7º DÍA

Peritaje concluye que Albacete y su hija controlaban LaMia


EL DEBER accedió a documentos que contienen 30 páginas de chats, fotografías y audios entre la administradora de LaMia, Miriam Flores, con Loredana Albacete

La aeronave siniestrada en el Cerro Gordo. Rescataron a los seis sobrevivientes y los cuerpos de los 71 fallecidos

26/11/2017

El ex senador venezolano Ricardo Alberto Albacete Vidal y su hija Loredana Albacete Di Bartolomé tenían el poder total en la empresa LaMia en Bolivia, a través de su administradora Miriam Flores Parada. Los funcionarios de la empresa intentaron ocultar que los ciudadanos extranjeros son los dueños de la firma que fletó el avión Avro RJ 85, que se estrelló el 28 de noviembre en Colombia, por falta de combustible, y que acabó con la vida de 71 personas, en su mayoría futbolistas y dirigentes del club brasileño Chapecoense. Seis personas sobrevivieron al accidente.

La información se desprende del peritaje judicial realizado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iicup) de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) al teléfono de Miriam Flores. El documento consta de 30 páginas y en ellos están registradas las conversaciones, fotografías, documentos y 109 chats que intercambiaron la administradora de LaMia con Loredana Albacete. 

 

El informe, dirigido a la Fiscalía anticorrupción, cita conversaciones de chat de más de 15 personas, pero quienes lideran son Loredana Albacete, Miriam Flores, el gerente de LaMia, general  Gustavo Vargas Gamboa, y Marco Antonio Rocha, piloto y supuesto socio de la compañía; además de funcionarios, como pilotos, azafatas y otras personas, cuyos chats revelan información valiosa que hasta ahora se mantenía en reserva. Los documentos también demuestran una relación de numerosas llamadas que mantenía Albacete y su hija Loredana con la administradora Miriam Flores. 

Sin embargo, en una información difundida el 29 de noviembre del año pasado por Infobae, el empresario y político venezolano negó que fuera propietario de la aerolínea. “No somos accionistas ni empleados de LaMia Bolivia, sino de LaMia Venezuela; dejamos el mismo nombre para no perder la pintura del avión; nosotros somos los que les arrendamos a ellos los aviones, pero el avión es operado por la empresa boliviana”, señaló Ricardo Albacete desde España.

La defensa de Miriam Flores ha optado por el silencio. En el documento figuran las últimas comunicaciones entre Ricardo Albacete y su hija Loredana con sus abogados defensores. “A mi hija y a mi familia los defiendo yo”, dijo Albacete a sus allegados en respuesta a los ataques. “Mi padre y mi familia ya no regresaremos nunca más a Bolivia”,  dijo Loredana Albacete.  

LOS AUDIOS

Loredana Albacete Di Bartolome, la hija de Ricardo Albacete en conversación con la administradora de LaMia Miriam Flores. Audios judicializados del expediente de la Fiscalía anticorrupción.

1. Loredana se comunica con Miriam Flores para reclamar y expresar su malestar por deudas y pagos además de balances oportunos semanales que debía hacer a su papá Ricardo.

 

2. Loredana reclama fuerte a Miriam Flores sobre programas y soportes para pagos y cobros de deudas de la empresa LaMia sobre informaciones de pagos a LaMia.

 

3. Loredana habla otra vez desde Miami a Miriam Flores para hacerle reclamo y pedirle el cobro de deudas a otra aerolínea.

4. Desde Miami otra vez Loredana habla a Miriam Flores, preguntarle de deudas sobre coincidencias y validaciones de deudas,. Reclamo fuerte por deudas que no pagan sus deudores.  

 

5. Miriam le comunica a Loredana sobre transferencias de cuentas y de dineros se habla de $us 300.000. 

El Estado dio las certificaciones 

Entre los documentos adjuntos extraídos del teléfono celular de Flores, la Fiscalía anticorrupción recuperó el certificado original de matrícula de la nave CP-2933 BAE  AVRO-146-RJ 85, que se estrelló en Colombia. Fue otorgado por el Estado Plurinacional de Bolivia, a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil  (DGAC) en La Paz, el 20 de enero de 2016, con el sello de la Dirección del Registro Aeronáutico Nacional a nombre del propietario Ricardo Alberto Albacete Vidal.  En el mismo  se menciona que la fecha de inscripción de la nave fue un día antes, es decir el 19 de enero de 2016.

