DINERO

Hoffman Lijerón Arias: “Hay un renacimiento de los ferrocarriles; se busca más eficiencia”


Cruceño, vive desde hace 13 años fuera de Bolivia. Lideró importantes cargos ejecutivos en el sector ferroviario. Hoy es vicepresidente de Finanzas  de la empresa Genesee & Wyoming (G&W), en EEUU


05/09/2017

Dentro del sector ferroviario,        el boliviano Hoffman Lijerón Arias se ha abierto una ruta de grandes desafíos profesionales logrando cumplirlos con éxito. Hoy es vicepresidente de Finanzas y Desarrollo Corporativo de la empresa norteamericana de ferrocarriles Genesee & Wyoming (G&W), la cual tiene operaciones en EEUU, Canadá, Australia, Reino Unido y partes de Europa continental. Sus funciones giran en torno a la compra de nuevas operaciones ferroviarias, tiene amplio conocimiento de regímenes legales y operaciones del sector en varios países y es experto en proceso de fusiones y adquisiciones. 

—¿Qué grandes retos asumió dentro del sector ferroviario?
En 2004 entré a trabajar en Bolivia a  Ferroviaria Oriental, que en ese entonces tenía como accionista minoritario a la empresa de ferrocarriles americana Genesee & Wyoming Inc. (G&W). En 2006, me pidieron que me haga cargo de la Dirección de Finanzas de la subsidiaria mexicana de G&W, que dirige el ferrocarril que conecta el centro y sudeste de México. A fines de 2007 fui promovido a la Dirección de Finanzas de la mayor división de la empresa en EEUU, con más de  15 ferrocarriles y operaciones en nueve estados del sudeste. 

En 2011 me asignaron el cargo de Vicepresidente de Servicio al Cliente para toda la compañía, teniendo  a mi cargo profesionales que daban soporte operativo y atención a clientes en más de 30 Estados. Entre 2013 y 2015 asumí otro gran desafío. Me nombraron Chief Financial Officer de la división australiana, la cual opera más de 5.000 km de vía y mueve millones de toneladas de carga. 

A fines de 2015, volví a la oficina matriz de G&W en EEUU y desde entonces soy vicepresidente de Finanzas y Desarrollo Corporativo para toda la empresa.  

—¿Cuánto creció G&W?
G&W tiene más de 110 años y posee operaciones en EEUU,          Canadá, Australia, Reino Unido y partes de Europa Continental. Cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York. Cuenta con 122 ferrocarriles y mueve  más de 120 millones de toneladas de carga al año. En los últimos dos años ha comprado unos cuatro ferrocarriles nuevos y estamos por abrir  una nueva línea de negocios. 

—¿Cómo ha ido enfrentando cada nuevo reto asignado?
Uno se pregunta: Y, ¿por qué no? Yo confío mucho en mí mismo. Los bolivianos tenemos la misma capacidad o más que cualquier otro ciudadano del mundo. Somos conocidos por ser gente trabajadora. Eso sí, hay que dejar de lado la viveza criolla y los  malos hábitos. Es cuestión de creer en lo que uno hace y de sentirse a gusto. Hay que tomar riesgos calculados y adaptarse al mundo. Con talento y ética se llega donde sea. A mí me ha tocado trabajar con personas muy capaces. De ellos aprendí mucho. Como dicen, si uno camina con un gato, será un gato; si anda con leones, será un león. 

—¿Qué tan fácil o difícil fue destacarse en este sector?
El éxito solo se logra con trabajo duro. Yo siempre me exijo mucho y me comprometo con lo que hago. Eso repercute en cómo lo perciben a uno y en los retos que le plantean. Hay que tener olfato para detectar oportunidades, ya que algunas vienen disfrazadas, y ser valiente para no dejarlas pasar.

—¿Qué aspectos cuida en las negociaciones que dirige?
Eso se aprende con la experiencia. La disciplina, la autocrítica  y la integridad son claves. Los clientes no son tontos. Es importante saber con anticipación con quiénes estamos lidiando. El cliente puede confiar o no en lo que uno le dice. Es necesario cumplir lo que se promete. 

—¿Qué evaluación puede hacer del sector ferroviario en el mundo y en Latinoamérica? 
Creo que hay un renacimiento de los ferrocarriles. Las empresas del sector apuntan a consolidarse y a fortalecerse buscando eficiencia operativa.
Estados Unidos mantiene el liderazgo. Reino Unido, tiene mucho nivel de sofisticación. Ahora bien, lo que hoy está impactando tanto a Europa como a EEUU es la masiva participación de China, que está produciendo locomotoras y carros de ferrocarril a una velocidad impresionante. En Latinoamérica creo que seguirá aumentando la inversión ferroviaria. Podemos ver lo que están haciendo nuestros vecinos. Argentina planea inversiones millonarias en este sector. Brasil es un monstruo, tienen ferroviarias muy competitivas. Colombia también se está expandiendo. En Bolivia, el tren bioceánico es una idea muy positiva. Yo creo que el sector ferroviario en el país es sólido y tiene gente técnica muy preparada. Valoro lo que se hace en Ferroviaria Oriental. 

—¿Qué planes tiene?
Seguir creciendo con la empresa. Ahora que soy parte del Comité Ejecutivo de G&W, me gustaría también que la empresa vuelva a ‘hablar español’, vamos a trabajar en ello.  



En esta nota



e-planning ad