tendencias

Hacer abdominales no es tan bueno para la salud


Investigaciones científicas cuestionan los beneficios de este ejercicio. Otros expertos coinciden en que su ejecución exagerada puede provocar daños en la columna

Hacer abdominales de la manera incorrecta puede terminar por dañar la columna vertebral
Escuchar el artículo Pausar Lectura

05/05/2016

La idea general es que hacer abdominales es un buen ejercicio porque mejoran la flexibilidad, fortalecen los músculos y otorgan una apariencia atractiva a aquellos que los practican, pero es posible que no sea tan saludable como creemos.

Un reportaje de BBC Mundo muestra una serie de investigaciones que dan cuenta los efectos negativos de esta práctica. 

Un experimento controlado realizado en Illinois, Estados Unidos, mostró los efectos de hacer o no abdominales. Para ello se usaron dos grupos, al primero se le pidió hacer este ejercicio diariamente durante seis semanas, mientras que el segundo debía seguir con su vida normal.

Lo que se encontró tras el periodo de prueba es que los ejercicios no tuvieron ningún tipo de impacto positivo en las personas que debían hacer abdominales a diario. 

Daños a la columna


Otro experimento, realizado Stuart McGill, profesor de biomecánica de la columna vertebral de la Universidad de Waterloo en Canadá, determinó que lejos de tener un efecto positivo, hacer abdominales es dañino.

McGill uso cadáveres de cerdo (que tienen columnas parecidas a las de los seres humanos) para hacer decenas de estudios flexionando estos cuerpos como lo haría un hombre o mujer durante muchas horas. Esto le sirvió para encontrar que los discos de la columna estaban comprimidos a tal grado de que presentaban protuberancias.

Los críticos señalan que este estudio es poco práctico porque no hay seres humanos que hagan abdominales por muchas horas y más bien toman descansos al realizar este ejercicio, por lo que no puede haber un daño similar. 

Sin embargo, una investigación publicada en 2005 señala que el 56% de las lesiones sufridas en una prueba realizada en el Ejército de los Estados Unidos se debió a la realización de abdominales.

La genética


Al parecer también existen cuestiones genéticas y existen algunas personas más propensas que otras que pueden tener lesiones en la columna por realizar abdominales.

El estudio Twin Spine, que analizó parejas de mellizos en Finlandia desde 1991, determinó que el 74% de los casos de problemas de deterioro de los discos lumbares depende de factores genéticos.

Se encontró que existían parejas de mellizos que sufrían ambos problemas de columna sin importar si es que solo uno de ellos esforzaba la espalda. 

¿Cómo limitar los riesgos?

Stuart McGill recomienda que para evitar un futuro problema con la espalda se coloque las manos debajo de la zona lumbar para impedir de esta manera que la espalda quede plana contra el suelo. Esto minimiza la presión sobre la columna vertebral.

Otra investigación, realizada por la Universidad Tecnológica de Auckland, en Nueva Zelanda, recomienda que las repeticiones de ejercicios abdominales nunca sean más de 60 por sesión, comenzando por series de 15 si eres novato y aumentando progresivamente.








 




En esta nota