Sociedad

Aplausos y críticas a los emojis en su día


Miles se movilizaron disfrazados de su emoji favorito y lograron un récord. Una experta habla de las cualidades y los defectos de estas imágenes que representan emociones. 

El Día Mundial del Emogi se celebra desde 2014

17/07/2017

Los emojis son parte de nuestra vida cotidiana. En Facebook se emplean más de 60 millones de ellos y en Messenger, más de 5.000 millones. Tanto es así que desde 2014 estas imágenes que representan emociones celebran su día cada 17 de julio.

La jornada de festejos de ayer fue propicia para que se estableciera el primer título de Record Guinness del mundo para la mayor reunión de gente disfrazada de emojis simultáneamente en distintos lugares del planeta. 

Miles de personas en San Pablo, Dublín, Moscú, Dubai y Londres se vistieron como sus emojis favoritos y salieron a las calles respondiendo a un reto de la App Emoji Challenge, creada para promocionar la película Emoji de Sony Pictures.  

Pero, más allá de actos festivos y de cifras impactantes, ¿cuán positivo o contraproducente puede ser este catálogo de emociones prefabricadas? Anahí Lozano, educadora del Centro Andamiaje Sicología Educativa, ve dos extremos: “Por un lado, las personas que son mucho más visuales que verbales se benefician de este recurso que los ayuda a expresar lo que sienten, pero por el otro, se puede prestar para la confusión, pues lo que un emoji significa para una persona, puede no significar los mismo para otra. Además que esta comodidad (de ahorro de palabras) invita a no expresarse, al abreviar tanto la comunicación”.

 
Por qué han pegado tanto
Su popularidad ha subido como la espuma porque se ahorra tiempo en el ‘tecleo’. Además de que los emojis aparecen al rescate de la incomodidad que una persona puede sentir al no tener las palabras precisas o la facilidad verbal de expresar lo que siente. En auxilio de todos ellos ya hay este catálogo de emociones prefabricadas.
De igual forma los emojis ayudan mucho en el trabajo con niños. Lozano, que llevó a cabo un Taller sobre inteligencia emocional con imágenes para niños, considera que estas sintetizan distintas emociones o reacciones que los pequeños aún no saben expresar correctamente, y por ende, sirven como herramientas de comunicación. “Un niño no tiene la capacidad verbal para decir me siento de tal manera, pero sí puede identificar y expresar una emoción a través de una imagen. 

 

El emoji más popular
Las universidades de Michigan y de Beijing se unieron para analizar mensajes de WhatsApp y SMS y determinar cuál de los emojis se envía con más frecuencia. Cerca de 427 millones de mensajes de cuatro millones de usuarios de los cinco continentes marcaron la tendencia universal y esa es que la cara feliz con lágrimas es el emoji más usado del mundo, pero ojo, ello no quiere decir que la gente está feliz. “No siempre significa el estado emocional, yo diría más bien que denota lo que queremos proyectar. En las redes sociales proyectamos que estamos muy bien, que estamos emocionados y que nos encanta lo que vemos”. 

 

No es lo mismo para todos
Lozano advierte que un emojis puede tener diferente significado para un niño que para un adulto, puesto que este último tiene un desarrollo cognitivo más extenso. “Ahí donde un niño ve una simple sonrisa el adulto puede ver una mueca forzada”.
Por otro lado, es propicio hacer una diferenciación entre lo que es un emojis y un emoticon. Los emoticones suelen estar compuestos de dos a más caracteres, por ejemplo, si un usuario quiere manifestar un cara triste deberá colocar dos puntos, seguidos de un paréntesis. Mientras que los emojis son pequeñas imágenes que se encuentran predeterminadas.
En honor a ellos, anoche, el icónico edificio Empire State, en Nueva York, se iluminó de amarillo. 



En esta nota