SÉPTIMO DÍA

Una Policía con limitaciones se enfrenta al crimen organizado


Las mafias cuentan con mejores armas. Las autoridades policiales aseguran que cuentan con armamento efectivo para hacer frente a estos grupos organizados, aunque reconocen que el tráfico ilegal permite a los antisociales llevar la delantera. Potenciarán los grupos tácticos


23/07/2017

Los últimos atracos atribuidos al crimen organizado dejaron en evidencia lo que está a la vista de todos desde hace mucho tiempo: La Policía no cuenta con armas ni equipos especializados para enfrentar situación de crisis. Más de una semana después del asalto a la joyería Eurochronos, se plantea la necesidad de introducir cambios normativos para modernizar el armamento y reforzar la capacitación de los policías. 

El comandante departamental de la Policía, Rubén Suárez, está consciente de las limitaciones. Mencionó que la instructiva de la superioridad es de acelerar las acciones para potenciar los grupos tácticos y de inteligencia. “Pediremos equipos sofisticados; además, es prioridad fortalecer los equipos tácticos”.
 Suárez rechaza las críticas que saltan contra la institución del orden, y asegura que los policías se capacitan arduamente de forma silenciosa, pese a que los recursos humanos son muy limitados.

Santa Cruz cuenta con más de 5.000 policías, a pesar de que en el departamento hay casi tres millones de habitantes. Es decir, un policía por cada 600 ciudadanos. La oficina para la Droga y el Delito de la ONU establece un agente por cada 333 personas.
En contrapartida, Suárez afirmó que en el departamental están asentados cuatro grupos especiales de peso, entre ellos las unidades de élite Daci y Delta,  pero ahora evalúan cuántos grupos tácticos se requieren en el departamento, pero deben permanecer exclusivamente en sus bases entrenando, planificando y apoyando las operaciones.

Acompañar los cambios
“La delincuencia está cada vez más sofisticada y hay que estar sobre las mafias, no al lado ni por debajo; no pueden sacarle ventaja a la Policía, eso no puede ocurrir, por eso hay que tener estos grupos especiales en vigencias”, recalcó el excomandante de la Policía en Santa Cruz, coronel Rolando Fernández. Explicó que el crimen organizado es un tipo de delincuencia que cuenta con equipos modernos y muy sofisticados. 

Plantea que si se logra confirmar la presencia en Bolivia del Primer Comando de la Capital (PCC), uno de los grupos criminales que domina el tráfico de droga en Sudamérica, “se estaría frente a un monstruo criminal y tendríamos que preparar unidades de élite, capacitadas, entrenadas y equipadas con armamentos superior al que manejan los delincuentes”.

Expresó su preocupación porque en el último asalto, ocurrido contra la joyería Eurochronos, los delincuentes utilizaban, entre sus armas, el Fusil Automático Liviano (FAL), que es un arma de guerra que está siendo usada contra la sociedad. 
En su criterio, esto obliga a pensar en cambiar algunos artículos de la Ley de Control de armas de fuego, munición, explosivos y otros materiales relacionados, donde se establece el armamento de uso policial y las municiones que pueden usar. 

La mencionada ley restringe el uso de armamento de alto calibre para la Policía, y no se ha tomado en cuenta que el crimen organizado está bien equipado. 
Si la situación se torna como la plantea el Gobierno, (con presencia de grupos internacionales de crimen organizado) la prioridad debe estar en la creación de unidades para operaciones especiales. “No es lo mismo combatir el crimen organizado que la delincuencia común”, expresó el excomandante departamental.
Estas unidades especiales para el manejo de crisis deben ser capacitadas, entrenadas con armamentos, indumentarias y  mucha tecnología, insistió Fernández. 

En eso coincide el también excomandante de la Policía, general Freddy Soruco, que señala que hay que tomar en cuenta que estamos en un país tercermundista y que la institución no tiene drones ni censores y el armamento no es de largo alcance, porque todo lo que es de uso policial está reglamentado; no obstante, manifestó que los grupos especiales de la Policía, con el permiso correspondiente, están usando armamentos de más largo alcance.
Soruco enumera que hace falta un carro blindado, pequeño, que pueda llegar hasta el lugar donde está el delincuente o el terrorista y que tenga a personas como rehenes o de escudos humanos, como sucedió en Eurochronos. También se necesitan drones equipados con sensores de calor para identificar en qué parte está escondido el antisocial o el terrorista. 

