CIENCIA

Catálogo de nubes añade 12 nuevas formaciones


Asperitas, volutus y flumen son algunas figuras que se suman al atlas de masas nubosas, que se actualiza después de 30 años

Este rasgo, que se parece a la superficie del mar vista desde abajo, fue añadido al atlas por sugerencia de una ONG británica

23/03/2017

Algunas creencias populares sobre cómo la forma y ubicación de las nubes predicen el clima y las tempestades, tienen respaldo científico en el catálogo de nubes de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) que hoy añade 12 nuevos tipos al manual considerado la referencia mundial para la clasificación de masas nubosas y fenómenos meteorológicos como los arcoiris.

El Atlas Internacional de Nubes es considerado el documento más autorizado y completo para identificar 
las masas nubosas, se presenta a propósito del Día Meteorológico Mundial que se conmemora hoy.
  
Un rasgo a pedido del público
El documento describe una nueva especie, volutus o nube enrollada. Es una masa nubosa de poca altura, en forma de tubo que parece enrollarse en un eje horizontal, según detalla la OMM, citada por el periódico El País (España). 

Los expertos también incluyen cinco nuevos rasgos complementarios: asperitas, cavum (con un agujero), cauda (o nube de cola), fluctus y murus (o nube de muro). 

El primero, asperitas, llega al atlas tras un pedido de la Sociedad de Apreciación de Nubes (Reino Unido) que propuso su inclusión en 2008, después de que muchos de sus miembros captaran por todo el mundo fotografías de nubes que se asemejaban a la superficie ondulante del mar vista desde abajo. 

Por otra parte, se añade una nueva nube accesoria, denominada flumen o cola de castor (asociada a fuertes tormentas en rotación) y cinco nubes especiales más, cuatro de ellas relacionadas con factores de clima que disparan su formación: cataractagenitus (vinculadas a cataratas), flammagenitus (observadas sobre fuentes de calor intenso como incendios forestales); silvagenitus (típicas de los bosques húmedos) y homogenitus, generadas a partir de las estelas de condensación que dejan los aviones durante su paso por el cielo 


En esta nota



e-planning ad