TENDENCIAS

Así le afecta la ansiedad a cada parte de tu cuerpo


Este problema impacta en diversas zonas de nuestro organismo. A continuación, te describimos cómo lo experimenta cada una de ellas

La ansiedad se puede volver un problema de salud emocional, pero también físico, debido a que puede tener efectos sobre tu cuerpo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/03/2016

“La ansiedad es una respuesta fisiológica y emocional frente a un evento que interpretamos como amenaza y vendría a estar en la línea de lo que conocemos por miedo”, define la psicóloga Betania Cohen en un artículo en el diario Emol.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñoz y publicado en el portal Terra, señala que entre 60% a 70% de las personas con trastornos de ansiedad tienden a la cronicidad; es decir a enfrentarlo más de una vez. A esto se suma que la ansiedad y la depresión están íntimamente relacionados.

Según Cohen, los síntomas clásicos de estar ansioso son manos sudorosas, velocidad de las palpitaciones del corazón; así como un estado generalizado de alerta, con respiración agitada hasta mareos y temblores.

Conoce con información publicada en MSN por la experta Lindsay Holmes y la psicóloga Betania Cohen en Emol, cómo es que afecta la ansiedad a nuestro cuerpo:

1. Garganta: La voz se vuelve ronca, pero también se produce tensión y rigidez, que resecan la garganta y dificultan el tragar.

2. Hígado: El sistema suprarrenal producirá en exceso cortisol, que a su vez, causará que el hígado genere más glucosa, generalmente se puede absorber esa cantidad extra de azúcar, pero para quienes tienen riesgo de sufrir diabetes, es grave.

3. Piel: Como consecuencia del estrés se produce un cambio de flujo sanguíneo y aparece sudor frío o mejillas enrojecidas. Además, el sistema nervioso simpático envía más sangre a los músculos, lo que origina el envejecimiento prematuro de la piel, eccemas, inflamaciones, etc.

4. Músculos: El cuerpo se "endurece" de forma natural, creando tensión en los grandes grupos musculares; lo que puede dar lugar a dolores de cabeza , rigidez en los hombros , dolor en el cuello e incluso migrañas .

5. Corazón: Aumenta las probabilidad de sufrir problemas cardiovasculares dado el aumento constante del ritmo cardíaco, la elevada presión sanguínea y la sobreproducción de cortisol. Como consecuencia, puede ser causante de hipertensión, arritmia, derrames y ataques al corazón.

6. Pulmones: Existe evidencia que hay una relación entre la ansiedad y el asma, ya que las personas con asma tienen más probabilidades de experimentar ataques de pánico.

7. Cerebro: Se afectan las áreas del cerebro que influyen en la memoria a largo y corto plazo y en la elaboración de sustancias químicas que pueden dar lugar a un desequilibrio. Además, puede activar de forma constante el sistema nervioso, que a su vez puede afectar a otros sistemas del cuerpo, generando reacciones físicas, como fatiga y desgaste, entre otras.

8. Estómago: La digestión se desregula pudiendo tener efecto a largo plazo problemas en los intestinos y en la absorción de nutrientes, produciendo ardores, hinchazón, colitis y a veces, pérdida del control de esfínteres.

9. Metabolismo: Se desequilibra y puede causar sobrepeso y obesidad. Esto por la liberación constante de cortisol en el flujo sanguíneo que hace reducir la sensibilidad a la insulina. Además, de generar úlceras.

Existen diferente formas de controlar la ansiedad; ejemplo, realizar un poco de ejercicio o una actividad que te permita relajarte. Sin embargo, es necesario que trates de controlarlo para evitar daños a tu salud o en todo caso busca el asesoramiento de un especialista.



 




En esta nota