SÉPTIMO DÍA

Un nuevo tribunal  definirá la candidatura de Morales


El MAS decidirá la vía para la repostulación en 2019. Las actuales autoridades del TCP terminan su gestión en 2018. Habrá elección judicial otra vez

Las organizaciones sociales que conforman el MAS se reunieron el fin de semana anterior en Montero

23/12/2016

El primer precandidato oficial a la Presidencia en 2020, Evo Morales Ayma, no puede postularse para el cargo que aspira. Con la Constitución como escollo para cumplir las aspiraciones de su partido, el debate sobre la repostulación de Morales se ha instalado entre oficialistas, opositores y analistas.

Hasta el momento hay un solo punto de acuerdo: cualquiera que sea la ruta elegida, tendrá que pasar por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) y que los que juzguen la constitucionalidad de la aspiración de Morales serán nuevas autoridades, ya que el mandato del actual Tribunal termina en enero de 2018. 


El congreso del Movimiento Al Socialismo realizado en Montero definió que solo Evo Morales puede ser su candidato a la Presidencia en 2019 y definió cuatro vías para habilitarlo: Un nuevo referendo para cambiar el artículo 168 de la Constitución Política del Estado convocado mediante iniciativa popular (recolección de firmas por el 20% del padrón electoral); una reforma constitucional a través de un referendo convocado por el propio presidente Morales; que el mandatario renuncie seis meses antes para habilitarse a un nuevo período, o una amplia interpretación constitucional que ponga por encima de los límites que buscan la alternancia política, el derecho a elegir de los ciudadanos.


Según Hugo Siles, el MAS se tomará hasta 2019 para decidir cuál es la ruta más expedita y por lo tanto quienes juzguen la constitucionalidad de estos actos serán lo magistrados elegidos a través de voto directo en 2017.

Con el mismo texto
Para Hugo Siles, no debiera importar si este u otro Tribunal sea el que vigile la constitucionalidad de la repostulación del presidente, porque la institución está sobre las personas.  
Consultado sobre si Evo Morales podría repostularse por alguna de las cuatro vías que plantea el MAS, José Antonio Rivera, expresidente del Tribunal Constitucional de la era republicana, considera que ninguna es constitucional. Explica que el artículo 411 dice que la reforma a la CPE se puede hacer por “iniciativa legislativa o popular”. Al ser la conjunción un disyuntivo y no un copulativo (un “o”, no un “y”), indica que debe ser por una de las dos vías, pero no por las dos. Esto implica que no se pueden hacer dos consultas sobre la misma reforma.  


La renuncia seis meses antes de concluir su mandato tampoco lo habilita para otros cinco años, según Rivera. Desde que Morales asumió la Presidencia en enero de 2015, ya hace uso de un segundo mandato con la nueva CPE. 


Sobre la interpretación amplia de la CPE para poner por encima el derecho ciudadano a elegir sus autoridades por sobre la limitación Constitucional, Rivera dice que se ha dado en Nicaragua y Honduras, recuerda que el derecho de los ciudadanos tienen el límite de no afectar el derecho de los demás ciudadanos. En este caso se estaría afectando el derecho de los que votaron por el No en el referendo del 21F.


Para Hugo Siles, esto no deja de ser otra opinión y los juristas de la comisión del MAS que analizaron las vías tienen un criterio distinto al de Rivera. “Es sano que se dé este tipo de debates, pero al final será el TCP el que defina”, señala.

En debate
Para Siles, la decisión de su partido de repostular a Evo Morales se justifica en el hecho de que tienen una agenda de trabajo que va más allá de 2020 y que pese a llevar 11 años en el poder (los cumple el 22 de enero próximo), tiene una popularidad del 50% entre campo y ciudad. 
“Está por encima de cualquier presidente de la región”, dice Siles, que asegura que la arquitectura del proceso de cambio está conformada por más de 30 organizaciones sociales, algo que “ni siquiera la Revolución Nacional del MNR lo tuvo”.


Los opositores ven otra cosa. Para Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional, el Movimiento Al Socialismo está desorientado y no entiende que la población dijo No el 21 de febrero. “Es como un juicio, no se puede juzgar dos veces el mismo hecho”, dice el político que salió segundo en las últimas elecciones generales. “Si Evo Morales se repostula para las elecciones de 2019 será por la mala. 
El MAS está en un laberinto sin salida en el que se ha metido solito y este año el pueblo ha descubierto que Evo Morales quiere eternizarse en el poder, para encubrir los hechos de corrupción en los que han incurrido sus dirigentes”, añade. 


El mal año del MAS es también un diagnóstico de Vladimir Peña. El vocero de Demócratas suma los casos de corrupción del Fondo Indígena, el caso CAMC, le pérdida del referendo del 21F y la ineficiencia de gestión demostrada en el accidente de LaMia y obtiene un Gobierno debilitado que trata de darle certeza a su militancia haciéndole creer que Morales puede ser candidato en 2019. 


Para Peña, los cuatro caminos trazados por el MAS son simples globos de ensayo y cree que han hecho que un tribuno del TCP declare que no puede haber otro referendo porque saben que perderán de forma estrepitosa si lo convocan. En su opinión, Morales tratará de copiar a Daniel Ortega, el presidente nicaragüense que consiguió que un tribunal afín a su partido lo habilitara a un nuevo mandato, contradiciendo a la Constitución. 
“Ante eso, solo nos queda la movilización ciudadana -dijo peña-; al MAS se le acaban las ideas”   



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad