Séptimo Día

García Linera pasó de borrarse de la lista a ser declarado imprescindible


  

El vicepresidente es visto como el ideólogo del masismo

23/12/2016

 La suerte política de Álvaro García Linera parece estar atada a la de Evo Morales Ayma. La ciudadanía percibe al vicepresidente de casi la misma forma que al presidente, pero con un poco menos de cariño y un poco más de rechazo. Sus curvas de aprobación y rechazo son prácticamente similares, con la única diferencia que las de García Linera están entre cinco y diez puntos debajo que las del presidente.


Hace dos semanas, el vicepresidente anunció que no sería candidato a la reelección, que su ciclo acababa con este mandato y transitó el congreso del MAS en esa condición, como alguien que va de salida del poder hacia un puesto más de maestro. 


Sin embargo, esta semana, el presidente aseguró que García Linera era imprescindible para él y así volvió a amarrar esa yunta del buey negro y el buey blanco, que jalan la carreta del Estado. 
A esa yunta hace referencia Siles para asegurar que García Linera es el complemento perfecto para Evo Morales, que mientras el presidente indígena es el conductor del proceso, García Linera es el ideólogo del partido, el que teoriza sobre la acción del mandatario y que es un pensador político que se ha ganado el reconocimiento internacional. 


Para la oposición, el anuncio de García Linera fue una táctica. Vladirmir Peña asegura que hay rechazo al vicepresidente dentro del masismo orgánico y para evitar ser vapuleado en el congreso de su partido, García Linera se curó en salud. 


“No quería que le pasen la factura del 21 de febrero, así que pasó como figura intrascendente. Fue una retirada táctica de García Linera”, opinó Peña. 
Sin embargo, dentro del MAS, del lado menos orgánico, García Linera es aún una opción por si fallan las cuatro rutas trazadas para repostular a Morales. 



En esta nota



e-planning ad