Sociedad

Una réplica de la Mamita de Cotoca recibe a los devotos en el cuarto anillo


La imagen está sobre una mesa que hace las veces de altar, junto a un par de cachas que en cuestión de minutos se están llenando de monedas de los feligreses

Una devota de Paila está cargando su propia imagen de la Mamita y la piensa llevar en brazos todo el recorrido

07/12/2017

Los primeros devotos en la romería oficial que inició a las 17:00 iniciaron su periplo de 20 kilómetros, no sin antes saludar a una réplica de la Mamita apostada en el cuarto anillo de la avenida Virgen de Cotoca. El tráfico ya fue cortado por la Policía y la gente ya empezó a caminar y a hacer cola para saludar a la imagen de yeso, con venia, la señal de la cruz y un beso en el vestido de por medio.

La Virgen pertenece a la capilla María Reina de la Paz, que está a un par de cuadras de allí, y ha sido esta capilla la que ha llevado a la madre de Jesús ataviada con su mejor traje, de color blanco, y un par de cachas de madera con ranuras para que entren las monedas que los feligreses le depositan.

Los fieles de la Virgen de Cotoca empezaron a tomar la carretera desde las 17:00 para participar de la romería oficial

Un equipo de música ya está sonando con los cánticos del coro de esta capilla, y de rato en rato también se hacen oraciones.   

La temperatura sigue caliente y algunos nubarrones asoman, pero a la par, las filas de gente se van engrosando a medida que pasan los minutos. Otra imagen de la Mamita de Cotoca, más grande que la réplica apostada en el cuarto anillo está siendo cargada por una católica de Paila, que asegura que son muchos los años que hace este recorrido con ella a cuestas y que ningún sacrificio es demasiado para retribuir los favores de la señora del cielo.           

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             



 




En esta nota