SANTA CRUZ

Marcelo R. Ceberio: "Los padres no son amigos, son padres"


Marcelo R. Ceberio un reconocido sicólogo argentino, llega este jueves al país para dar una conferencia sobre Ser padres de adolescentes sin fracasar en el intento

El terapeuta argentino Marcelo R. Cebeiro

20/06/2017

Hablar de Marcelo R. Ceberio es hablar de palabras mayores en psicología. El argentino, autor de reconocidos libros, llega este jueves a Santa Cruz para dar una serie de conferencias en el que se destaca la que organiza la consultora Dynamis, titulada Ser padres de adolescentes sin fracasar en el intento. Esta conferencia se realizará el jueves desde las 19:30 en Cainco a un costo de Bs 150. A continuación te dejamos un adelanto de conceptos que pueden ayudar mucho en la relación de familia y de padres e hijos.

¿Cómo puedo ser padre sin fracasar en el intento?

Podríamos pensar que suicidio es claramente un síntoma de un sistema. Para explicarte te diría que para mi modelo que es el modelo sistémico, entendemos que la familia es un sistema, que está compuesto por una serie de integrantes que interaccionan permanentemente. No podemos decir que un sistema es una suma de componentes, sino es una interacción de componentes, quiere decir que en esa interacción hay comportamientos que se entrelazan.

¿Esto qué quiere decir?

Un papá trata de una determinada manera a un hijo y ese hijo responde de acuerdo a las prontas de comportamiento que tiene el padre. Entonces quiere decir que hay permanentemente interacción entre los distintos sistemas en los cuales interaccionan, el social, el escolar y fundamentalmente, el más importante que es el familiar.

¿Por qué es clave el familiar?

Porque ahí hay reglas, pautas, funciones que cada uno de los miembros desarrolla; pero fundamentalmente hay comportamientos que se entrelazan. Entonces, en este sentido, no podemos decir que si hay un adolescente con un trastorno de alimentación, escolar, de violencia, de drogas o de aprendizaje, no podemos decir que el sistema familiar está aparte, tenemos que entender el fenómeno como un todo integrado.

¿Por qué es vital que este todo esté integrado?

Hace poco atendí a una nena de 12 años que parecía una adolescente de 14, que se había tomado medio frasco de tranquilizantes y le habían detectado una tentativa de suicidio. La chica era preciosa. A los 12 años está en esa etapa que no termina de desarrollarse. Inteligente, que le gusta escribir, escuchar la música, que hace danza, una serie de elementos artísticos con una inteligencia interesante, reflexiva. Sin embargo, a esta nena le hacían bullyng en el colegio y ella comenzó a tenerse bronca por lo que le hacían los compañeros. Se empezó a cortar, no tan profundo, pero se autolesionaba como un autocastigo. Así avanzó hasta tomarse las pastillas.

¿Qué nos enseña este caso?

Ahí tienes a una niña, a un sistema escolar y una persona que es la víctima de todo un circuito. Esa nena no sabe ponerse límites, no sabe defenderse y se odia. Entonces yo pregunto, qué estaban haciendo los padres. Entonces el papá le prohíbe cerrar la puerta, estaba preocupado, tiene miedo, en fin hay cantidad de conductas que hacen los padres que son indefectivas para que la hija pueda salir adelante. Me vienen a ver desde lejos de 400 km de Buenos Aries para ver de qué manera podíamos ayudar.

¿Qué hacer?

Más allá de la soluciones brindadas que tienen que ver con un voto de confianza, hacer cambio de colegio, que ella pueda respaldarse en dos o tres amigas, empezar a desarrollar proyectos que tienen que ver con el deporte, yo al tratar este caso no puedo dejar de pensar en el sistema escolar ni en el sistema familiar, porque esta nena no pudo entender el fenómeno del suicido sin entender el sistema porque todos están involucrados. En principio entonces los padres tienen que entender que pertenecen a un sistema y que cuando un chico tiene un síntoma determinado, el síntoma es una señal de alarma que algo no está funcionando.

A otro tema, ¿cuánta diferencia existe en la educación a un adolescente de padres en teoría jóvenes a padres que para muchos ya son abuelos?