En el documento se registra que la certificación de la matrícula del avión tenía vigencia hasta el 1 de enero de 2017. 



Otro documento que cursa en el expediente de la Fiscalía es el certificado de aeronavegabilidad estándar, otorgado por la Dirección General de Aeronáutica Civil a la nave BAE AVRO 146 RJ 85, sigla CP-2933, de Ricardo Albacete. El certificado registra en la casilla del documento como fecha de emisión el 9 de abril de 2015 y el 26 de enero de 2016. La expiración del certificado es el 26 de enero de 2018.

La Fiscalía anticorrupción también tiene en su poder el certificado de ruido, con número 054/2015, emitido en La Paz el 29 de junio de 2015. Fue otorgado por la Unidad Aeronáutica de la Dirección General de Aeronáutica Civil a LaMia para la nave matrícula CP-2933 modelo AVRO 146 RJ85. LaMia señala como domicilio e inmueble la avenida La Barranca 2216, de Santa Cruz.

La certificación lleva la firma legible del capitán de aviación Marco Sardán Díaz, en su calidad de director de Seguridad Operacional de la DGAC; así como también la del general de aeronáutica Luis Coimbra Busch, director ejecutivo a.i. de la DGAC. En el mismo certificado se establece que “el presente documento confirma que la aeronave cumple con el capítulo 3 del anexo  16, volumen 1 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y la RAB 36”. 

Para azafata, Albacete es el dueño

La azafata Oriana Joffré es una  de las funcionarias con gran participación en las actividades de LaMia. Se refleja en los flujos de chat que sostenía con la administradora Miriam Flores y sus compañeros. En partes fundamentales de sus comunicaciones, cuestionó duramente a Marco Antonio Rocha Venegas, que figuraba como uno de los propietarios de la empresa en Bolivia, por su conducta demostrada y por abandonar el país luego de la tragedia.

Joffré registra en el informe de peritaje con chat desde  la página 77-93 en adelante. En la página 93, ya hablando del desastre aéreo, funcionarios y azafatas reflejan en sus comunicaciones consternación e incertidumbre por la caída de la nave. 

El 28 de diciembre, Oriana Joffré chatea con Miriam Flores. “Le  cuento que en EL DEBER dice que usted y el general, en sus declaraciones, negaron que Albacete era dueño (de la empresa) y, según las últimas investigaciones, se está comprobando que era dueño”. En otro chat, la azafata afirma que “en la televisión mostraron al general (Gustavo Vargas) hace un mes atrás diciendo que Albacete no es dueño, y ¿por qué la mentira?”. 

Oriana escribió en esa oportunidad: “Yo creo que en ese tema hay que decir lo que es; que el tipo sí, a veces, recibía el dinero de los contratos y se metía a opinar y decidir lo que había que hacer. Hay que echarle la bola a Albacete, ahora no sé en qué pueda eso perjudicar al general”.
 El 23 de septiembre de 2016, en otra conversación de Oriana Joffré con Miriam Flores dice: “Eso es del dinero de Albacete, lo que se pagó hoy. Lic, una consulta, aquí entre nosotras, ya que los ‘capis’ retiraron dinero de Albacete, ¿usted cree que con lo que entre el lunes van a querer pagar los tres sueldos?, porque ese dinero es de la FBF y no de Albacete, capaz quieran hacernos la del tío, otra vez”.

Autorización desde La Paz 

Antes de las publicaciones de los  medios de comunicación sobre los cuestionamientos que surgían en torno a la autorización de la salida del avión de LaMia, que transportaba a la delegación del Chapecoense con destino a Medellín a jugar la final de la Copa Sudamericana de fútbol, las autoridades gubernamentales aseguraban desconocer la existencia del documento sellado y firmado del itinerario de la nave CP-2933. Sin embargo, según el expediente al que tuvo acceso EL DEBER, esta autorización que se convertiría en la luz verde para el vuelo sin retorno, era conocida por la Fiscalía anticorrupción de Santa Cruz  desde diciembre de 2016 y  tiene el original en su poder.

