BOLIVIA

Sobre Evo, analistas creen que la ambición de seguir en el poder empaña sus logros


Afuera destacan las conquistas del presidente, como la inclusión social y la estabilidad económica

Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/01/2018

Afuera Evo Morales tiene aceptación, pero también es cuestionado. Se valora su liderazgo político a escala mundial, su fórmula de propulsión de sectores marginados y la estabilidad económica y política que mantuvo. Analistas de países vecinos ven a un presidente que logró cosas importantes, pero también que puede borrar todas sus conquistas con su intención de ir a una cuarta repostulación presidencial consecutiva, pese a que el voto popular lo negó el 21 de febrero de 2016. 

Cristian Garay es director de la maestría en Política Exterior del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile. El experto ve que el dictamen del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que avaló la repostulación de Morales, afecta la imagen del presidente y que será difícil recuperar ese respaldo pese a los logros que obtuvo en 12 años de gestión. 

“Evo Morales ha consolidado 12 años de gobierno invocando vacíos de la Constitución, pero también una innegable popularidad anterior, que quizás hoy esté entredicha, pero no borra su liderazgo. Desde luego el carisma de Evo se ha trabajado desde nuevas bases ideológicas, con el indianismo de fondo, pero también con una cuota de realismo y pragmatismo. Ha sido el propulsor del ascenso de sectores sociales menos relevantes”, destaca Garay. 

El experto chileno añade que en el exterior se veía -en un inicio de su gestión- a un mandatario boliviano que impulsaba los derechos de la Madre Tierra (Pachamama), pero la intención de construir una carretera por medio del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), con un antecedente de represión a indígenas, esa política medioambiental queda a medias. 

“De todas maneras ha conseguido en buena parte de su mandato, ahora no tanto, ser visto como un líder creíble,  de una Bolivia que lleva años de gobierno estable. Quizás su énfasis en apoyar el eje Rusia-China-Venezuela en cambio le ha restado credibilidad, y por cierto sus llamados a plebiscito que luego el mismo desautoriza, con una Corte Suprema a su servicio, más el confuso episodio de su supuesta paternidad, han debilitado su imagen exterior e interior. Aunque no es el primer indígena en el gobierno, Andrés de Santa Cruz también lo era, su proyecto de refundar Bolivia resultó, pero depende en parte de él y de la posibilidad que Carlos Mesa, el otro gran actor de la política boliviana, no se consolide y lo supere”, remarca Garay. 

En Paraguay, el analista Gustavo Becker, investigador de la Universidad Católica de Asunción, considera que la decisión de Evo Morales de seguir buscando la silla presidencial, yendo contra la Constitución y del voto del pueblo, afecta la imagen del mandatario en el exterior, a pesar de haber logrado cosas importantes, como el asunto económico.  

Crecimiento económico
“Bolivia es líder en crecimiento económico en la región y eso, en gran parte, es gracias a la gestión de Evo Morales. También existe en Bolivia políticas sociales interesantes, pero esa violación grosera a la Constitución Política del Estado y al voto del pueblo frente al acomodo del sistema judicial en beneficio propio, en este caso del señor Evo Morales, termina dañando todo lo bueno que se hizo”, destaca Becker. 

El experto paraguayo añade que el continuismo en el poder es característica en gobiernos de izquierda. Para justificar, menciona que los exmandatarios Hugo Chávez, en Venezuela; Rafael Correa, en Ecuador, y los esposos Néstor y Cristina Kirschner, en Argentina, promovieron cambios constitucionales para “aferrarse al poder”. 

Para la consultora de riesgo político Eurasia Group, con sede en Nueva York, Estados Unidos, el jefe de Estado boliviano sigue siendo relativamente popular y tiene el tiempo suficiente para ungir a un sucesor o intentar una nueva reforma constitucional para incluso tratar de presentarse a un cuarto mandato, según un cable de la agencia AFP divulgado por el diario peruano El Comercio. 

El 22 de enero Evo Morales cumple 12 años de gestión. Ya se postuló tres veces y las tres veces ganó con más del 50%. Ahora, a partir del fallo del TCP y de la iniciativa de su partido, el líder del MAS intentará buscar por cuarta vez la Presidencia frente a una oposición dividida y sin proyecto. 

En Perú, el académico Juan Velit Granda, experto en temas internacionales y docente en varias universidades en Lima, considera que Evo Morales logró cosas importantes, sobre todo, en el campo económico y social. Pero al igual que sus antecesores ve que la intención de repostularse afecta lo bueno que se hizo. 