De igual forma, mencionó que faltan helicópteros de mayor potencia para persecuciones y vehículos completamente adecuados para el transporte de grupos de acción inmediata.

Otro excomandante de la Policía, el general Guido Arroyo, explicó que los efectivos reciben formación general y que también existen capaciones en algunas de las áreas de especialización que ayudan en la labor policial, pero admitió que es necesario que los grupos especializados tengan buen entrenamiento, además de trabajar en educar más a la población para prevenir situaciones que lo expongan a situaciones peligro.

El comandante nacional de la Policía, general Abel de la Barra, dijo que la Policía está preparada para enfrentar a la delincuencia organizada. Resaltó que la institución verde olivo cuenta con armamento, no suficiente, pero efectivo para combatir el crimen organizado, aunque reconoce que están en desventaja con estos grupos que se mueven en el mercado ilegal con el tráfico de armas.

Transformaciones

Más radical fue el presidente del Colegio de Abogados de Santa Cruz, Marcelo Arrázola. En su criterio, el país necesita de otra Policía; de una institución que madure en función a los retos y que se adecúe al modelo constitucional descentralizados y con autonomías, donde los gobiernos subnacionales tengan una participación. “Cada departamento, cada municipio debe estructurar su cuerpo de seguridad en función a su realidad y que puedan organizarse adecuadamente. La Policía debe cambiar en su forma organizativa, en su estructura y permitir más participación de los gobiernos subnacionales”, planteó.

El vicario general del Arzobispado de Santa Cruz, Juan Crespo, en la misma línea del arzobispo Sergio Gualberti, resaltó  que actualmente se necesita una institución más preparada. “Hay que profesionalizar a sus miembros y destinar muchos más recursos para garantizar la seguridad ciudadana”, apuntó.
La Ley contempla que las gobernaciones y los municipios del país con mayor población deben destinar el 10% de los ingresos del IDH para las tareas de seguridad ciudadana. El Gobierno nacional también destina recursos para la Policía.

Sobre la descentralización, el secretario de Seguridad de la Gobernación de Santa Cruz, Enrique Bruno, planteó que el gobierno departamental necesita tener tuición en la Policía o dar paso para la conformación de una guardia departamental que contribuya con la tarea policial.  

Es necesario unificar los recursos para ver resultados
 Los recursos destinados a la Policía, producto de los Impuestos Directos a los Hidrocarburos (IDH), puede ayudar a mejorar el equipamiento, introducir tecnología y capacitación a los grupos especiales.

Tres excomandantes de la Policía coinciden, por separado, en que es necesario inyectar recursos a la Policía y que los fondos del IDH sean mejor distribuidos. Freddy Soruco, plantea que si el presupuesto del Ministerio de Gobierno, de la Gobernación y de la Alcaldía se los dispusiera en una sola dirección, en un solo centro económico, esto permitiría cubrir las necesidades de la institución del orden.

Enrique Bruno, secretario de Seguridad de la Gobernación de Santa Cruz, afirmó que se ha apoyado a la Policía con inmobiliario, infraestructura, sistema de comunicación, combustible y vehículos. Dijo que la Policía hace su requerimiento de acuerdo a sus necesidades, aunque la caída de los precios de los hidrocarburos ha disminuido también el aporte económico, que en esta gestión bordea los Bs 6 millones. “Tenemos que reorganizar tecnológicamente a la Policía, que también tiene que venir de líneas nacionales”, indicó.

Esta semana el municipio mostró la imponente construcción de la Estación Policial Integral  en Plan Tres Mil. Durante la sesión que el Concejo Municipal se realizó en este lugar, el secretario de Finanzas del gobierno municipal, Manuel Medina, dijo que en los últimos cinco años la comuna destinó Bs 76,4 millones a la seguridad ciudadana. 
Las autoridades policiales adelantaron que en el pliego petitorio que harán al municipio de Santa Cruz de la Sierra solicitarán que con los Bs 3.700.090 de la compra del dron que se devolvió, adquiera vehículos blindados y equipamiento para el grupo táctico.



Notas Relacionadas



En esta nota
PCC



e-planning ad