Tendencias

Cinco formas de entrar en calor sin usar la estufa


La factura de luz ya no llegará elevada. Estrategias para echar del cuerpo el frío sin alterar demasiado nuestra rutina y sin requerir rebuscados recursos

Estrategias para sentir menos frío
Escuchar el artículo Pausar Lectura

20/05/2016

Entrar en calor en la casa es posible sin tener que recurrir a todas horas a la estufa o la calefacción. Cuando el termómetro empieza a descender lo único que se puede hacer es intentar llevar la situación de la mejor manera y seguir algunos consejos que pueden ayudarnos a entrar en calor.

Estar en los ambientes más calientes de la casa. La cocina suele tener un ambiente más cálido al estar continuamente cocinando. Si contamos con chimenea, mejor mantenerse cerca de la misma.

Hacer ejercicio. Hacer sentadillas o abdominales es una buena forma de aumentar las pulsaciones y la temperatura corporal. Otra recomendación es renunciar al ascensor y subir por escalera, así conseguiremos una temperatura corporal un poco más elevada.

Antes de dormir beber un vaso de leche o una infusión caliente. Esto no sólo ayudará a conseguir un estado de relajación y calma, además favorecerá el sueño y hará que el cuerpo entre en calor muy rápido.

Tomar baños calientes. El objetivo es dejarnos envolver por el vapor que desprende el agua caliente, esto es sin duda una opción perfecta para hacer frente a las bajas temperaturas.

La alimentación es combustible para el cuerpo. Tomar en la medida de lo posible preparaciones caldosas, platos de cuchara caliente y ricos en grasa. En vez de tomar la fruta cruda tomarla asada al horno o al microondas. Otro truco es comer cada 2-3 horas para mantener el cuerpo con energía. Hay que pensar que el cuerpo es como un motor y que en invierno las necesidades de gasolina se incrementan. Los alimentos más energéticos (frutos secos, por ejemplo) deben estar en la cabeza de la lista de la compra.



 




En esta nota