universidad Tecnológica de Virginia a BBC Mundo.



 




En esta nota