SANTA CRUZ

Vientos causan daños en Beni y la lluvia trae alivio a los valles


En el occidente, la nevada obligó a cerrar dos tramos en Oruro. El Senamhi declaró alerta naranja 

Parte del techo de una de las tribunas del estadio de Guayaramerín que voló por el fuerte viento

16/09/2017

Dos tramos de carreteras situadas en el altiplano fueron cerrados ayer debido a las intensas nevadas caídas, especialmente en el departamento de Oruro. En el oriente el mal tiempo hizo estragos en la localidad beniana de Guayaramerín, donde los fuertes vientos volaron el techo de un sector del estadio, además de destruir bardas y tejados de viviendas.

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) lanzó la alerta naranja, desde el jueves hasta hoy, debido a nevadas calificadas como débiles en la Cordillera Oriental y en la altiplanicie de los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí, así como para la provincia Avilés de Tarija.

En el sector Caracollo-Confital, que es parte de la carretera Cochabamba-Oruro; y en Huanuni-Bombeo-Llallagua, entre Oruro y Potosí, las máquinas de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) trabajaron intensamente para limpiar la nieve y dejar expeditas ambas vías. El Senamhi también recomendó transitar con precaución en Yungas de La Paz, también por las posibles nevadas.

En el oriente
El surcito con agua afectó a gran parte de Santa Cruz y Beni, donde las temperaturas mínimas serán de 18ºC, mientras que en Vallegrande descenderán a 5ºC.
En Puerto Suárez la lluvia alivió el intenso calor, mientras que en Santa Ana de Yacuma (Beni) el viento afectó techos y derribó árboles. 

En los valles cruceños, donde la sequía comenzó a hacer estragos, llovió desde el mediodía de ayer, esperanzando a los productores agrícolas de que los atajados y las pozas se llenen. De todas maneras, un equipo de técnicos del Ministerio de Tierras y Desarrollo Rural se encuentra en esa población para excavar pozos para captar agua, esperando perforar hasta 160 metros de profundidad para instalar cañerías de seis pulgadas y beneficiar a los campesinos

El alcalde de la localidad, Casto Romero, espera que los pozos puedan servir a más de 4.000 usuarios para el consumo humano y para riego. 



En esta nota