BRÚJULA

Kenneth Goldsmith: “Internet puede ser leído a través de Duchamp”



Kenneth Goldsmith (1961) es un poeta estadounidense que enseña en la universidad de Pensilvania. además, sostiene el sitio Ubuweb, de archivos digitales de arte y poesía
Kenneth Goldsmith durante una visita al museo Malba, de Buenos Aires (Argentina), en 2015
Creo que archivar ha sido propuesto como arte antes. Hay muchos precedentes históricos para el archivismo como arte, pero no como una práctica tradicional

11/02/2017

La aparición de internet significó un impacto para nuestra forma de concebir el lenguaje y su circulación, el lenguaje y su archivación, el lenguaje y su materialidad.

Recuperando prácticas de la vanguardia tales como los ready-made de Duchamp o la poesía concreta, el artista conceptual y poeta estadounidense Kenneth Goldsmith reflexiona acerca de las posibilidades que la literatura encuentra en la red.

Si para él la literatura estaba anacrónica con respecto a las otras artes porque no había procesado procedimientos vanguardistas tales como la copia, la repetición o el collage, las herramientas que brinda internet en su hipervinculidad le permite acelerar esas transformaciones. En su libro Escritura no-creativa desarrolla estas hipótesis que al mismo tiempo pone en práctica en su curso Escritura no creativa, de la Universidad de Pensilvania, donde intenta desterrar la noción de originalidad de la práctica de la escritura.
 

En esta entrevista, Brújula partió de su amistad con el poeta boliviano-suizo Eugen Gomringer, creador de la poesía concreta (Goldsmith participó en una exposición homenaje a Gomringer en la que trabajó con el prestigioso poeta John Ashbery), para conversar acerca del impacto de los conceptos de este movimiento en su propia teoría.

Goldsmith encuentra en la red la evidencia del viejo postulado de Joseph Beuys que proclama que todos somos artistas: de esta forma, el simple acto de salvar archivos, por ejemplo, y compartirlos en la red se vuelve un gesto dotado de dimensiones estéticas. Práctica que él mismo asume al sostener el sitio Ubuweb, lugar que almacena y exhibe manifiestos y archivos de las vanguardias del cine, la poesía y el arte sonoro.


Para el autor, el soporte digital exhibe la materialidad de las palabras sin importar su significado y las multiplica en su archivo de hipervínculos, transformándolas en objetos disponibles para ser copiados y pegados de manera no creativa. Queda para nosotros la pregunta sobre si esto no es parte de la escritura siempre, se escriba en el soporte que se escriba...


_ ¿Qué tan importante es Eugen Gomringer para tu propio trabajo?
Oh, es magnífico, muy importante. Todos sus trabajos.En realidad, los trabajos que más me gustan de Gomringer son los que hizo cuando trabajaba en la fábrica de cerámica y hacía hermosas vasijas con poemas en ellas.
 

_ ¿Cómo te influenció la obra de Gomringer?
Todo lo que él hizo me influencia. Su poesía concreta me influenció, toda la poesía concreta. También, el de Gomringer es uno de los trabajos que obviamente puse en Ubuweb. Él es muy importante para mí en varias formas.
 

_ Participaste de una exhibición en homenaje a Gomrimger. ¿Nos podés explicar en qué consistió tu participación?
Sí, yo hice una exhibición con Hans Ulrich Obrist en la Fundación Luma, de Zúrich (Suiza). Era una exposición sobre poesía e invitamos a Gomringer para que vaya. Así que ahí lo conocí. Fue maravilloso conocerlo, pasar tiempo con él, fue un honor. Después, para la exhibición en Alemania sobre Gomringer, creé una especie de alfombra, en colaboración con John Ashbery.


_ En 2015 pasado Gomringer vino a Santa Cruz y en una conferencia dijo que para la poesía visual “las palabras son ideas”. Pero en tu libro Escritura no creativa decís que internet rompe el lazo –si entendemos lo que decís- que la escritura traza entre el pensamiento y las palabras. 
Sí, déjenme pensar sobre eso. Es curioso: Gomringer propone el conceptualismo de esta manera, y en una extraña forma yo propongo concretismo. Él me tira la pelota a mí y yo después le tiro la pelota de vuelta a él. Es algo recíproco.
 

