TENDENCIAS

Cómo educar a un perro para que no muerda


Si somos pacientes en el entrenamiento estos pasos ayudarán a que nuestro cachorro entienda lo que nunca debe hacer


11/05/2017

Cuando permitimos que nuestro cachorro continúe mordiendo puede que se salga de control y no aprenda a controlarse. Si este tipo de comportamiento continúa cuando nuestro perro crezca puede producir problemas serios en su edad adulta.La página web especializada mascotafiel.com da las siguientes sugerencias. 

1.- Sé consistente en tus reacciones a las mordidas.

Cada vez que tu cachorro te muerda di con voz fuerte “NO” y aléjate del cachorro sin decir más nada, esto produce lo que se conoce como aislamiento social y es una de las maneras en la que los pequeños aprenden qué comportamientos son no deseados.

Otra cosa que puedes hacer es reaccionar como lo haría uno de los miembros de la manada, es decir, emitir una especie de gruñido. Puede que esta manera de reaccionar te parezca un poco extraña pero la realidad es que estaremos de alguna manera actuando como lo harían sus hermanos. Cuando tu cachorro te muerda durante un juego puedes devolverle el mensaje de que esto no es correcto.

Otra cosa que debemos hacer para aprender cómo educar a un perro para que no muerda es que debemos enseñarles a nuestros niños, si los tenemos que no deben gritar, aplaudir o correr mientras jueguen con el perro pues esto les hará brotar el instinto de caza y puede traer como consecuencia una mordida.

 

2.- Usa un sabor distractor para evitar que tu cachorro muerda

Antes de comenzar a jugar con tu cachorro puedes utilizar alguna sustancia con un olor que desagrade a tu perro y frótala o aplícala en las zonas que tu cachorro suele morder. Cuando tu cachorro comience a morderte, deja de moverte y espera a que reaccione a la sustancia que te colocaste. Una vez que deje de morderte, prémialo y continúa jugando.

Entre las cosas que puedes utilizar se encuentran: frutas amargas, aceites naturales o vinagre blanco. La idea es utilizarlas en tus manos para que tengan un sabor desagradable. Esta es una manera sana de cómo educar a un perro para que no muerda.

 

3.- Redirige la atención de tu cachorro usando juguetes para morder

Luego de que logres calmar a tu perro si tuvo un episodio de morder, habla con él y acarícialo pero manteniendo tus manos alejadas de su hocico. Comienza a jugar con él de nuevo pero sin hacerlo emocionar mucho. Para esta parte del juego usa juguetes en vez de exponer tus manos para el juego.

 

Pues comenzar a jugar a atrapar una pelota de modo que alejes su atención de tus manos de manera que utilices el instinto de caza de tu mascota de una manera más productiva. Este tipo de juego puede utilizarse como una manera de premiarlo luego de un entrenamiento.

Algunos entrenadores sugieren que se juegue con un juguete de dos lados en el que el perro hala por un lado y tú por el otro, este tipo de juegos le enseñan a tu mascota que los juegos son siempre controlados por el humano.

 

4.- Juega de manera segura con tu cachorro

Nunca es recomendable jugar de manera ruda con nuestro cachorro, este tipo de juegos solo le enseñan que los comportamientos agresivos son aceptables lo que hace que se guarde esa información en su memoria.

Nunca utilices tus manos como juguete y enseña a los más pequeños de la casa a no hacerlo, lo más recomendable es supervisar siempre que nuestros niños estén jugando con nuestra mascota para poder educar a ambos a cómo jugar de manera sana.

No permitamos que los niños jueguen a luchar por un juguete sin la supervisión de un adulto, sobre todo si el tamaño del cachorro presenta un riesgo y si tiene por costumbre morder durante los juegos.

 

5.- Usa un atomizador con agua en casos severos

En los casos en los que las mordidas del cachorro están fuera de control o si es extremadamente persistente en este tipo de comportamiento puedes mantener cerca un atomizador. Lo ideal es que acompañes el “NO” con un spray de agua en la cara del cachorro con la idea de interrumpir el comportamiento.

Ten mucho cuidado de que la botella no lance un chorro de agua sino un spray, la idea no es hacerle daño al cachorro sino asustarlo para que detenga el comportamiento.

 

6.- Premia el buen comportamiento

Siempre debemos premiar el buen comportamiento con muchos cariños y caricias. Por ejemplo, si tu perro logra soltar un juguete cuando se lo pidas o dejar de morder cuando se lo indicas, dile “buen perro”.

Debemos recordar que una vez que el cachorro llegue a casa nosotros nos convertimos en sus padres así que es nuestra responsabilidad ayudarlo a convertirse en un perro feliz y sano con un comportamiento adecuado.

Aprender cómo educar a un perro para que no muerda no es una tarea muy difícil siempre y cuando nos comprometamos a llevar a cabo las rutinas que nos ayudarán a mantener este comportamiento controlado.



En esta nota



e-planning ad