7º DÍA

La reelección marcará la continuidad o el fin del MAS, según voces de los disidentes


Para algunos exmilitantes críticos, la insistencia de Morales de ir a un cuarto mandato puede llevar al fracaso al instrumento político. A juicio de varios dirigentes del oficialismo el liderazgo y la gestión de Evo es indiscutible

El paro cívico mostró el descontento que existe por la repostulación del presidente Morales.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/02/2018

La insistencia del MAS en impulsar la reelección del presidente Evo Morales pone en riesgo el proyecto político, según lo advierten disidentes y antiguos miembros del partido. Los defensores del oficialismo y militantes tienen una óptica distinta, y creen que el jefe de Estado y el Movimiento Al Socialismo marchan por buen camino.

El debate surge dos años después del referéndum constitucional del 21 de febrero de 2016, cuando el 51,3% de los electores votó por el No a una nueva reelección del presidente, pero existe una sentencia constitucional que habilita al jefe de Estado para otra repostulación.

En este ambiente los disidentes del MAS advierten que la permanencia del partido en el sistema político está en peligro debido a que únicamente se apuntala en el liderazgo de Evo Morales, truncado a cualquier otra figura que pueda surgir de las bases.



El exconcejal y analista político Osvaldo ‘Chato’ Peredo cree que la insistencia en la reelección del presidente Morales puede provocar consecuencias negativas al MAS. Y lo dice respaldado en los criterios que, según subraya, los recoge de gente que está dentro y fuera del partido. Además, comenta que es un ciudadano que desde hace dos años decidió transportarse en micro, lo que le permite tener más cercanía con la gente. 

En su criterio, el mandatario no debe insistir en la repostulación porque existe un rechazo mayoritario de los ciudadanos. ‘Chato’ asegura que por su posición crítica algunos del partido lo acusan de derechista; sin embargo, él está preocupado porque el proceso de cambió está ‘derechizándose’.

Peredo propone que para garantizar la continuidad del proceso del MAS, Evo Morales debe respetar la Constitución, ceder la candidatura a otro militante del MAS y que maneje la campaña electoral. “Si eso es así, todos iremos a apoyar, porque hay líderes, pero ante la sombra de Evo nadie se atreve a hablar. Hay muchos que son adulones, otros discretos y otros por cobardía no se atreven a decir nada, aunque no están a favor de la repostulación”, señaló.

El exconcejal asegura que es fundamental preservar el liderazgo de Morales, “y si perdemos el 2019 se acabó el líder y se acabó el proceso; pero si lo preservamos como jefe, aunque perdamos las elecciones lo van a aclamar para que vuelva rápido porque ningún presidente hará lo que se ha hecho durante este Gobierno”, advirtió.



Al respecto, el también exconcejal Saúl Ávalos cree que no hay voces disidentes en el interior del MAS, por lo que es importante separar las aguas. Señala que nadie puede discutir el liderazgo del presidente. “Se conocen públicamente algunas posiciones de militantes del proceso y del MAS, que advierten que no es bueno insistir en la repostulación, pero el partido decidió de manera orgánica sobre la candidatura”, argumentó.

Para Ávalos, al igual que muchos dirigentes y simpatizantes del MAS, no está en discusión el liderazgo ni la candidatura de Evo Morales; además que la reelección tiene respaldo legal y constitucional, porque el Tribunal Constitucional se manifestó. En su criterio, la derecha intenta desvirtuar este fallo que es de cumplimiento obligatorio.

“Si Evo deja la Presidencia, el liderazgo del proceso, se pone en riesgo la continuidad y la efectividad de la revolución, es algo que no se puede permitir”, argumentó.

Entre los argumentos del oficialismo salta que la derrota del 21-F fue a consecuencia de una ‘mentira’ que montó la oposición referida a la relación sentimental del presidente con Gabriela Zapata, donde sentó una denuncia por tráfico de influencias.

Mientras que los sectores opositores acusan al Gobierno de influir en el sistema judicial para conseguir una habilitación forzada de la candidatura, por encima del resultado de un referéndum vinculante del 21 de febrero de 2016.



La hipótesis tomó fuerza hace una semana cuando se conoció la designación del exmagistrado del Tribunal Constitucional Ruddy Flores como director general de Asuntos Jurídicos de la Cancillería, lo que los opositores consideran que es un “pago” del Gobierno por el fallo de la repostulación del presidente Evo Morales.

Ha perdido la esencia

El exconstituyente del MAS, fundador y ahora disidente del Movimiento Al Socialismo (MAS) Román Loaiza se declara enemigo de la repostulación. Recuerda que se convocó a un referéndum y los resultados se tienen que respetar. “Ahora está maniobrando, manipulando, comprando dirigentes para ser reelegido, pero el Tribunal Constitucional arbitrariamente ha aprobado una sentencia, y eso no podemos aceptar”, dijo.

El exdirigente del MAS asegura que muchos masistas no apoyan la repostulación pero no se animan a salir públicamente, e incluso, algunos están descontentos porque han sentido discriminación dentro del MAS. “Los líderes del Movimiento al Socialismo, a la cabeza de Evo, ya no son líderes, sino caudillos, porque no dejan que haya líderes, entonces eso no va a aguantar”.  

