SANTA CRUZ

Un joven voluntario del SAR muere en un entrenamiento


José Miguel era muy activo, según su familia. Este año debía graduarse de ingeniero civil y trabajaba de vendedor ambulante para ayudar a sus padres

Familiares de José Miguel ayer en la morgue. Piden que el caso se investigue. La Fiscalía abrió pesquisa / Foto: Berthy Vaca J.

12/06/2017

José Miguel Gómez Villalta (22), aspirante a voluntario del grupo de salvataje SAR de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), murió al sufrir un accidente en un entrenamiento rutinario de una cuadrilla, que se llevaba a cabo en la zona de La Angostura, municipio de El Torno.


El Ministerio Público, por intermedio del fiscal José Heraldo Tarqui, inició las investigaciones para establecer de manera científica las causas del hecho luctuoso. Por lo pronto, el fiscal tiene como inicio de pesquisa el informe de la autopsia legal al cuerpo del infortunado, en el cual un médico forense notificó que la causa del deceso fue un traumatismo cerrado de tórax y abdomen.


Ayer no se tuvo acceso a información oficial del SAR-FAB sobre el fatal acontecimiento. Por versión de los familiares se supo que José Miguel salió de su casa el viernes por la tarde para ir a un campamento en el municipio de El Torno. Debía retornar el sábado, pero no lo hizo y su madre, Nora Villalta, empezó a preocuparse y no tenía cómo comunicarse con su hijo puesto que tenía prohibido llevar teléfono celular.


A la 1:00 del domingo llegó la mala noticia para Nora Villalta. Tres hombres, al parecer miembros del SAR, fueron a su domicilio (calle 2 de la urbanización El Periodista Sur, del Plan Tres Mil) y avisaron que José Miguel había muerto.


Sin dar muchos detalles, los enviados manifestaron a la familia que el joven estaba siendo trasladado aún con vida en una ambulancia a un centro médico, pero falleció en el trayecto. EL DEBER tomó contacto con la oficina de Relaciones Públicas de la FAB para tener una versión oficial de los hechos e Israel Quino, encargado de ese despacho, quedó en consultar a las autoridades superiores para dar una respuesta.


Entretanto, los deudos hicieron los trámites en la morgue para retirar el cuerpo de José Miguel, que cursaba su último año de la carrera de Ingeniería Civil en la Uagrm.
Era el hijo mayor de Javier Gómez y Nora Villalta. Sus hermanas, Nataly y Dalia, menores que él, lo recuerdan como un joven ‘superactivo’ y servicial. Destacó desde el colegio, donde egresó como mejor alumno y obtuvo el ingreso directo a la U. Ayudaba a sus padres trabajando como albañil o vendedor ambulante y se había propuesto obtener su libreta de servicio militar sirviendo en el SAR. 



En esta nota