7º DÍA

El ciudadano siente desconocimiento, dudas y desconfianza de cara a las judiciales


Fueron consultadas 100 personas en la plaza principal. Muchas aseguran desconocer los cargos a elegir y cómo se va a votar el día de las elecciones. No saben quiénes son los candidatos

El Tribunal Electoral colocó un banner en el Parque Urbano central sobre el proceso que está en marcha

05/11/2017

Nada y muy poco es el común de las respuestas de los 100 ciudadanos que EL DEBER consultó al azar en la plaza principal y en sus alrededores sobre si está enterado de las elecciones judiciales del 3 de diciembre. En el Órgano Electoral confían en que están a tiempo para suministrar más información a los electores.

Muchos no tienen claro qué autoridades serán elegidas ni mucho menos cómo se tendrá que marcar la papeleta de sufragio. La mayoría de los consultados solicitaban explicación para saber en qué consiste todo el proceso para elegir a los miembros del Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo de Justicia, Consejo de la Magistratura y Tribunal Agroambiental.

Incluso la mayoría de los consultados no recuerda que esta es la segunda elección de magistrados, ya que la primera se celebró en octubre de 2011.

También están los que dicen que hay tiempo para informarse sobre el proceso eleccionario, pero hay otros que están decididos a anular su voto porque no saben por quiénes o por qué irán a las urnas. 

Del grupo que responde que conoce algo de las elecciones asegura que ha visto algunos spot y noticias en la televisión, ha leído periódicos o ha visto a los candidatos visitando algunos lugares.  

En una gran mayoría predomina la desconfianza y cree que después de esta elección la justicia no mejorará. Están seguros de que hay corrupción y cuestionan que los delincuentes reincidentes, inexplicablemente, consiguen libertad en poco tiempo.

El hecho de acercarse a conversar con la gente sobre las elecciones judiciales provoca susceptibilidad y asumen que se trata de algún político que los quiere convencer de algo. Algunos, incluso, descargan su forma de pensar, porque creen que los que aspiran a un cargo solo buscan intereses personales.

La voz de la gente
Las respuestas fueron reiterativas al decir que no saben nada del proceso específico, la mayoría solo conoce que hay elecciones.
“No sé nada”, señaló Rita Chávez (18), del barrio 27 de Mayo, pero aclara que está inscrita para votar.

“Vamos a ir a votar sin saber para qué”, señala Ismael Barba (31), del barrio Juana Azurduy de Padilla.

Del barrio Calama, Franz Miranda (21) sostiene que no ha escuchado nada, pero sabe que debe ir a votar, incluso creyó que eran elecciones municipales.

María Isabel Colque (25) sabe que hay elecciones en diciembre, pero pensó que eran las presidenciales.

“Sé algo, porque he escuchado en la radio, pero no conozco los cargos ni a los candidatos”, resaltó Severiano Bejarano, un adulto mayor del barrio Cordecruz Norte.

Cesar David Quiroga Menacho (19), que vive por la avenida Moscú, respondió que no está muy enterado. “Creo que hace falta más campaña porque no sabemos ni por quién vamos a votar. Iremos a las urnas a marcar por adivinanzas, porque ni siquiera conocemos a los candidatos”, resaltó.

Desde la zona norte, en el barrio Willy Bendeck, Mariano Moreno Saravia reconoce que ha visto algo por televisión, pero señala que no lo suficiente. “Ni sé para qué están eligiendo, ni cuántas papeletas son ni cuántos candidatos hay”. Su hermano Eliseo, un profesor jubilado, complementa que lo único que sabe es que hay elecciones judiciales el 3 de diciembre. En las mismas están sus hermanas Mery y Aida, y su sobrina Mariela. 

En la zona del Abasto vive Rosalía Mamani (28), que tímidamente reconoció que no está muy informada y no sabía que tenía que volver a inscribirse porque cambió de residencia al trasladarse de La Paz a Santa Cruz, por lo que ahora no sabe si podrá viajar para emitir su voto.
Gualberto Jiménez (64) se justifica señalando que acaba de llegar del campo, por lo que es poco lo que se ha enterado de lo que pasa. “Donde estoy no hay comunicación”, explicó. 

Emilio Dorado (58) está inscrito en San Miguel de Velasco, pero tampoco sabe del proceso.

Desde Beni llegó Samuel Argandoña Durán (25) y dijo que solo ha escuchado que los candidatos “son de la justicia”.

José Luiz Copajira (29) vive en el barrio Santa Carla, zona del vertedero municipal, dijo que obligatoriamente irá a votar porque necesita el certificado de sufragio. En esto coincide con muchos otros ciudadanos que se ven forzados a acudir a los recintos solo para conseguir la constancia que es un requisito para algunos trámites.

