SANTA CRUZ

Traficantes hacen estragos con la fauna silvestre


Cumple un año el centro de atención y derivación de animales silvestres dependiente de la Gobernación que atendió 800 ejemplares que fueron rescatados

Esta cría de puma se recupera en una de las jaulas del centro de atención de animales silvestres. Foto: Jorge Uechi
Este ejemplar de zorro fue rescatado por la Dirección de Recursos Naturales, era ofrecido por Facebook. Foto: Jorge Uechi
Este par de loros parabachis tienen el plumaje descolorido, los traficantes le echaron cloro. Foto: Jorge Uechi
Un lagarto capturado en la última lluvia; estos ejemplares se vienen de aguas abajo de los cursos de agua naturales que en la ciudad han sido canalizados. Foto: Jorge Uechi

24/05/2017

El 90% de la fauna silvestre que en el mundo es capturada por traficantes para venderse como mascota, muere. De ese 10% que sobrevive la mayoría de los animales son objeto de abusos y lesiones, como el despintado de plumas en las aves o la extracción de colmillos de los felinos.

En Santa Cruz el 11 de mayo del año pasado se abrió el Centro de Atención y Derivación de Animales Silvestres para atender a la fauna que es rescatada de los malos ciudadanos que lucran con ella.

 La directora de Recursos Naturales, que administra este centro, Yandery Kempff, explicó que en todos los casos los animales rescatados están lastimados, por ello se los cura y luego se los deriva a los centro de acogida, que son cuatro en la ciudad.

“En un año de trabajo se han atendido 800 animales que llegaron lesionados, a los que también se les dio dietas especializadas, fueron atendidos por veterinarios y el centro gestionó las cirugías que fueron necesarias”, dijo Kempff.

Las especies que más se atendieron fueron loros y parabas, aunque también fueron tratados felinos como pumas y jaguares, monos, zorros, chancho de tropa, lagartos y otros.

Uno de los medios por donde se ofrecen estos animales como mascotas es el Facebook, por donde se hace seguimiento de parte de Recursos Naturales o porque personas comprometidas con el cuidado de la fauna hace la denuncia.

A raíz de esas denuncias es que se ha logrado decomisar los últimos loros parabachis, cuyos plumajes fueron despintados con cloro, así como un zorro.

“El tráfico de animales en el mundo es el cuarto negocio ilícito que más ingresos genera, pues por año obtienen $us 23.000 millones. En Bolivia hacemos las denuncias, organizamos los operativos, la Policía detiene a los traficantes, pero luego la justicia los libera y quedan impunes”, acotó Kempff.


En esta nota