Aldeas SOS devolvió la esperanza a más de 11 mil niños en Bolivia

BOLIVIA

La institución celebra este sábado 69 años de su creación a nivel mundial. En Bolivia está hace 49 años. En Santa Cruz atiende a más de 2 mil niños y niñas


La historia de Francisco (nombre ficticio) nos permite acercarnos un poco al trabajo de Aldeas Infantiles SOS. El pequeño vivió sus primeros meses en este mundo escondido en una caja de cartón en el penal de Palmasola. Un día, su madre (que vivía con el padre que estaba preso) dijo que iba de compras y nunca volvió, avisó por teléfono que no regresaría y que ya vería su papá qué hacía con el niño.

El bebé fue creciendo y el poco cuidado que tenía lo dejó desnutrido y con una severa infección que casi termina con su vida. La compasión de su tía, hermana del progenitor, permitió que fuera rescatado del penal y que sea llevado a su casa, pero no era suficiente. Marcela (nombre ficticio) no contaba con los recursos suficientes para alimentar a una boca más (tenía otros tres hijos, el mayor recuperándose de un accidente, una adolescente y la menor de la edad de Francisco).

Entonces acudió a Aldeas Infantiles SOS para buscar ayuda, la idea inicial era entregarlo para que se quede a vivir ahí, pero los asesores le explicaron que había una salida que sería mucho más saludable para el pequeño. La organización podía brindarle un servicio de fortalecimiento familiar para que ella asuma el papel de madre del niño, la mejor forma de ayudarlo no era separarlo de su familia. 

 

 

El modelo

En Aldeas Infantiles SOS el modelo apuesta a la familia de los niños como la principal solución de los problemas, si bien existen niños viviendo en casas de la institución, es el proceso de fortalecimiento, apoyo y reintegración familiar uno de los puntales de la entidad, que este sábado celebra 69 años de trabajo en todo el mundo.

El modelo de trabajo de Aldeas Infantiles se basa en siete servicios: el primero es el apoyo diario en centro familiares comunitarios. Niños menores de seis años, que viven en familias en situación de vulnerabilidad, reciben atención psicopedagógica, no se trata de una guardería ya que también se trabaja con padres y líderes de la comunidad. El segundo es el de contención familiar, en el que se atienden casos en el que los padres atraviesan problemas como inestabilidad laboral y adicciones. En este caso se trabaja para que la crisis no provoque una ruptura y se fortalezca la familia.
El tercero es el de cuidado de familia extendida (como en el caso de Francisco) en el que se fomenta el apoyo de abuelos o tíos ante la ausencia de los padres. El cuarto es el cuidado en familia en la comunidad, si el niño no tiene familiares se apoya su resguardo en algún referente, por ejemplo un padrino. El quinto es el cuidado en familia SOS en Aldea, son familias que viven en la institución, en la que encuentran toda la protección necesaria. Y finalmente, el séptimo servicio es el de reintegración familiar, que establece la posibilidad de retornar a la familia de origen. 
 

Cobertura

A nivel nacional la cobertura de Aldeas Infantiles SOS alcanza los 11.930 niños y niñas, con servicios para prevenir el abandono y formando familias para los niños y niñas huérfanos o abandonados.

En Santa Cruz, la cobertura alcanza los 2.342 niños y niñas. En el servicio de prevención del abandono atiende a 2.105 niños y niñas y formando familias para los niños y niñas huérfanos o abandonados apoya a 237 niños y niñas.

Historia

Hermann Gmeiner (23 de junio de 1919 - 26 de abril de 1986) fue el fundador de Aldeas Infantiles SOS.

Con solamente 600 chelines austriacos en el bolsillo, Hermann Gmeiner fundó la Asociación de Aldeas Infantiles SOS en 1949, y en el mismo año se inauguró la primera institución en Imst, en el estado austriaco de Tirol.