Leidy Lorena Farel (23), de Vallegrande, tampoco está enterada, pero recomienda que las autoridades deben reforzar la campaña en los medios de comunicación y llegar con folletería al ciudadano. 

“Solo sé que habrá elecciones en diciembre”, puntualizó. 

En las mismas condiciones está Paola Grissel Mercado (22). 

“No voy a marcar algo que no sé”, cuestiona María Teresa Flores Egüez (53).

Salió el ojo crítico
Gabriel Taborga Soliz (35) que vive por el barrio Brígida, manifestó que no sabe nada del proceso, pero aprovechó el espacio para decir que hay mucha corrupción en la justicia y eso hace que los maleantes estén libres en las calles.

De la misma manera, José Calderón (75) indicó que anulará su voto porque no conoce los nombres de los candidatos y está seguro de que la mayoría de la gente está desinformada. 

En la misma vereda se sube Denís Andrade (26): “Creo que lo mejor es anular la papeleta”. Según ella, los pocos candidatos que ha visto no la han convencido y tienen  poca preparación. 

“No tengo ni idea de las elecciones ni qué se va a elegir, por eso voy a anular mi voto”, señala Miguel Ángel Banegas (21). 

Édgar Gutiérrez Sánchez (67) muestra desconfianza y cree que este proceso “es una maniobra política para mostrar una falsa democracia y para hacer creer al pueblo que este Gobierno es democrático”, cuestionó. Además, está convencido de que “el Gobierno ya sabe quiénes están designados porque el fin es asegurar la repostulación de Evo Morales”. 

Para Erwin Kaune (77) las elecciones judiciales son un anticipo al continuismo de este Gobierno y cree que los postulantes dependen del actual sistema de Gobierno, “son utilizables”.

José Román (64) espera que los magistrados de verdad garanticen  la justicia, pero desconfía porque asegura que algo está fallando porque los maleantes logran salir sin problema de las cárceles.

Manfredo Castro (65) reconoce que sabe poco del proceso, pero señala que “hay una politización extrema en estas elecciones judiciales, con candidatos seleccionados prácticamente a dedo”, dijo.

Frente a todo esto, Modesto Rojas Álvarez (81) espera que las nuevas autoridades actúen de forma responsable y correcta.

Las reacciones

Hay personas reacias a opinar.  ‘Ahí nomás’, ‘no me pregunte’, ‘estoy ocupado’, ‘no tengo tiempo’, ‘estoy pensando en otra cosa como para hablar de política’ fueron algunas de las respuestas de los que se rehusaron a hablar. 

Édgar Sosa (29) vive en el barrio Turere y asegura que hasta ahora no ha participado en ningún proceso electoral “porque no me interesa”. Por esta razón tampoco se ha inscrito para votar en esta elección.

Por el contrario, otros se mostraron más abiertos a conversar, como Alfredo Peralta (29), que vive por la avenida Bolivia, quien se ha enterado de las elecciones por las redes sociales, que es el medio donde la mayoría de los jóvenes están conectados.

Jorge Bellido (67), que vive por el cuarto anillo ente Canal Isuto y av. San Martín, fue uno de los pocos que dijo conocer este proceso electoral y se mostró optimista en señalar que en estas elecciones habrá mejor entendimiento y comprensión de parte de la gente.

Marco Gaity (36) cree que este proceso es una estrategia política del MAS para meter a su gente, que solo velan por intereses personales y no por los del pueblo.

Roldano Nicolás (29), del Plan Tres Mil, es poco optimista y cree que hay mucha corrupción y que eso no va a cambiar con la elección de nuevas autoridades. 

Otro que cuestiona la justicia no es igual para todos es Julio César Ortiz (23), del barrio Cordecruz, y dice que por ahora no sabe nada de las elecciones.

Wilfredo Taceo (30), zona de la Terminal, también percibe que todo está mal en el ámbito judicial  porque predomina el interés político.
Elías Arias (25), que vive en la urbanización Saragoza, es un convencido de que este proceso tiene un tinte político. En el otro extremo de la ciudad, ese mismo criterio tiene Alexandra Paz (26), de la urbanización La Madre, que asegura que irá a votar solo porque necesita el certificado de sufragio, contrariamente a lo que piensa Raúl Mejía (20), que considera que es importante ir a votar, aunque reconoce que no está muy informado.

Paúl Mendoza (40) dijo que se ha enterado algo de los candidatos al Órgano Judicial en el folleto que le vino pegado junto al aviso de cobranza de la CRE, pero no tiene más información.



En esta nota