TENDENCIAS

7 hábitos que engordan y no lo sabías (ninguno de ellos es comer)


¿Eres de las personas que baja algunos kilos para volverlos a subir en breve? Es posible que tengas algunos malos hábitos que estén saboteando tus esfuerzos

5 hábitos que engordan y no lo sabías (ninguno de ellos es comer)
Escuchar el artículo Pausar Lectura

22/07/2016

Si hace tiempo que estás haciendo dieta y ejercicio pero no logras alcanzar el peso deseado, quizás es porque estas llevando a cabo algunos hábitos que favorecen a esos kilitos demás y no lo sabías.

Nos dimos a la tarea de buscar más datos al respecto y basámdonos en publicaciones de la revista IMujer, el portal Mejor con Salud y en el diario El País de Uruguay, a continuación, desenmascaramos algunos de los aliados más desconocidos de la obesidad. ¡Presta atención!

1- Dormir poco (o mal)
El déficit de sueño no solo nos cambia el humor, sino que además engorda: está comprobado científicamente. La explicación es que el sueño desempeña un papel relevante en el metabolismo energético, de forma que al no dormir comemos más, como un mecanismo fisiológico de adaptación para mantener la vigilia.

2-Estresarte
Cuando te estresas el cuerpo segrega una hormona llamada cortisol que es la principal causa de que se te antoje la comida chatarra. Resiste y no sucumbas a la tentación, si te tranquilizas el efecto desaparecerá junto con esos antojos. Así es estas pequeñas cosas que al parecer son insignificantes contribuyen al aumento de peso, pero no te asustes con un poco de fuerza de voluntad y disciplina dejarás de hacerlas. Sólo basta que seas consientes de como esto influye en tu cuerpo.

3-El trabajo nocturno
Trabajar por la noche engorda, y no es porque se coma más, sino porque se altera el ritmo circadiano. Las personas estamos programadas para dormir cuando no hay luz y comer de día. "El trabajo por turnos durante la noche interrumpe el sueño y rompe el ciclo fisiológico y esto provoca una disminución del gasto energético diario total", concluye un estudio realizado por científicos del Instituto Médico Howard Hughes (Texas), y recogido en la revista científica PNAS. La solución: comer menos.

,
bebidas
,

4-Esos drinks de más
Si te gusta tomarte una copa después del trabajo, fíjate bien lo que consumes. Algunas bebidas contienen las mismas o más calorías que una rebanada de pan. En definitiva es mejor un vodka con agua mineral que una cerveza.

5-Saltarse comidas
En pocas palabras si tienes hambre y le niegas comida a tu cuerpo su reacción inmediata será acumular grasa como instintos de supervivencia, sin mencionar que tu metabolismo se ralentizará.

6- Dormirse con la televisión encendida.
Seguro que más de una vez se ha dormido acompañado por el sonido de la tele. Ese pequeño placer puede hacerle subir de peso. ¿Por qué? Según Ahmad Agil, investigador de la Universidad de Granada, la exposición a la luz artificial durante la noche mientras dormimos -como la que emiten la televisión, la computadora o una lámpara encendida- reduce los niveles endógenos de melatonina, una hormona que se libera durante la noche para regular los ritmos circadianos y que posee un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio. Estas propiedades protegen de alteraciones metabólicas que provocan obesidad y diabetes. Un consejo: intente dormir completamente a oscuras (Journal of Pineal Research).

7- Usar el elevador
No desperdicies las pocas oportunidades de hacer ejercicio, en vez de usar el ascensor prefiere las escaleras. Esta pequeña pero no insignificante actividad física te ayudará a deshacerte de unas cuantas calorías, las cuales conservarás si decides subirte a un elevador.



 




En esta nota