7º DÍA

La creación de sectores paralelos surge en medio de los conflictos


La Cidob fue dividida luego de la VIII marcha en defensa del Tipnis. El grupo de Adolfo Chávez no pudo subsistir. Lo mismo pasó con Conamaq, los cocaleros de los Yungas de La Paz y juntas vecinales. 

Se registró la creación de varios grupos paralelos en medio de protestas, como la reciente Confederación de Médicos de Bolivia.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/01/2018

Ocurrió con la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), con los cocaleros de los Yungas de La Paz, con el Colegio Médico de Bolivia, con los mineros cooperativistas, con el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) y varias Federaciones de Juntas Vecinales (Fejuve). La creación de grupos paralelos ayudaron a la resolución de conflictos, pero también algunos quedaron en nada. 

El Gobierno no admite que sea iniciativa suya la creación de sectores paralelos en medio de conflictos. Pasó con la Cidob cuando se desarrollaron las marchas desde Trinidad a La Paz. Un grupo era liderado por Adolfo Chávez y otro por Melba Hurtado, hoy con arresto domiciliario por el caso del Fondo Indígena. El sector de Chávez fue prácticamente enterrado y hoy solo hay una Cidob al mando de Pedro Vare, aliado al Movimiento Al Socialismo (MAS). 

La división de la Cidob

“Es una característica del Gobierno cuando un conflicto se va de sus manos. Lo hizo con la Cidob y dividió la organización indígena. No se pudo hacer mucho porque el MAS daba dinero y poder al sector que le convenía”, destaca el dirigente indígena Adolfo Chávez. 

Esto también sucedió con la Conamaq. Gregorio Choque es afín al MAS y ahora está al frente de la organización, que en un momento apoyó la marcha en defensa del Tipnis. 

“Hubo injerencia del Gobierno que mandó a personas como Hilarión Mamani y Gregorio Choque para desestabilizar la estructura orgánica. Dividió el Conamaq porque era la única organización que no respondía a sus intereses”, reprocha la dirigente campesina Nilda Rojas, que en un momento fue la máxima autoridad del Conamaq. 

Tras enfrentar a los cocaleros de los Yungas por la aprobación de la Ley General de la Coca, que quitó hectáreas de cultivo a La Paz y aumentó a Chapare, el Gobierno empezó a trabajar con el Consejo de Federaciones Campesinas de los Yungas de La Paz (Cofecay). Mientras, los productores quedaron desplazados por oponerse al MAS. 

Sobre el tema, el presidente Evo Morales lamenta que haya división en las organizaciones sociales. “Para mi es difícil cuando están divididos, no sé con quién voy a trabajar”, dice. 

En el último conflicto con el sector de salud se creó la Confederación de Médicos de Bolivia, organización paralela al Colegio Médico de Bolivia.
El primer sector se propuso atender a los pacientes mientras seguía el paro médico. El segundo no tomó en cuenta a la entidad creada y dijo que fue una estrategia del Gobierno para dividir al sector. 

Lo mismo pasó con juntas vecinales y comités cívicos.