_ Escribiste un artículo en el New Yorker que se tituló Archiving is the new folk art. Ahí decís que la llegada de internet, o de la cultura digital, nos ha convertido a todos en archivistas. ¿Pensás que el simple acto de archivar ya es arte? ¿Por qué?
Ok. Creo que archivar ha sido propuesto como arte antes. Hay muchos precedentes históricos para el archivismo como arte, pero no como una práctica tradicional, no como algo que todo el mundo hace. Creo que archivar actualmente es como hacer artesanías o arte folclórico tradicional. Así que todo el mundo lo hace hoy. Les guste o no.

Creo que archivar ha sido propuesto como arte antes. Hay muchos precedentes históricos para el archivismo como arte, pero no como una práctica tradicional
Creo que archivar ha sido propuesto como arte antes. Hay muchos precedentes históricos para el archivismo como arte, pero no como una práctica tradicional

_ Pero, por ejemplo, no es lo mismo guardar archivos en tu computadora que curarlos, por ejemplo, en Ubuweb. Creo que hay una diferencia ahí… 
No creo que haya una diferencia. Creo que uno de ellos se hace un poco más público. Vos también podés decir que nosotros compartimos una “playlist” hoy como un almacenamiento en Spotify o Itunes. Así que eso es, en realidad, exactamente lo mismo, creo.
 

_ La diferencia es que se hacen públicos todos tus archivos…
Sí. Creo que el compartir archivos (File sharing) provocó que todos volvieran públicos sus archivos.  Incluso si retrocedemos a algo tan lejano como Napster, se puede ver el archivo de alguien ahí. Todos empezaron a curar sus archivos con la idea de que otras personas pudieran estarlos viendo. Así, es difícil decir qué es público y qué es privado.
 

_ También decís que cuando escribimos en la web, doblamos nuestra escritura con el acto de archivar. Pero lo que solemos pensar es que escribir siempre implica archivar (desde Derrida, por ejemplo). No importa en qué soporte lo hagamos, no importa si escribimos en internet o en una simple hoja de papel…
Sí. Pero Derrida también habla de la pérdida del archivo. Creo que se refería a Freud: qué pasaría si Freud se ‘volvía’ digital. En Mal de archivo él discute el archivo digital y ve sus límites y también su poder.


_ Es como que la escritura se potenciara con internet…
Solo aumenta. Escribir siempre fue archivable, ahora es hiperarchivable. En internet hay copias hechas de copias, hechas de copias. Es un archivo sin precedentes. En lo relacionado con la escritura, internet no es un quiebre sino una continuidad, se maximiza.
 

_ En otros artículos parece que pensaras que con internet el acto de archivar alcanzó cierto progreso en la historia del arte, y también decís que la literatura es anacrónica comparada con la música o las artes visuales. Según esas afirmaciones, ¿cómo consideras al tiempo para pensar la historia del arte, como lineal?
Sí. Creo que lo hago linealmente cuando pienso en arte. Y tal vez esté equivocado, mucha gente diría que estoy equivocado, pero así puedo entender y teorizar mi propio tiempo desde mis ojos, narrativamente. Y tal vez esté equivocado, pero funciona para mí.
 

_ ¿Pensás que internet con su exacerbación de la copia es el único factor que impacta en las nociones de originalidad y autor que definen la literatura y el arte modernos? ¿No pensás que haya otros?
No, hay miles más, solo que no me interesan. No niego que haya otras maneras de crear arte o literatura, pero, francamente, si no está relacionada al mundo digital o al proceso digital lo encuentro irrelevante. Saben, incluso tenemos un presidente en Estado Unidos que maneja la Presidencia desde su cuenta de twitter.
 

_ ¿Cómo impacta específicamente internet en las formas modernas de concebir a la literatura? ¿Cuál es su impacto específico comparado, por ejemplo, con el impacto del ready-made?
Bueno, todo artefacto digital es un ready-made. Entonces, internet en su totalidad puede ser leído a través de Duchamp. Toda su práctica predice internet y por eso podemos decir que cada artefacto de internet puede ser considerado hoy una obra de arte.

Kenneth Goldsmith durante una visita al museo Malba, de Buenos Aires (Argentina), en 2015
Kenneth Goldsmith durante una visita al museo Malba, de Buenos Aires (Argentina), en 2015

_ ¿Qué querés decir con “neutralidad de internet” cuando decís que la escritura no creativa refleja el ethos de los defensores de la neutralidad de internet?
A lo que me refería hace cinco años cuando escribí el libro era que ciertos tipos de artefactos son más importantes que otros. Había algunos canales de internet abiertos a ciertos tipos de artefactos más comerciales y por lo tanto otros no estaban permitidos. Entonces, había un movimiento hacia la neutralidad de internet, y ahí pensé: ‘Estoy interesado en la neutralidad lingüística, la forma de las palabras más que en su significado, casi como una mercancía, una mercancía en circulación más que considerar al lenguaje por su significado semántico’.
 

