astronomía

Caerán estrellas fugaces sobre el cielo de Europa


Entre 200 y 300 meteoritos atravesarán el cielo en un hora. Este año, la lluvia será cinco veces más intensa que lo habitual, pero será visible en el Hemisferio Norte

La lluvia de Perseidas será más intensa que otros años
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/08/2016

Esta lluvia de estrellas fugaces, conocidas como las Perseidas, aparecen cada año entre julio y agosto aunque esta vez será más visible en el Hemisferio Norte. Siempre y cuando las nubes no se inviten a la fiesta, se tratará de un espectáculo celestial pocas veces visto.

"Algunos años son mejores que otros y después, hay años excepcionales como éste", explicó Mark Bailey del Observatorio de Armagh en Irlanda del Norte.

Este jueves, cuando en Bolivia sean aproximadamente cerca las 19:00, entre 200 y 300 estrellas fugaces atravesarán el cielo en una hora, según el astrónomo. El año pasado se registraron entre 100 y 120 meteoritos por hora.

Este espectáculo sublime, que sobre todo será visible en el Hemisferio Norte, se produce todos los años entre mediados de julio y mediados de agosto cuando las partículas del cometa Swift-Tuttle cruzan la órbita terrestre.

El fenómeno dura casi dos semanas, que es el tiempo que tarda la Tierra en atravesar la nube, pero su intensidad varía cada noche. Al entrar en nuestro mundo, los pequeños restos de cometa se estrellan con las moléculas de la atmósfera. Este choque, extremadamente violento, genera luces.

Cada partícula se transforma en una "estrella". Pero como la órbita del cometa varía ligeramente cada año, la Tierra no se encuentra siempre con la misma parte de la nube, que tiene más de un millón de kilómetros de largo. A lo largo de la nube, algunas partes son más densas. Éstas se producen cuando el cometa pasa más cerca del Sol.

Este año, la Tierra se encontrará al mismo tiempo con tres de estas capas, que se formaron en 1862, 1737 y 1479. Este fenómeno no volverá a producirse hasta 2028, según los astrónomos que proyectan que habrá un gran espectáculo en la bóveda celeste.

Ojalá no esté nublado

La principal inquietud de los astrónomos es el clima, ya que se teme que en Europa haya un cielo nuboso en la noche del jueves al viernes. Otro obstáculo es la luminosidad de la luna, que hace más difícil la observación.

"Hay que observar el cielo cuando la luna esté acostada", el jueves hacia las 23H30 GMT, explicó Bailey (19h30 en Bolivia). Para poder aprovechar al máximo la experiencia, el astrónomo aconseja a los aficionados estar lo más lejos posible de la contaminación lumínica de las ciudades. Lo bueno es que no se necesitará ningún equipamiento especial.



 




En esta nota