Hay padres que no se han especializado con la tecnología y critican mucho el uso del Smartphone, la computadora, los juegos de play. No podemos ir en contra de esto porque son los avances tecnológicos. Sí en una época se decía que no, que era mejor el contacto cara a cara, de comunicación, que es mucho mejor el tener el contacto social, pero también hay muchas otras cosas que son mejores que tienen que ver con los avances tecnológicos. Entonces hay padres que se han actualizado con respecto a la tecnología y pueden compartir ciertos espacios con los hijos a través de la tecnología. Pero hay un tipo de condición.

¿Cuál?

Que cuanto mayor sea la brecha generacional, es mayor la dificultad, por supuesto, porque están más afincado en otra época. Pero los que están más afincados en esta, teóricamente podrían tener una cierta ventaja. Yo más allá de esto pienso que tiene que ver con las características de rigidez de estos padres, o de la misma plasticidad para amoldarse a las nuevas generaciones de adolescentes que ha variado mucho.

¿Qué es un padre saludable?

Hay una serie de elementos que tienen que ver con una paternidad saludable y en esa paternidad saludable, te cuento esto. Hice una encuesta con 80 terapeutas de adolescentes y le pedí cinco concejos a cada uno. Esta recopilación de cinco concejos más importantes y hubo tres concejos que son los top: Comunicación, los límites y expresiones de amor.

¿Explíquenos la primera, lo de comunicación?

Los padres que ejercen una paternidad saludable implican que hay mucha comunicación en familia. Entre las testosterona que tienen los chicos circulando por su cuerpo y los estrógenos y las progesterona de las chicas, los varones principalmente hoscos, reacios, por ahí hablan más con el tío o con la madre de la compañera del colegio, que con los propios padres. Los papás no se tienen que sentir mal por esto porque es una característica de los adolescentes en función a que la defensa de su intimidad.

¿Cómo hacer para no chocar al momento de comunicarse?

Los padres no tienen que ir a preguntar directamente por la sexualidad, por las relaciones afectivas o algo que tenga que ver intrusivamente con un tema de ellos. No tienen que patear la puerta delantera de la casa del adolescente, tienen que ser mucho más estratégicos, tienen que ir con una pequeña ganzúa, ir a la puerta del fondo de la casa y abrirla despacio. Entrar, sentarse al lado del adolescente y jugar. Hay que hablar con los temas que el adolescente le interesa. A lo mejor a nosotros no nos interesa, pero sí a él. Hay que hablar de música, de fútbol, de los ídolos que le gusta; entrar por aquellos temas para después, una vez estemos dentro de su universo, hablar del tema que nos interesa a nosotros. Todo lo que se habla, se previene.

¿Y en cuanto a los límites?

Saber decir que no es muy importante. Los padres no tienen que pelearse con los hijos para poner los límites, tienen que decir que ‘no’, pero no solo decir que ‘no’, si no sostener ese ‘no’. Es decir, si primero dicen que ‘no’ y después el adolescente hace lo que quiere, esa orden es un ‘ni’ y confunde. Entonces los padres saludables lo que hacen es decir que ‘no’ y en muchos casos explican el por qué. Si tienen que aplicar un castigo, por ejemplo, alguien le fue mal en el colegio, los padres explican que malogró las vacaciones o salidas. Se trata de poner una penitencia. En otros casos los padres ordenan y cuando ordenan no están sugiriendo, están ordenando. Es decir, andá lavá los platos; no te estoy sugiriendo, te estoy ordenando. Los padres saludables no deben perder la autoridad, los padres están ubicados en un lugar superior a los hijos y eso también es un padre saludable. Y eso no quiere decir que sean padres autoritarios.

¿Y las expresiones de amor?

Son expresiones de amor, de afecto. Tienen esa capacidad que es saludable de expresar el amor. Diciendo ‘te quiero’, abrazando, felicitando cuando el hijo hace las cosas bien, dándoles el gran abrazo cuando sacaron una buena nota, poniéndose felices cuando los hijos han tenido un gesto de solidaridad con algún compañero o amigo, en fin, que eso sea siempre una invitación, un mensaje diciéndole ‘te quiero mucho’, eso es fantástico, porque es una invitación a que el adolescente pueda decir y sentir ese ‘te quiero’.

¿Qué pasa con los que no tienen al papá o a la mamá en casa?