“Evo Morales debe dejar el gobierno, porque hay un desgaste natural. Es un hombre relativamente joven. Entonces, puede dejar pasar una gestión nueva y luego, si quiere, aspirar al gobierno. Pero yo sé que el encanto del poder es una cosa que subyuga, que endulza a todo el mundo. Nuestros partidos políticos en América Latina son muy débiles, muy frágiles y hasta efímeros ideológicamente: lo que tienen son caudillos”, remarca Velit Granda. 

El experto peruano destaca que Bolivia realiza una buena política exterior y el punto más importante es la demanda marítima que se instaló contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). El resultado de este litigio -si es favorable, dice- no debería ser una victoria partidaria a favor de Morales y debe verse como una política de Estado. 

Mladen Yopo es un analista chileno. El experto prefiere hacer un recuento y va a la segunda reelección de Evo Morales. No quiere ingresar a temas internos bolivianos, pero ve que el líder del MAS logró buenas gestiones gracias a la estabilidad económica. 
“Evo ha logrado una representación interna y ha hecho un gobierno exitoso para Bolivia, por ejemplo, con la nacionalización del gas, que significan recursos que se han aprovechado en obras públicas”, opina Yopo, según una cita en radio ADN. 

De corte liberal

El analista chileno observa que Morales juega a un doble discurso sobre su ideología partidaria. Yopo dice que Evo quiere mostrarse izquierdista, pero tiene -dice-  acciones liberales. 

“Más allá de su retórica socialista, ligada a Chávez, Fidel Castro, ha sido bien pragmático con los empresarios. Ha sido bastante liberal”, enfatiza Yopo. 

Cuando Evo sale al exterior logra relevancia mediática. Afuera se conoce los logros de su gestión, pero a la vez lo cuestionan por buscar la Presidencia por cuarta vez consecutiva. Esa ambición política daña su imagen, no solo en Bolivia sino en el exterior. 

El tema Chile, el principal  en la agenda internacional

Bolivia y Chile mantienen el conflicto más intenso en la región: es por el pedido boliviano de volver al mar con soberanía. El caso está en su fase final en la CIJ. También hay juicio por las aguas del Silala.

Bolivia mantiene una agenda internacional intensa, pero el tema con Chile, por los juicios instalados en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), es el principal. Analistas del extranjero ven que Evo Morales logró avivar la relación bilateral con el ida y vuelta de acusaciones entre autoridades. 

El director de la maestría en Política Exterior del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, Cristian Garay, considera que uno de los temas de interés en la región es el que enfrentan a Bolivia y Chile. Y ve a Evo como un actor fundamental. 
“Respecto de Chile se forjó en la animadversión llamándolo el ‘Israel de Sudamérica’. Tras idas y venidas ha exacerbado y tensionado las relaciones con la demanda ante La Haya, sus twiteers y su forma (no) diplomática.  Bajo esa presión, cada vez se ve con menos simpatía su posición”, remarca Garay. 

Bolivia, en 2013, demandó a Chile ante la CIJ. El argumento boliviano es obligar a Santiago a que negocie una salida soberana al mar a favor de Bolivia en base a las negociaciones de los últimos años, donde el país vecino ofreció soluciones con espacio soberano. 
Además, Chile demandó a Bolivia ante la misma Corte por las aguas del Silala. Santiago dice que ese caudal tiene un curso internacional y La Paz argumenta que los manantiales no son un río y que el caudal fue desviado mediante la construcción de canales. 

El analista Mladen Yopo, de origen chileno, ve que la demanda marítima boliviana unió a nuestro país más allá de las diferencias ideológicas, pero dice que este tema no es el único que converge a Bolivia. “El tema del mar no es el único elemento que está aglutinando a los bolivianos,
los está aglutinando un modelo económico más inclusivo y  el crecimiento económico que está generando dividendos importantes”, considera. 

El agente boliviano ante la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltzé, informó que entre el 19 y 28 de marzo se desarrollarán las audiencias orales por la demanda marítima. 

Bolivia tendrá tres días para defender sus alegatos. Abrirá la fase oral el 19 y 20 de marzo. Habrá una pausa de un día y el 22 y 23 de marzo Chile replicará. El 26 Bolivia tendrá una tercera jornada de alegatos de tres horas y el 27 Chile terminará la fase oral. 



 




En esta nota