La Dirección General de Aeronáutica Civil con el documento de La Paz, del 25 de noviembre de 2016, extiende a LaMia la autorización que, a decir de familias víctimas, se convirtió en la última salida o lo que se denominó ‘el vuelo sin retorno’.  Según consta en el documento, la autorización fue firmada por el ingeniero Christian M. Durán León, profesional en salidas, ingresos y sobrevuelos de la DGAC. El avión registra un peso de 41.800 kilogramos y sería pilotada por Miguel Alejandro Quiroga Murakami, con licencia 1764167, y Marco Antonio Rocha Venegas, con licencia 3090837. 

La fecha de salida fue marcada entre el 27 y el 29 de noviembre de 2016. Establece como aeropuerto de salida, primero, Cochabamba y alterno, Viru Viru de Santa Cruz. Fija como aeropuertos de destinos San Pablo, Río de Janeiro, Foz de Iguazú (en Brasil), Río Negro y Bogotá (en Colombia). El objeto principal era el transporte de pasajeros (vuelo chárter), delegación de jugadores del equipo de Chapecoense para definir la Copa Sudamericana. En la parte fundamental, este documento establece que “de acuerdo al plan de vuelo se prevé que la aeronave retorne entre el 27 de noviembre y el 2 de diciembre de 2016. Aeropuertos alternos de salida e ingreso SLCB, SLTJ, SLCO, SLVR, SLGM y SLYA”. 

Dentro de las observaciones señala que la nave realizará múltiples operaciones de salida e ingreso entre los aeropuertos detallados. La tripulación deberá portar licencia y certificado médico vigentes. Además, se puntualiza en el documento que  es responsabilidad del explotador aéreo tramitar su ingreso a territorios, incluyendo su ruta y autorización válida por el lapso de 48 horas por posible adelanto o demora. Esta autorización es, en la actualidad, una de las más cuestionadas por las víctimas que fue otorgada por la DGAC. Además, es considerada una de las pruebas clave para la inspectora de Aasana Celia Castedo, que se refugió en Brasil argumentando que la DGAC es la responsable por la autorización del vuelo sin retorno. 

Castedo es acusada por la Fiscalía de Bolivia por supuesta negligencia e incumplimiento de deberes por no frenar la salida del vuelo de LaMia LMI2933 a Colombia. 

 

‘Abogados malditangos’

El 30 de noviembre, dos días después del accidente, los funcionarios de LaMia estaban consternados por la desgracia del avión en Colombia. Oriana Joffré y Miriam Flores conversan en chat y no pueden creer aún lo que pasó con el avión. Oriana dice: “Me ha llamado gente llorando”. Miriam Flores respondió: “No asimilo esto, pienso que llegaron bien, esto es un mal sueño, oremos en cadena, saldremos de esto. Ximena (Suárez) está entre las sobrevivientes”.

Joffré afirmó luego: “Señora, me dice Boris que el seguro, esté donde esté, tiene que mandar un representante a la empresa para que haga un ‘damage control’, así se llama al equipo que se encarga de dar la cara a la prensa y hablar lo necesario sin que LaMia se queme sola”.  “El seguro se lavará las manos”, sigue Joffré en su chat, de acuerdo con el documento que consta en el expediente. Además, Oriana Joffré señala: “(Boris) dice, además, que busquemos un buen equipo de ‘abogados malditangos’ para que nos defiendan de lo que están empezando a acusarnos”. 

Miriam Flores respondió: “Hay un consorcio de abogados que trabaja desde Londres, mañana llega a Colombia y luego viene a Bolivia. Hoy Loredana (Albacete) me explicó eso”. En diciembre de 2016, la azafata Oriana Joffré le dice a Miriam Flores: “Antes, ni un perro nos conocía, ahora nos conocen por ser lo peor; que rabia tengo licenciada. Ojalá desprecinten nuestras oficinas”.

Piden a Loredana que reflexione
Según consta en el documento al que tuvo acceso EL DEBER, la administradora de LaMia afirmó que “la DGAC ha revisado la certificación y está todo excelente, nada se ha omitido y, en general, calificaron de bueno el proceso. No lo comente aún porque es ‘super top secret’,  ayer me dijeron. Ya saldrá el informe final. Ahí vamos a callar la bocota a muchos que nos hicieron pomada y ojalá nos indemnicen y Loredana tome conciencia de eso y de todo lo que hemos hecho”. 

En otro de los puntos del chat con Miriam, Oriana Joffré afirma: “Dios quiera que Loredana  nos ayude”.

