SANTA CRUZ

Así fue nuestra vuelta en la 72 que estrenó paradas; el orden afecta a los pasajeros


Un equipo de EL DEBER recorrió el segundo anillo para ver la forma en cómo procedían los conductores y los usuarios con la nueva disposición municipal de parar solo en los lugares establecidos

Escuchar el artículo Pausar Lectura

06/06/2018

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que una persona pueda caminar al menos 500 metros diarios para combatir el sedentarismo. Con esa explicación convencimos a Álex para que junto a un equipo de EL DEBER pueda recorrer el segundo anillo en busca de las nuevas paradas de micros que desde el lunes son obligatorias tanto para choferes de servicio público como para los usuarios que pretenden circular por algún punto que conecte esta vía.

Don Armando, chofer que trabaja en la línea 72 desde hace años, no aceptó el pago de los Bs 2 que cuesta el pasaje pero sí accedió a conversar. "Lo más complicado ha sido lo económico en estos dos días", dijo sin titubear cuando se le preguntó sobre las dificultades que ha encontrado al momento de acatar la nueva disposición de la comuna. "Eso es lo que conversamos con los colegas, que ahora, como ya no podemos alzar pasajeros en cualquier lado, perdemos de recaudar pasajes y nuestros micros no se llenan", ¿lo han sentido sus bolsillos?, preguntamos: sí, nos respondió.

Subimos frente al edificio de Diario Mayor y continuamos hasta la plazuela Fátima. En el trayecto cuatro pasajeros pidieron bajar en un punto que no está autorizado y fueron llevados varias cuadras más adelante, uno nos miró y resignado movió sus hombros como diciendo 'ni modo'. En ese mismo tramo, como diez levantaron la mano pidiendo que el conductor se detenga y así ellos puedan subir, pero eso no ocurrió. "Vayan a las paradas", atinó a gritarles don Armando desde su asiento como para hacerles entender de que ya no pueden hacer lo que desde hace décadas se hacía en Santa Cruz, parar en cada esquina.

También puedes leer:
 

Después de eso nos subimos a otro micro, esta vez iba don Bermang Flores al volante. El hombre estaba abrigado, con una chompa de lana y una chamarra gruesa de color negro. "Hay personas que se molestan y creen que nosotros no paramos porque no nos da la gana. A pesar de ello, tenemos que cumplir con lo que nos exigen. A un compañero lo 'pillaron' alzando y dejando pasajeros en un lugar que no era una parada oficial y lo multaron. Yo no quiero que me multen así que si alguien si enoja, le explico que no puedo detenerme en cualquier lado".

Dentro de las conversaciones, ambos conductores habían identificado algunas paradas que están "mal distribuidas". Ven que hay tramos muy largos entre un punto y otro como por ejemplo en la avenida Piraí y Roca y Coronado. También en la avenida Brasil, Omar Chávez y Santos Dumont.

Dentro del recorrido también conversamos con algunos pasajeros. Ellos coincidieron en que no hubo una buena información de parte de las autoridades que sorprendieron a muchos con la disposición. Pero aún así, consideran que la iniciativa es muy buena y que aunque va a costar acostumbrarse es una decisión acertada para ordenar la ciudad.

Te invitamos a ver el video de nuestro recorrido que hemos colocado en la parte de arriba de esta nota y a comentar tu experiencia sobre este tema en nuestras redes sociales.



 




En esta nota