SOCIEDAD

El niño que vivió en una casa de perro ahonda su drama con enfermedad


El niño, de 13 años, tiene problemas siquiátricos y de conducta. Una jueza lo envió a él y a su hermano al hogar Alalay. Allí habría golpeado al pequeño de 10 años, por eso lo cambiaron a otro hogar y de ahí escapó

El pequeño sorteó la intemperie en esta casucha construida por una familia para su mascota

15/09/2017

El drama de Israel, el niño de 13 años que vivió durante dos semanas a la intemperie en una casa construida por una familia para su perro en la ciudad de El Alto, es muy profundo. Tiene problemas de conducta, un tratamiento siquiátrico pendiente y también antecedentes de violencia con su hermano menor, lo que llevó a la separación de ambos.

Una vecina detectó la presencia del pequeño en la avenida Panorámica. La directora de la Niñez, Género y Atención Social de la Alcaldía de El Alto, Ana María Saavedra, explicó que vivía en condiciones infrahumanas: “Se tapaba con cartoncitos, se lo halló cubierto con ropas viejas. Él sobrevivía como podía, hemos podido ver en el lugar marraquetas duras y el momento en que lo hemos encontrado estaba con mucha hambre”.

La secretaria de Desarrollo Social de la Alcaldía de La Paz, Rosmery Acarapi, informó que el caso corresponde a la Defensoría de La Paz, que lo conoció y lo atiende desde 2016.    

“El caso es muy delicado. Tiene problemas de conducta y siquiátricos. Responde a una medicación que cumplíamos en el hogar en el que fue acogido. El tratamiento debe seguir a la brevedad”, reveló.

Acarapi explica que una sicóloga de la defensoría tuvo una entrevista con él. “Refirió que cuando jugaba con otros internos en el hogar, le lastimaron el brazo y por eso decidió no regresar. En la Casa Eguino se corroboró con algunos adolescentes que eso es lo que había sucedido. Confirmamos que recibía maltrato de otros niños en el lugar, aunque son datos preliminares”, indicó Acarapi.

En 2016 se constató que la madre de Israel y de su hermano de 10 años trabajaba como ayudante de minibús (voceadora) en El Alto. “No tenía la responsabilidad ni el cuidado, como tampoco el padre, esto generó que una jueza determine que ambos niños sean albergados en un albergue transitorio y luego en otro de acogida, porque nadie en la familia quiso asumir la tenencia”, dijo.

Llegaron al hogar Alalay, donde permanece el niño menor, pero en ese lugar Israel lo golpeaba; la funcionaria de la Alcaldía explicó que por eso fue transferido al Hogar Eguino, de donde al final se escapó y fue a dar a la casa del perro.