SÉPTIMO DÍA

La sequía está matando a los valles



YA ESCASEA EL ALIMENTO PARA EL GANADO Cuando las tierras eran fértiles, el ganado se alimentaba de buen rastrojo de maíz, lo que permitía contar con producción de leche y de queso. Ahora falta este recurso y también el ingreso para llevar una vida modesta, pero sin complicaciones ni penurias
PIDEN AYUDA “Tenemos profesionales”, dice uno de los ancianos de la zona, pero reconoce que no alcanza, por eso ahora también apelan a la oración para clamar por lluvias.
Más de una siembra la semilla no germina por la sequía. Este año se ha sembrado un par de veces sin resultados. Los pobladores no saben si podrán intentarlo en una tercera ocasión

26/02/2017

Cuando llueve no alcanza para renovar las esperanzas de los pobladores de Tucumancillo, la localidad ubicada a 15 kilómetros de Vallegrande, que viene siendo azotada por la sequía desde hace un par de años. La aridez de la tierra en esa comunidad se parece a la de las esperanzas de su gente.


En sus mejores tiempos, en Tucumancillo se producía maíz y rastrojo para alimentar al ganado. Cuando la tierra era fértil, las familias ganaban dinero suficiente para que los hijos estudien hasta ser profesionales. En aquella época, los animales bien nutridos también proveían de leche para producir queso y dejar los recursos suficientes para tener una vida sin complicaciones.


Ahora las cosas cambiaron, el vicepresidente de la OTB cuenta que el año pasado ya se perdió más de la mitad de la cosecha y que en lo que va de 2017 ya sembraron un par de veces y tendrían que esforzarse por hacerlo en una tercera ocasión, pero no hay bolsillo ni esperanzas de que la semilla se transforme en plantaciones y en retribución económica. La situación es compleja y por eso los pobladores piden ayuda a las autoridades y también al cielo por si en la Tierra no son escuchados 



En esta nota



e-planning ad