_ Los significantes son igual de importantes sin importar lo que signifiquen…
El lenguaje tiene ambas cualidades. Como Gomringer nos muestra: el lenguaje tiene cualidades materiales y también siempre significa algo. Entonces, es un artefacto perfectamente balanceado.


_ Pero internet se enfoca quizás más en exhibir la materialidad del lenguaje que quizás olvidamos cuando hablamos o escribimos todos los días…
Sí, bueno, eso es lo que la poesía concreta nos enseñó, a prestar atención a ese aspecto del lenguaje. Creo que eso está muy presente en lo digital, porque podés copiar y pegar todos los lenguajes, así que de nuevo Gomringer se vuelve importante. La poesía concreta y Duchamp predicen internet. La poesía concreta es muy importante para internet.
 

_ Sos consciente de que enseñas cursos de escritura creativa en una universidad privilegiada de Estados Unidos, donde tienen una velocidad rápida de conexión, donde todos tienen sus propios dispositivos, etc. ¿Cómo piensas que estas técnicas de escritura creativa podrían funcionar en otros países donde el internet no es tan rápido como el de EE UU, o donde no todos tiene una computadora personal o no todos tienen acceso a internet?
Bueno, leí que Estados Unidos tiene una de las velocidades más lentas de internet en el mundo, no es muy buena. Otros países desarrollados tienen conexiones más rápidas. Eso habla de que hay una división digital grande entre gente que tiene acceso a la tecnología y aquella que no, y creo que esa división tiene que ser reconocida y erradicada.

No podemos tener esta conversación sin reconocerlo, yo no puedo tener esta conversación sin reconocer los privilegios de los que disfruto. Así que creo que sí, que hay un gran problema ahí. 


_ Pero tal vez también hay una potencialidad ahí. Hay una novela de ciencia ficción boliviana llamada El delirio de Turing, de Edmundo Paz Soldán, en la que los hackers evaden a la CIA porque la CIA no conoce las tecnologías más marginales y antiguas que los hackers de acá están usando para combatirlos. Entonces, creemos que en esa diferencia también hay una posibilidad…
Sí, pero también creo que a la CIA no le interesa mucho la poesía o el arte. Al Gobierno, al menos el nuestro -no puedo hablar por otros gobiernos-. Ese es otro tema que nos lleva a la pregunta por Trump y la tecnología.


_ Y acerca de eso que a la CIA no le interesa la poesía ni el arte: el año pasado en Argentina hubo una exposición de una artista llamada Voluspa Jarpa que era sobre las dictaduras en Sudamérica, el Plan Cóndor… Ella reprodujo al minimalismo de Donald Judd en su obra, porque dijo que en ese entonces la CIA fomentaba el arte minimalista, y ella quería evocar a la CIA financiando ese movimiento…
No sé lo suficiente sobre eso. Pero creo que el mundo del arte, a diferencia del de la poesía, está lleno de dinero usualmente sucio. No tengo que pensar demasiado en eso y estoy feliz que sea así, porque no hay dinero en el mundo de la poesía y por eso la poesía es ignorada y puede mantenerse limpia sin tener que responder a esas preguntas.
 

_ Como dijiste, el año pasado pudimos ver el poder del Twitter o cómo este puede ser usado por la gente poderosa con la asunción de Trump. ¿Cómo pensás que Twitter puede ser usado para resistir o enfrentar ese poder?
No sé, no estoy seguro. Sí creo que la poesía no puede hacer eso, que no tiene poder. Estoy un poco enredado con esto, pero creo que ese es el  poder de la poesía, que no tiene poder. Así que no puede resolver nada…
 

_ Pero quizás la poesía pueda hacernos más conscientes….
Sí, creo que sí. Creo que Trump, y la forma disfuncional en la que usa el Twitter es modernista. No solo en contenido sino en tono y en forma, parece a Ezra Pound, es una escritura rara, como e. e. cummings, o algo modernista como James Joyce. 
No tiene ningún sentido, ninguna puntuación, mala gramática. Es interesante de manera formal pero el mensaje es malo, sus mensajes son horribles. Se le debe resistir, pero no creo que la poesía sea la mejor forma de oponerse a Trump 



En esta nota