Loaiza revela que también se están preparando para enfrentar al presidente con un nuevo proyecto, porque la gente no quiere votar ni por la derecha ni por Evo. “Estamos trabajando para dar respuesta a ese segmento bajo la organización Bolivia somos todos, pero cuando toque ir a las elecciones alguien tiene que poner la sigla sobre la mesa y hay que unirse entre todos”. Loayza está dispuesto, si logra el respaldo, de convertirse en candidato.

En el mismo lado, el exdirigente de los Trabajadores Campesinos y ahora disidente del MAS, Édgar Sánchez, cree que el partido en función de Gobierno perdió toda esencia política, principios y consignas con las que nació, por tanto ya no es una estructura partidaria como para defender un proceso de cambio que inició. Por el contrario, cree que ha generado decepción al no respetar el voto del 21-F. “Evo Morales ha entrado al Gobierno con el voto de la población, y es ese voto el que tiene que respetar.

Sánchez cree que las artimañas ilegales que están usando para llevar adelante la repostulación “generará un resquebrajamiento y una herida de muerte política al MAS. Creo que después del MNR, del MIR y de ADN, el MAS es el próximo partido en morir en las elecciones de 2019“. Lamentó que los dirigentes sindicales que encaminaron este proceso político, hoy no están, por eso cree que el MAS perdió la esencia política y las consignas con las cuales nació.

“Hoy el sostén político del MAS son los funcionarios públicos que están defendiendo su trabajo, con todo derecho, pero no es una defensa política, sino por interés”, observó Sánchez.

También asegura que en el MAS se ha encaramado una clase política que había sido derrotada y migró a ese partido, lo que lo convierte en la cuna de todos los dirigentes derrotados. “Tiene dirigentes del modelo neoliberal, los cuales están generando una serie de decisiones totalmente equivocadas, como desconocer el voto del 21 de febrero”.

Del mismo lado está el exdiputado y disidente del MAS Luis Alfaro, que también asegura que en el MAS hay una fuerte presencia de la derecha. “La esencia, la fuerza social con la que nació este proceso del pueblo indígena, campesino y obrero es mínima o están muy relegados. Hay una pugna interna enorme que no le está haciendo bien ni al proceso ni al presidente, y por eso tiene que buscar una serie de mecanismos para ir a una nueva reelección”.

Alfaro indica que algunos líderes que se estaban proyectando en el MAS “han terminado en la cárcel o han sido excluidos”, situación que, según Alfaro, hace que nadie se anime a contradecir por temor a ir a la “guillotina”.

También coincide en que el MAS no ha trabajado nuevos liderazgos, porque todo gira en torno al presidente Morales, lo que le cobrará un precio. “Si no fuera por el presidente, nadie manda a nadie en el MAS, porque es el único que los une y de quien se prenden todos”.

Sienten mayor fuerza

El vicepresidente del MAS, Gerardo García, rechaza de forma contundente la apreciación de los disidentes y señala que el instrumento está más fortalecido que nunca, y asegura que tienen varios líderes, a diferencia de los opositores que no tienen ninguno. Respondió que la insistencia de repostular al mandatario es por su buena gestión, y eso no hay vuelta atrás y para ellos ya arrancó la campaña en todos los departamentos y con todos los sectores.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Comunidades Interculturales Originarios de Bolivia, Henry Nina, remarcó que se ha decidido garantizar la repostulación del presidente y rechazó la afirmación de que en el MAS no se permite otros liderazgos.

Nina cree que con esas afirmaciones se busca provocar un desgaste del instrumento político. También resaltó que el MAS no va a desaparecer y ellos seguirán apoyando incondicionalmente al presidente Evo Morales.

Por su parte, Gualberto Arispe, presidente nacional de las juventudes del MAS, subrayó que el Movimiento Al Socialismo tiene una fuerza que viene de los sectores sociales y que los disidentes del partido son los resentidos que no han logrado ser candidatos o los que se equivocaron en el ejercicio de la función pública. 

El dirigente coincidió en que los masistas se sienten fortalecidos y que el MAS es un instrumento político y tiene su líder que es Evo Morales. “En una estructura hay un hombre consciente, que todos los días trabaja por el bienestar del país, eso tiene que ser reconocido por las nuevas generaciones porque todavía tiene la fuerza suficiente, el conocimiento y la capacidad para poder continuar en la Presidencia”.

Indicó también que dentro del MAS hay una cantidad de líderes listos para la renovación, por eso es que se cuentan con autoridades jóvenes que han sido elegidas y están haciendo gestión en diferentes instancias gubernamentales. Afirmó que lo contrario ocurre con la oposición boliviana, que no muestra nuevos liderazgos que hagan frente al jefe del MAS y presidente de Bolivia, Evo Morales.

En Santa Cruz, La Paz y Cochabamba se dieron masivas concentraciones en favor de la repostulación.


 




En esta nota