Un padre puede no estar en casa, en presencia, o estar presente pero en ausencia. Yo creo mucho en la calidad del tiempo en que se destine, yo por ejemplo, paso largas horas fuera de casa pero intento optimizar el tiempo que estoy allí, es decir, cuando estoy en mi casa, estoy en mi casa. El adolescente tiene que sentir su presencia por más que el padre no esté.

¿Cómo afectar lo menos posible con padres separados?

Los padres que se separan deben tener un acuerdo entre sí para enviar toda la información que se le otorgue al hijo; él de alguna manera tiene que sentir que están unidos. Los padres se separan de la conyugalidad, pero no de ser padres. Es un ejercicio para que estos hijos tengan la guía, el concejo y puedan reducir el nivel de conflictividad. También debo decirte que cuando hay divergencia de opiniones en la pareja de padres, es una gran invitación para los hijos para triangular, es decir, un hijo hace alianza con la madre en contra del padre y viceversa. Ese funcionamiento por lo general es conflictivo.

En una discusión con su hijo, ¿en qué posición debe ponerse el padre?

Te lo voy a explicar desde una faceta neurobiológica. En los chicos la testosterona se multiplica por 20. La testosterona de la violencia, de la creatividad, de la iniciativa. De pronto comienzan a poner carteles en la puerta de las habitaciones diciendo ‘golpee antes de entrar’, esa es una neuro hormona que se llama vasopresina que es la defensa del territorio. Las chicas por el otro lado las hace más habladora, insidiosa. Tanto los varones como las mujeres están inundados su torrente sanguíneo por estas hormonas. Pero también van desarrollando el lóbulo orbitario o prefrontal, que es el que controla los impulsos o lo que guía a la buena actuación. Ese lóbulo se termina de desarrollar a los 21 años.

¿Y mientras tanto?

La vasopresina y la testosterona arrasan con todo, entonces, quienes son los encargados de poner límites, los que funcionan como un lóbulo prefrontal externo, son los padres que son los encargados de guiar, de decir qué está bien y qué está mal. Esto implica que el padre, en ocasiones, tiene estratégicamente que ponerse a un nivel no superior. Eso sí, el padre no es un amigo, la madre no es una amiga, el padre es un padre, puede funcionar con mayor comprensión, puede explicar los límites, puede decir, hablar, estimular la comunicación, pero no son amigos, son padres y el padre implica la autoridad, o sea que todo lo que se diga se tiene que decir desde ese lugar de autoridad.

¿Hay algún momento recomendable de reforzar la comunicación con nuestros hijos?

Siempre detrás de tipos adictos a las computadoras, al play o al Smartphone hay padres que no saben colocar límites, esto es como una regla de oro. Yo recomiendo a los padres de adolescentes que al no poder hacer el almuerzo en familia, siempre en algún momento del día tienen que encontrar un punto de encuentro que generalmente es la cena. Ahí es un momento estratégico de un pasaje de información, es un momento clave para la comunicación y es un momento en donde los padres tienen que armar una caja, como una caja de zapatos, se forra, se decora, le ponen un plantel que dice porta celulares que cuando viene el momento de la cena, abren la caja y todos los integrantes de la familia ponen todos los celulares en ese lugar. Y durante la cena nadie toda los celulares. Hay un elemento más, el TV es un integrante más de la cocina, hay que apagarla porque todos son distractivos. Al final nadie, absolutamente nadie se va a morir si por una hora en el día -los padres incluidos-, dejan el celular, apagan la TV y se comunican. Apagá la TV y el celular y estimular la comunicación.

¿Qué le diría al padre de un adolescente, tres cosas clave?

Que el padre y la madre puedan concienciar el hermoso proceso que implicar criar a un hijo y que puedan antes de dar un sermón y de ponerse como ejemplo –hay que evitarlo-, puedan recordar la propia adolescencia para poder comprender un proceso y establecer un vínculo sano, ameno, distendido y cercano a lo hijos. Un padre o una madre debe acompañar a una consulta médica, aprovechar en llevarlos a hacer deporte, porque son los momentos donde uno puede conversar, un padre o una madre debe estimular que el hijo haga deportes. Un padre o una madre debe mostrar un ambiente distendido en la casa y mostrar una pareja que se une en los mensajes al adolescentes. Claridad. Tiene que ser unificado lo que se dice, que no sean padres desentendidos ni autoritarios, que sean comprometidos.



 




En esta nota