SÉPTIMO DÍA

El abuso sexual está bajo techo o a un click de distancia


Cuando los niños son víctimas, es clave que hablen. Las cifras son espeluznantes. Internet se ha vuelto una herramienta para los depredadores

Expertos de la Fundación Paz y Esperanza usan herramientas creativas para prevenir el abuso sexual

30/04/2017

Lo que quiere el teniente Ariel Prado es agarrar al tipo que habla delante suyo y darle algún escarmiento, pero debe seguir escuchándolo contar cómo seducía a las estudiantes del colegio. Una de sus historias favoritas era decirles que iban a participar en un concurso de belleza en la escuela.

“Tengo que ir a comprar algunos biquinis. También hay que ver cómo te quedan. Vení a mi casa para que te dé más detalles”. Desde su posición de autoridad,  como lo hacen la mayoría de los violadores y pederastas, este profesor manipulaba emocionalmente a las niñas y adolescentes de su escuela. 

Usan la proximidad -explica la sicóloga Minerva Guerrero, de la Defensoría de la Niñez- y el afecto para manipular a la víctima. Es la forma en que estas figuras, supuestamente protectoras, como tíos, vecinos, padres, padrastros, médicos, religiosos, profesores o parientes buscan abusar sexualmente a cualquier menor de edad. 

Hola, ¿querés charlar? 
De todos los casos de agresión sexual que se denuncian en Bolivia, un 23% corresponde a víctimas menores de 18 años, según la Fundación Paz y Esperanza. La Defensoría de la Niñez complementa estos datos: una de cada cinco niñas y uno de cada nueve varones sufren algún tipo de abuso sexual antes de los 18 años. Uno de esos casos fue el de Clara Gil, candidata a miss Santa Cruz, que sufrió abuso a los nueve años, pero hizo algo clave: habló. Y fue protegida.

En otros casos, la proximidad se construye a través de las redes sociales. Se habla con el niño, niña o adolescente, que suele facilitar demasiada información en su cuenta de Facebook o en cualquier red como Instagram, Snapchat y WhatsApp, opina el teniente Prado, jefe de la división de Delitos Sexuales de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (Felcv). Prado critica que en las redes se pongan estados como “De viaje con toda la familia” o “Paseo en bici por el barrio”, porque le dicen mucho a un depredador sexual. Inocentemente, el niño o adolescente brinda en las redes detalles de sus gustos, de sus hábitos y del lugar donde vive. “Hay niños de 11, de 12 años que ya tienen cuenta de Facebook”, dice el capitán Edwin Durán, de la División de Trata y Tráfico de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Fel

Afecto y engaño
Cuenta Ariel Gamboa que los depredadores sexuales enamoran a sus víctimas. Después de extensas charlas por Messenger o WhatsApp, crean un ambiente de confianza. En esa red de engañoso afecto cayó una adolescente de 14 años. Su madre vio los mensajes y alarmó a la Felcv. Siguieron un protocolo policial que llaman de reacción inmediata, que se activa cuando la víctima está en peligro. El agresor la citó cerca de la exterminal y ahí fue aprehendido. 

El capitán Edwin Durán explica que la Ley 263, en el artículo 36, permite realizar el patrullaje cibernético para descubrir a pederastas o posibles traficantes de niños, niñas o adolescentes. Durán dice que puede haber personas integradas en grupos de WhatsApp, infiltradas para investigar. No brinda más detalles para no alertar a los posibles perpetradores, pero cuenta que hay personal calificado para explorar cuentas de Facebook, aunque, como no realizan hackeos, es necesario que alguien brinde la clave de la cuenta de la víctima. 

Otro de los delitos que han sido investigados en la división de Trata y Tráfico es la pornografía. El artículo 323 de la Ley contra la Trata y Tráfico permite a esta división de la Felcc actuar contra quienes obtengan imágenes sexuales de quienes no den su consentimiento. Hay 15 años de cárcel para quienes procuran estas imágenes. Si la víctima es un niño, niña o adolescente, la pena se agrava en un tercio. 
El capitán Durán recuerda que, hasta el momento, tres personas han sido aprehendidas por el delito de pornografía infantil en Bolivia. Las imágenes que se distribuían en este grupo eran terribles. Se divulgaban imágenes de bebés que eran víctimas de violación hasta niños que estaban en la calle y eran fotografiados. Hay más bolivianos que integran esta red. Los tres que fueron detenidos estaban en Santa Cruz, pero sus teléfonos fueron habilitados en La Paz. En el resto de los casos  ocurre algo similar. La división de Trata y Tráfico está investigando las direcciones. 

Un lugar secreto 
Las instancias donde se recogen las denuncias de abuso sexual o violación de niños y adolescentes son la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, la Unidad de Víctimas Especiales y la Fuerza Especial Contra la Violencia. La abogada Zarina Banegas, de la Defensoría, señala que hay un protocolo que se sigue cuando se realiza la primera denuncia en cualquiera de estas instancias. En el caso de las defensorías, se activa un equipo de abogado, sicólogo y trabajador social para atender a la víctima. Si la denuncia se hace en la Unidad de Víctimas Especiales, la defensoría también realiza el acompañamiento a la víctima. Si se sienta la denuncia en la Felcv, se procede a un examen médico forense y se establecen las directrices para notificar al sicólogo, trabajador social y abogado. Desde ese momento, la Defensoría se constituye en parte civil del proceso. Las normas le impiden abandonar el caso aunque los padres de la víctima lleguen a un ‘arreglo’ con el agresor. 

A veces la víctima no tiene progenitores que la protejan, como en una historia que cuenta Prado; la madre era cómplice de los abusos que sufría su hija. Para todas ellas hay un centro de acogida -cuya ubicación no puede ser revelada- que tiene actualmente a 28 niñas y adolescentes que tratan, con ayuda de sicólogos, de superar las secuelas de la pederastia.  

Una casita, un escudo y un perrito para protegerse contra el abuso sexual
Para defenderse de un abuso hay que aprender a reconocerlo.  Esa es una de las muchas premisas que aplica la Fundación Paz y Esperanza en los talleres que realiza en los colegios.

Un pequeño escudo del Capitán América, un personaje de Marvel que es cercano a niños y adolescentes, se usa para explicar cuántos tipos de abuso sexual hay. Incluso puede haber abuso sin contacto físico. El escudo muestra dónde buscar ayuda (Defensoría, Policía, Fiscalía o alguna persona de confianza) como un primer paso. 

Un folleto en forma de casita contiene en su interior todos los factores de fortalecimiento que pueden evitar el abuso sexual. Una de ellas es haber experimentado el amor incondicional y la aceptación de por lo menos una persona significativa. También está tener una adecuada educación en sexualidad, conocer los derechos y saber poner límites a otros niños y adultos. La formación de redes de apoyo fuera de la familia son también importantes. 

El perrito es también un folleto en forma de origami que contiene consejos y estrategias para protegerse de los abusos. 

La visión que tiene esta fundación abarca todo el espectro de la violencia, no solamente la sexual. Por eso ha creado la Vacuna Antipegánica, que es una vacuna simbólica contra la violencia. 
Se extiende un certificado de vacunación con diez ‘dosis’. La primera consiste en abrazar y expresar amor con palabras a los hijos. La segunda consiste en escucharlos con calidez y atención, y creer todo lo que dicen. Hay gabinetes sicológicos para acompañar a las víctimas y abogados para acompañar los casos, porque muchos jueces y fiscales tienden a dilatar estos casos. 
 



En esta nota