SANTA CRUZ

Van a la caza de perros callejeros en Los Piyos


Dolly Montaño, directora de Salud del municipio, sostiene que van a bloquear contagios y efectos contra la población 

Dos animales sin la identificación ni el cintillo de vacunación en las calles de Los Piyos, ayer, en La Guardia

25/05/2017

Calles de tierra, más allá de la frontera de Santa Cruz de la Sierra, en la urbanización Los Piyos, municipio de La Guardia, los vecinos dicen que han oído de un foco de rabia canina y les asusta algo. “Mi nuera vive acá, yo no, pero me dijo que hubo casos de rabia. Tanto perro que hay en la calle”, dice la dueña de una tienda ubicada a la vuelta de la escuela pública de la zona. “Ayer (martes) vinieron de la Alcaldía por la zona vacunando perros”, cuenta una escolar. Pero ni esas medidas ni la inquietud de los vecinos han sido suficientes para evitar que, en una zona donde pocas casas están cerradas por bardas y rejas, varios perros pululen en la calles sin identificación ni cintillo naranja que acredite vacunación.  

Así se vio ayer, en un recorrido por Los Piyos, el vecindario donde sacrificaron a un perro que mordió a una persona el jueves y que fue confirmado positivo con hidrofobia el sábado. A esto, Dolly Montaño, directora municipal de Salud de La Guardia, ha respondido que la comuna aplica las medidas de ley para el bloqueo del foco de rabia canina, que a veces los vecinos por desinformación y miedo no apoyan, pero que se tomarán todos los recaudos para evitar contagios. “Vamos a volver, tenemos una brigada especial que persigue perros callejeros”, dijo.   

Un operativo 
Una jauría de perros corre a dos cuadras al sur de la escuela, camino al acceso a Los Piyos II. No tienen distintivo, ni tampoco el cintillo de vacunación. Para la comuna, que vacuna a un kilómetro a la redonda, esos animales sin cuidado de un hogar son los que pueden provocar la difusión de la rabia, no solo por mordidas, sino por contacto, por la saliva. Hoy van por ellos, aunque haya críticas de grupos animalistas. 



En esta nota