7º DÍA

Dirigentes y militares, relegados de la diplomacia


En la actualidad solo hay dos dirigentes mineros como embajadores, en Colombia y Paraguay, y un militar, que dirige la embajada en Francia


La representación boliviana en Argentina trabaja con una de las colectividades de compatriotas más grandes en el exterior
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/03/2019

Evo Morales quería un servicio diplomático compuesto por varios dirigentes sindicales y representantes de organizaciones sociales. Hubo un tiempo en el que ese sueño presidencial se cumplió a medias, pero en la actualidad solo dos directivos están como embajadores. Se trata de Edmundo Polo Ariñez, minero cooperativista que también fue diputado en esta gestión legislativa y que ahora dirige la embajada boliviana en Colombia, y Reynaldo Llanque Arce, dirigente minero sindical que comanda la legación diplomática en Paraguay.

Dentro del esquema de dirigentes que ocuparon embajadas están Saúl Chávez Orosco, dirigente campesino del trópico cochabambino y concejal del municipio de Chimoré, que fue embajador en Cuba; y Eugenio Poma Añaguaya, del magisterio urbano, quien fue embajador en Dinamarca.

También están los casos de Mario Carvajal, dirigente minero, que fue embajador en Colombia; Ruzena Santamaría, líder campesina, embajadora en Ecuador, y Jorge Ledezma, dirigente cocalero, fue embajador en Perú. Este último ahora es cónsul en Brasil.



Otro caso llamativo fue el de Maribel Santa María Mamani, ex dirigente de la Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa y la única mujer pollera que llegó al servicio diplomático. Ella comandó la embajada de Bolivia en Ecuador.

La dirigente tuvo que renunciar al cargo luego de que fue acusada por malversar ocho millones de bolivianos del Fondo Indígena. En su lugar asumió Juan Enrique Jurado.

Diplomacia con uniforme

El caso de los militares también sobresale. Hoy existe un solo representante en el servicio exterior. Se trata de Gonzalo Durán Flores, que fue comandante de las Fuerzas Armadas (FFAA) y ahora dirige la embajada boliviana en Francia.



Años atrás existían muchos casos de militares en la diplomacia. Entre algunos están Luis Trigo, embajador en Venezuela en 2013; Guillermo Chalup Liendo, embajador en China en 2012; Luis Higa Tomita, embajador en Japón en 2011, y Liborio Flores, embajador en Argentina en 2013. También está el excomandante de las Fuerzas Armadas Luis Ariñez, que fue designado con un cargo en el servicio exterior y Ramiro de la Fuente, excomandante de la institución castrense, fue cónsul en Chile.

El exministro de Autonomías y analista internacional, Hugo Siles, señala que con la nueva Ley del Servicio Exterior se puede incluir a dirigentes sindicales y representantes de sectores sociales al aparato diplomático del país. “Antes la diplomacia, en tiempos neoliberales, era exclusiva para un círculo pequeño”, remarca.

Artistas en el servicio exterior
El cantante chaqueño Juan Enrique Jurado es el único representante cultural en la diplomacia boliviana. Pasaron por el servicio exterior la cantante Luzmila Carpio y los poetas Jorge Miranda y Jorge Mansilla

Los artistas también tuvieron o tienen un espacio en el servicio exterior bolivianos. En la actualidad el cantante chaqueño Juan Enrique Jurado, también es exsenador del Movimiento Al Socialismo (MAS), es el embajador boliviano en Ecuador.

Antes, la cantante Luzmila Carpio ocupó la embajada en Francia, donde ella surgió como artista. También está el caso de Jorge Miranda Luizaga, poeta de profesión, que comandó la embajada boliviana en Irán. Además, el poeta y periodista Jorge Mansilla (Coco Manto) fue embajador en México.



Según la percepción del analista internacional Álvaro del Pozo, los artistas y otros profesionales no están capacitados para dirigir una embajada en el exterior, ya que esos cargos son para expertos en diplomacia. “Hubo artistas, poetas, cantantes, pero qué logros tuvieron, no se conoce mucho de su trabajo ni de sus logros”, reprocha.