SANTA CRUZ

Sequía y vientos fuertes provocan pérdidas y daños en Santa Cruz


Agro estima bajón en producción de granos y pérdida de $us 75,4 millones por la sequía. La falta de humedad pasa factura a los  cultivadores de trigo, maíz, sorgo, girasol y chía en la zona este. Revelan que la falta de lluvia condiciona la siembra de soya 

La sequía y el ataque del gusano cogollero tienen a los maiceros en alerta máxima
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/07/2018

El bajo perfil de humedad atribuido a la sequía y vientos fuertes compromete la producción de trigo, maíz, sorgo, girasol y chía en los municipios productores de Pailón, Cuatro Cañadas, San José de Chiquitos y San Julián. En el caso de la ‘ciudad de los anillos’, las intensas ráfagas de viento que superaron los 80km/h han provocado daños considerables.

Al filo de la cosecha de cultivos de la campaña agrícola de invierno, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) estima una disminución de producción de 367.170 toneladas de granos de las 1.604.200 proyectadas en la campaña agrícola de invierno. La merma, en valor, rondan los $us 75,4 millones. 

A decir del gerente de Planificación de la organización productiva cruceña, Jaime Hernández, por las condiciones de extrema sequía que se presenta en dichos municipios de la zona este -esos cultivos requieren entre 400 y 500 milímetros de agua en el ciclo de su desarrollo y llovió menos de 150 milímetros- se estima un bajón en el volumen de producción proyectado de 1.604.200 a 1.237.030 toneladas de granos. “Por la disminución de los rendimientos en dichos cultivos hemos estimado que se dejará  de cosechar o de producir 367.170 toneladas de granos en la campaña de invierno. Esa merma del volumen de producción, en valor, representa $us 75,4 millones que los productores del sector dejarán de percibir”, dijo. 

En el recuento global de disminución de producción, de las 367.170 toneladas de granos  a sorgo corresponden 140.400; a maíz, 111.300; a trigo, 80.250; a girasol, 32.700, y a chía, 2.520 toneladas. 

El área sembrada de trigo, maíz, sorgo, girasol y chía alcanzó 694.000 hectáreas. “La preocupación mayor sectorial es que de las 694.000 hectáreas sembradas en el departamento, los municipios afectados por sequía concentran el 70% (485.800 hectáreas) de la superficie cultivada en invierno”, puntualizó Hernández.    

No obstante y pese al apuro que pasan los productores en el campo, el dirigente cree que la producción, principalmente de maíz y sorgo, que son granos estratégicos  para las cadenas productivas de pollo, cerdo y ganado doble propósito -carne y leche-, está plenamente garantizado.  

Solución estructural  

El ataque de plagas es otro problema atribuido a la sequía que no da tregua a los productores. Según el presidente de Anapo, Richard Paz, la escasez de lluvia ha propiciado el ataque severo del gusano cogollero en maíz y sorgo. La ofensiva de la plaga, según dijo, está provocando gastos adicionales a los productores que han realizado más de cinco aplicaciones de insecticidas para frenar la agresividad  de la plaga y evitar más pérdidas en productividad. 

En ese contexto, Paz cree que urge avanzar en la aprobación de semilla genéticamente mejoradas para contar con las herramientas tecnológicas disponibles hoy en el mercado para controlar estas plagas que ocasionan una disminución en la productividad y cuantiosas pérdidas económicas.

En el caso del cultivo de maíz, un productor de la zona este que prefirió el anonimato, dijo que en la zona de  Tuna, donde dispone de 200 hectáreas, el perfil de humedad del suelo es bajísimo y que las lluvias en esta zona han sido esporádicas. Aclaró que la sequía arreció en la época de floración y llenado de grano en los sembradíos, lo que hace deducir que el volumen de productividad de grano amarillo será bajo. 
En su caso, dijo que espera, con suerte, cosechar entre 40 y 50 quintales de maíz por hectárea. Enfatizó que el año pasado, en el ciclo de invierno, logró cosechar hasta 80 quintales por hectárea.

Actividad agrícola retrasada 

En el caso de la soya, con datos de Anapo, se registra un avance de siembra que ronda un 40% de las 300.000  hectáreas proyectadas hasta finales de julio.

Desde la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos Productores Agropecuarios de las cuatro provincias del norte de Santa Cruz, la secretaria ejecutiva,  Deisy Choque, indicó que la escasez de lluvia y fuertes vientos están causando aridez en campos de producción y retrasando la siembra de soya en zonas productivas del Norte Integrado, principalmente en Santa Rosa del Sara. En este municipio, según dijo, la falta de humedad condiciona la siembra. 

Según el presidente de la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), Isidoro Barrientos, gran parte de los afiliados a esta organización social y productiva también resultaron afectados por la sequía. 

El dirigente sostuvo que, ayer, técnicos de Cappo brindaron un informe al directorio donde alertaron que la falta de lluvia, con seguridad, impactará en la disminución entre un 20 y 30% en los rendimientos proyectados en trigo, maíz y sorgo. Los productores más afectados están ubicados en Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián y Guarayos. 

En el caso del trigo, Barrientos señaló que este cultivo está afectado por la sequía y los fuertes vientos. Este último está tirando por el suelo los granos de las espigas y comprometiendo la producción del cereal. 

Gobernación atendió cinco incendios y advierte que el riesgo persiste

Los bomberos forestales y equipos de emergencia atendieron este fin de semana cinco incendios en el municipio de San José de Chiquitos, que consumieron 400 hectáreas de pastizales y las casetas de una empresa, según informó la Gobernación cruceña.

La directora de Recursos Naturales, Yandery Kempff, instó a las personas a no realizar quemas de ningún tipo en esta época ya que, debido a los fuertes vientos, la posibilidad de que se propaguen y se conviertan en incendios forestales es muy alta.

De acuerdo con el reporte del Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif), dependiente de la Gobernación, actualmente el 42% de territorio departamental está en riesgo extremo de incendios forestales, mientras que el 19%, entre alto y muy alto. 

El informe del Satif da cuenta de que solo ayer se registraron ocho focos de calor y en lo que va del mes ya suman 734. Los municipios más afectados son San Ignacio de Velasco, Pailón y San José de Chiquitos.



 




En esta nota