TENDENCIAS

REVISTA EXTRA

Empezar un nuevo año Zen


Sin cargas emocionales, sin viejas enemistades y rencores. No está bien dejar en el pasado lo malo que pasó, hay que enfrentarlo y superarlo para poder crecer

La mayoría cree en ese dicho: el pasado pisado, pero no debe ser así. hay que deshacerse de las cargas emocionales para estar livianos

23/12/2016

A medida que se acercan las horas para la llegada de 2017 crecen las expectativas, las cábalas y las famosas listas de propósitos. La mayoría fantasea con lo que le gustaría conseguir el próximo año y los más organizados se trazan un plan con metas. Lo que muy pocos hacen es tratar de cerrar el 2016 saldando cuentas emocionales, es decir, reflexionar sobre las peleas, rupturas o enemistades que hicieron en el año que se está acabando.


Para muchos, a los capítulos amargos hay que volcarles la página, sacar el dedo del renglón y enterrarlos en el pasado para no volver a amargarse. Pero los sicólogos no coinciden con esta estrategia. Lo que se debe hacer es cerrar aquellas ventanas que se dejaron abiertas porque tarde o temprano van a dejar filtrar la lluvia dentro de la casa. 


Cuando hay cuentas pendientes con alguien no se olvidan y eso con el tiempo se puede traducir en algo peor. Hay que cerrar el círculo, de lo contrario estará ahí siempre, incomodando como una piedra en el zapato, o en este caso, en el subconsciente. 


Entonces, la idea es empezar el 2017 livianos, libres de cargas y ataduras que no nos dejarán crecer. Antes de proponerse casarse o conseguir un ascenso en el trabajo, viajar a Punta Cana o comprar un auto, saldemos nuestras cuentas emocionales pendientes. 

Zen en nuestro mundo occidental. Es encontrar la paz, la relajación y la tranquilidad que necesitamos en nuestras vidas.
Zen en nuestro mundo occidental. Es encontrar la paz, la relajación y la tranquilidad que necesitamos en nuestras vidas. 

Liberarse de las cargas
La sicóloga Paula Benedict explica que las cargas son resultado de malas decisiones, relaciones personales que son conflictivas o frustrantes, sentimientos de culpa por cosas que no se han hecho o se han postergado por descuido o temor u otros asuntos que nos causan inquietud e infelicidad. 
“Por lo general los diferentes aspectos de la vida que se desean superar requieren siempre de una dosis de planificación y de tiempo, la resolución de un día a otro es una ficción en la debemos tener cuidado de no caer”.


Por su parte, la sicóloga Ruth Pareja del Centro de Salud Mental afirma que lo ideal sería que todos tuvieran la capacidad de autoobservarse: “Pasa el año y dejamos pasar las cosas, es como que no paramos. Sabemos que empieza un nuevo año, pero no cerramos el que pasó. Generalmente nos llevamos por la filosofía de ‘lo pasado pisado’, pero si observáramos lo que hicimos mal aprenderíamos lecciones y sacaríamos lo positivo para aprovechar mejor el nuevo año”. 

¿Cómo hacerlo?

Poner las cosas por escrito, esa es la clave. Pareja dice que funciona bien el escribir, el hacer un relato de cómo fue mi año, cuáles las cosas más relevantes, las que me causaron más dolor, mayor felicidad y sumarle el cómo me he enfrentado a cada una de ellas y el cómo debí enfrentarme. “Si escribo estoy mirándome al espejo, eso me permite generar un cambio y me va a liberar de las cargas con las que iba”.  


Con lápiz y papel se debe analizar y dar un orden de importancia a cada asunto que deseamos resolver o modificar, así lo recomienda Benedict. “Hay que resolver primero los temas que ya tienen mucho tiempo sin solución o avance, poner una fecha límite de no más de tres meses para culminar con lo deseado. Puede ser que haya algún asunto de pronta resolución, entonces no hay que postergarlo innecesariamente, peor si genera profunda insatisfacción o angustia. Es bueno cerrar círculos y dejar atrás el lastre emocional. Y de ser necesario preparase para un periodo de duelo o desacostumbrarse de malos hábitos”.

Viejos rencores
Los rencores nos hacen prisioneros, es lo primero que dice la sicóloga Tania Buzzolaro: “Llevar esas cargas emocionales negativas en nuestras espaldas nos quita la energía y el foco para realizar las cosas positivas que queremos.  Cuando una situación o un problema nos causó daño tenemos dos caminos: intentar resolverlo y liberarnos de los sentimientos que nos amargan,  o en el caso de que esto no sea posible, tomar el segundo camino que es perdonar a sí mismo  y al otro para dejarlo atrás como un episodio más de nuestra vida que ya no lo queremos tener”.


