SANTA CRUZ

Yapacaní sufre en cinco meses 201 casos de abusos sexuales


El agresor está con custodia policial en un centro médico y se espera que hoy la Fiscalía lo presente ante un juez cautelar. La víctima, que recibe apoyo sicológico de la Defensoría de la Niñez, pasará a poder de su madre

El abusador se recupera de la puñalada que recibió, bajo estrictas medidas de seguridad
Escuchar el artículo Pausar Lectura

31/05/2017

Lucio Hinojosa hace una pausa y se saca los lentes para hablar del tema. Está preocupado. Él trabajó como fiscal en varios municipios de Santa Cruz, entre ellos San Julián. Pero dice que Yapacaní es uno de los que ha registrado mayores índices de violencia sexual. 

Mira sus registros y lanza el dato: de enero a mayo, la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) recibió 201 casos de violencia, abuso sexual, estupro y agresión. Y de esta cifra al menos en 40 casos (un 20%) las víctimas de la violencia sexual son menores de edad. 

Esta es una cifra alarmante, puesto que en los 12 meses del 2016, se recibió un total de 370 casos. Hinojosa, vuelve a respirar y afirma que más de un 50% de los casos han concluido con una sentencia condenatoria. 

El representante del Ministerio Público explica que la mayoría de los abusadores son personas del entorno familiar de la víctima (padres, hermanos o amigos) y se relacionan, en un gran porcentaje, con el consumo de bebidas alcohólicas o con familias que tienen padres separados.

“Hay un deterioro moral y espiritual preocupante. Los adolescentes ya no tienen temor a Dios, ni a la ley”, expresa. 

Erlinda Vargas, asesora legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Yapacaní, acaba de escuchar declarar a la víctima del caso 201. Es la menor de 16 años que, cansada de ser violada por su padre, el lunes lo atacó clavándole un puñal en el estómago y luego corrió a buscar a su madre, que vive a pocas cuadras de donde sucedió el hecho.

El acusado de violación tiene 35 años y se recupera en un centro médico del pueblo de la herida que le hizo su hija.

La menor, además, se embarazó de su padre cuando tenía 13 años y a la fecha el menor ya tiene tres años. Ayer la jueza del Menor y Adolescencia, María Cancharí, decidió darle medidas sustitutivas a la muchacha, ya que evaluó que ella respondió en defensa propia cuando atacó a su progenitor, cansada de los vejámenes sexuales.
La abogada dice que ella se involucró en la defensa de los menores en enero. Indicó que en lo que va del año ya trató al menos ocho casos similares a los de la adolescente, de los cuales dos tienen a los agresores presos en la cárcel.
“La mayoría de los casos son de violación, abuso sexual y estupro. Este año enviamos a tres menores a Cenvicruz”, precisó la colegiada. 

Voces encontradas
La jueza Cancharí también expresó su preocupación por este último caso. Indicó que la menor no avisó de la violencia que ejercía su padre sobre ella, porque tenía miedo de que su progenitor tome represalias
La juzgadora dijo que durante la audiencia la víctima declaró que el agresor presuntamente tiene antecedentes penales por los delitos de tentativa de homicidio y por tráfico de sustancias controladas.
Ayer, la menor fue sometida a un examen forense y prevén que hoy una trabajadora social realice una evaluación de las condiciones en las que vivía.

Entretanto, el sindicado por las autoridades aguarda que el médico de turno le dé de alta para que pueda salir a su defensa. Él, hasta ayer, no sabía lo que le esperaba fuera.
Hinojosa tiene una orden de aprehensión contra el abusador, por el delito de violación agravada y espera que hoy sea llevado ante un juez. 



 




En esta nota