El ‘dios Ricardo’
La página 24 del informe de peritaje técnico del Iitcup registra una conversación entre el gerente de LaMia, Gustavo Vargas, y la administradora Miriam Flores.  Es del 13 de agosto de 2016. El general Vargas se refiere a las propagandas para la empresa LaMia que enviaron Ricardo y Loredana Albacete. 

Licenciada, buen día, ya está despierta. Me llama, por favor, tenemos que ver las propagandas que mandó Ricardo (Albacete), está desesperado con Loredana; el vuelo es la próxima semana. También (pregunta por) el pago de ingeniero (Ángel) Lugo”, escribió el general Vargas en el chat.

Miriam Flores  respondió: “A Ángel ya se le pagó, le pedí que abra una cuenta en Bolivia, en dólares, y lo hizo. Así evitaremos pagar más impuestos; estaré hoy en El Trompillo para apoyar el despacho. Estaré a la una de la tarde,  Marco nos citó a esa hora para apoyarlos”, dijo Miriam.

El general Vargas preguntó por chat: “¿Qué opina de la propaganda?”. Miriam dijo: “Tengo dudas. El avión estará en Santa Cruz y será el despacho desde aquí, ¿verdad?”.  

Las conversaciones entre Miriam y el general Vargas siguieron, respecto a las propagandas y pagos de cuentas de un club de fútbol y otros. Se discutió, asimismo, la firma de documentos y algunas desavenencias que surgieron entre ellos. Gustavo Vargas respondió a Miriam en otro chat: “Nadie puede firmar a nombre de otra persona, así lo autorice el dios Ricardo (Albacete). Solo el titular puede delegar que firmen por él, es un delito”. Además dice: “Licenciada, por favor, averigüe sobre el pago que realizó Venezuela para la vinotinto. Usted hizo el depósito, (pero) según el señor  Ricardo, no ha llegado, me confirma”. Cuando se hablaba de dinero, los socios bolivianos que figuraban en los papeles no eran nombrados.

Los aspirados al avión 
En otra conversación, del 19 de agosto de 2016, el general Gustavo Vargas y Miriam Flores se refieren a las actividades diarias y sobre el mantenimiento del avión de la línea aérea LaMia, cuyo centro permanente de operaciones era el aeropuerto El Trompillo. 

Vargas dice: “Licenciada tengo que hablar, puede ir a la oficina a las 15:30,  gracias”. Miriam responde: “Voy para allá, estoy llegando a la ciudad”. 

Enseguida, Vargas afirma: “Cómo le fue en la limpieza, encargó a alguien, yo me olvidé”. Luego Miriam Flores responde: “Todo se coordinó, se limpió todo. Esta noche aspiraban, utilizarían las aspiradoras del TAM”. El general Vargas siguió la conversación:  “Qué bien, muchas gracias, yo, como le dije, me olvidé”.

Las facturas por vuelos locales
En el expediente de la Fiscalía anticorrupción, merced al peritaje del Iitcup, también se registran facturas originales de vuelos locales en Bolivia del avión de LaMia, matrícula CP-2933.

Una es del 14 de noviembre de 2016, cuando se realizó un vuelo chárter para una delegación de Beni,  a la cabeza del gobernador Álex Ferrier.

Una de las facturas originales señala el pago de Bs 17.500 por el transporte desde Trinidad hasta Rurrenabaque de una delegación, incluso en la que participa el exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.

Antes de que ocurriera la tragedia en Colombia, Loredana Albacete intercambió mensajes con la administradora de LaMia: “Hola Miriam, me pudieras confirmar, por favor, cuánto pagaron los de Ecojet y si te has comunicado con la señora Ruth el día de hoy. También quisiera saber el tema de los balances, por favor, porque me interesa que mi papá (Ricardo Albacete) vea eso cuanto antes; Miriam, que ya se me está acabando la semana y yo no he podido hacer nada con ese tema”.

Esta es parte de una de las órdenes emitidas por Loredana Albacete con el típico acento venezolano y voz de mando a la administradora de LaMia en Bolivia. Es uno de los audios autentificados del peritaje y una de las pruebas del expediente que manejan la Fiscalía y la Policía para identificar a las personas que conducían la aerolínea que fue contratada por el Chapecoense para trasladarse a Antioquia para disputar una final inédita con el Atlético Nacional, de Colombia. Un partido que nunca se jugó porque el Avro RJ85 se estrelló contra la cima del Cerro Gordo, sin combustible, en la zona de Río Negro.

 



 




Notas Relacionadas



En esta nota