Para Pareja una vieja enemistad o un viejo rencor son muy nocivos, “Es una piedra que genera una carga importante, es algo no resuelto. El pelearte con alguien implica una pérdida que tiene que ser trabajada. Si no lográs recuperar a esa persona, por lo menos  quedá bien con ella aunque no vuelvan a hablar más como lo hacían antes, de lo contrario se va a generar un sentimiento de culpa  o de rabia que se traduce en desconfianza y otros sentimientos más negativos aún”.


Benedict subraya que los rencores y enemistades son puntos de fijación sicológica y emocional que impiden el crecimiento personal, a la vez que mantienen a la persona atada a la situación que originó esos sentimientos. Las distintas manifestaciones del odio deben erradicarse para poder gozar de la libertad personal para establecer nuevas relaciones”.

Hacer las pases


Si la responsabilidad de la pelea  cae sobre nosotros, es un acto de dignidad pedir disculpas para reparar la relación o por lo menos para dejar en claro que se ha cometido un error, sugiere Benedict, “de esa forma evitamos un posible enemigo y generamos un mayor bienestar emocional”. 

Y si estamos del otro lado, es decir, es a nosotros a quien vienen a pedir disculpas, estas se pueden aceptar y evaluando el grado de sinceridad se podrá reconstruir la relación o al menos tener un relacionamiento más inteligente y maduro. 

“Las disculpas en ambos sentidos no garantizan que se pueda retomar una relación, pero permitirán que los intercambios con esa persona sean más colaborativos y empáticos”, concluye.
Buzzolaro repara en otro detalle: “No siempre es posible que la otra persona comparta de esta  misma necesidad del perdón. Sin embargo, la persona que logra  hacerlo sentirá un alivio, como sacarse un peso de sus hombros. Este es el momento en que se recuperan la libertad y el sentimiento de paz por haber intentado hacer lo correcto”.

Como dice Pareja, hacer las paces con alguien por supuesto que trae mucha tranquilidad, “una de las cosas que el ser humanos debe buscar es su tranquilidad, cuando tenemos problemas con alguien es como que el equilibrio se rompe. Nuestro equilibrio está en base a nuestras buenas relaciones y comunicación. No importa cuánto tiempo pasa hasta que lograste ‘abuenarte’ con alguien, si lo hacés la satisfacción es mucho más gratificante que algo material”.


En este punto hace falta ponerse en el lugar de quien nos ofendió, tratar de entenderlo por cómo vive y cómo siente. El perdón debe ser`´ auténtico, nada de ‘yo perdono, pero no olvido’.  Al ponernos en los zapatos de nuestro ofensor seremos capaces de dar un nuevo significado a sus palabras o actos que tanto nos afectaron y nos daremos cuenta de que esa persona simplemente no supo obrar mejor, que tal vez solo actuó inconscientemente o por ignorancia y dejaremos caer el peso de la ofensa 



En esta nota



e-planning ad
LO MAS
TENDENCIAS

Una cobra se metió en su casa y no quería salir

TENDENCIAS

7 beneficios de tomar vino que quizás no sabías

TENDENCIAS

Daddy Yankee canta 'Despacito' con niña enferma de cáncer

e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
EL DEBER
 
Te puede interesar
El mandatario boliviano utilizó su cuenta Twitter para volver a criticar a Chile
BOLIVIA

Evo dice que "Chile es el Israel de Sudamérica"

El expresidente Rafael Correa visitó Bolivia durante una cumbre organizada por el Gobierno de Morales
BOLIVIA

Avión militar boliviano trajo a Correa para la cumbre en Tiquipaya

SANTA CRUZ

Porongo distingue a personalidades en vísperas de su fiesta

Diez
Carlos Ribera (dcha.) junto a Marco Peredo, presidente de la FBF. Foto. Fuad Landívar
POLÉMICA

Oriente pide intervención de Conmebol

La comisión de árbitros de la ACF brindó una conferencia de prensa este jueves. Foto: DIEZ
POLÉMICA

“dirigentes prestan plata para pagar a los árbitros”

Pedro Rivero Jordán, presidente del club Destroyers. Foto. Fuad Landívar
POLÉMICA

Destroyers apoya acciones contra corrupción

Sociales
Melgar se dio a conocer en Yo me llamo, como Luis Fonsi. El miércoles volvió a la TV
SOCIALES

El 'Tío José' vuelve a Calle 7

SOCIALES

Shannon de Lima confirma su romance con un boxeador

SOCIALES

Actor de Cazafantasmas se quita la vida