TENDENCIAS

EL DEBER en las pruebas de la nueva Audi Q5


La nueva vagoneta cuenta con grandes avances tecnológicos que aportan a una buena experiencia en cuanto a seguridad. Por ejemplo, tiene alertas de proximidad de otro auto atrás y adelante


07/04/2017

Audi ha decidido renovar su modelo de vagoneta más exitoso, el Audi Q5. Con 1,6 millones de unidades vendidas en ocho años, la marca alemana ha decido apostar fuerte para mantener el liderazgo. La probamos por tres horas y el resultado es destacado.

La Audi Q5 se maneja prácticamente sola hasta alcanzar los 140 kilómetros por hora, a los que llega prácticamente sin esfuerzo. Su sistema de tracción integral Quattro, sumado a su dirección asistida y al sistema de estabilidad que posee, permiten al conductor mantener el control con relativa facilidad.

El motor turbo 2.0 que la propulsa tiene dos personalidades muy distintas. En modo Eficiencia no lo escucharás cuando hace su trabajo, pero en modo sport lo sentirás rugir al arrancar, justo cuando el turbo te pegará al asiento, una butaca forrada en cuero de la mejor calidad.

El conductor tendrá mucha información en las dos pantallas de la Q5

La primera ha reemplazado al tablero de instrumentos y ofrece datos del manejo, velocidad, temperatura, revoluciones por minuto, pero también muchos datos de seguridad.

En este punto la Q5 se destaca. Hay luces destellantes en los retrovisores que avisan cuando un vehículo está demasiado cerca, hay alertas de proximidad tanto de retro como de frente, y disminuye la velocidad si uno va muy pegado al vehículo del frente.

En la consola central hay otra gran pantalla, de 10 pulgadas, que además de encargarse del entretenimiento se ocupa de la selección de modos de manejo. Pese a ser una vagoneta mediana, la Q5 tiene el suficiente espacio para transportar a cuatro adultos robustos más su equipaje.



En esta nota



e-planning ad