ENTREVISTA

Ricardo Trotti: “Venezuela es el agujero negro de la libertad de prensa”


El director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Ricardo Trotti, identifica las amenazas, incluso muertes, de las que son víctimas los periodistas y medios de comunicación de América Latina, incluida Bolivia

Es autor de varios libros, entre ellos La dolorosa libertad de prensa: en busca de la ética perdida
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/02/2018

 ¿Cuál es el panorama de la libertad de prensa en América Latina? 
Nosotros calificamos que, más allá de Cuba, Venezuela es el agujero negro de la libertad de prensa en países considerados democráticos porque han tenido elecciones. Cuba es un país a tenerlo totalmente descontado porque es la misma situación en la que ha vivido en los últimos 60 años y pese a que ha habido algún tipo de mejoramiento, el Gobierno sigue avasallando a la prensa independiente; hay en este momento un periodista desaparecido y otros periodistas que están siendo amenazados, que siguen viviendo en Cuba porque les han quitado el privilegio de salir de allí.

 

 El índice de la democracia, en lo relacionado con la libertad de medios, encuentra en Venezuela un cierto grado de libertad… 
En Venezuela no hay ningún viso de libertad; sin embargo, los periodistas y algunos medios tratan de seguir haciéndolo, pese a que el Gobierno está utilizando cada vez más la represión. Esta última semana, debido a la creación de leyes de difamación, cuatro periodistas  han tenido que salir al exilio antes de que les retiren el permiso de viajar como han hecho en muchísimos casos. Venezuela vive actualmente exportando periodistas, hay un éxodo masivo de periodistas como jamás se había visto en los últimos años. Que esté en la categoría de medios semilibres es porque hay periodistas que se juegan la vida para informar. 

 

 El asesinato de periodistas también va en aumento en la región 
Esta situación es muy preocupante y se presenta con picos más elevados en México, Honduras, República Dominicana y Brasil; a esto se suma un altísimo grado de impunidad, donde los gobiernos no suelen resolver estos crímenes y, por ende, los violentos siguen produciendo violencia al no tener castigo. Otra amenaza es la convivencia de la corrupción con el crimen organizado, en los sectores políticos y la legislación pública.

 

 ¿Y en el caso de Bolivia? 
En casos particulares como Bolivia y Nicaragua, países en los que no ha habido cambios de gobierno por periodos prolongados o donde los mismos gobiernos están impulsando reformas para seguir en el poder, los gobiernos creen entender que son Estado y cuando eso sucede empiezan los abusos de autoridad. En ese marco hemos visto en Bolivia la nueva campaña del Gobierno para llegar a la población con avisos a través de medios privados como si el Gobierno fuera el Estado.  Los medios públicos son utilizados para fines gubernamentales. La SIP se ha manifestado con esa preocupación subyacente de que continuamente el Gobierno de Bolivia está tratando de imponer algunas trabas a los periodistas, por ejemplo, en el caso de la reforma del Código Penal, donde por delitos de difamación y la ofensa reincidente un periodista debía terminar en la cárcel.  

 

 En este escenario, ¿qué papel juegan las redes sociales? 
Es un tema de debate que ha surgido en todos los países. Al ser el internet un espacio digital infinito, ha promovido mayores libertades, que la gente pueda expresarse de distintas maneras, pero hay quienes abusan sin pensar en las consecuencias y el Gobierno siente que esta es la excusa perfecta para maniatar a los periodistas. 
 



 




En esta nota