SANTA CRUZ

Se retracta el docente que quería revocar los mandatos de Fernández y de Sosa


Díaz de Oropeza envió un memorial retractándose. Asegura que fue un momento de ofuscación. Ahora los elogia. En La Paz presionan a Revilla y recolectan firmas

El alcalde podrá concluir su tercer mandato consecutivo al frente de la Alcaldía
Leer el artículo Pausar Lectura

09/02/2018

En poco más de 12 horas, Wilson Díaz de Oropeza cambió de opinión. El hombre que había pedido el derecho de llevar a referendo revocatorio al alcalde Percy Fernández Áñez y a la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, desistió de su propósito. El docente cochabambino, con más de 20 años de residencia en Santa Cruz de la Sierra, con una hija, nacida, criada y graduada en la ciudad, la noche del miércoles se mostraba indignado por lo que creía era una acción discriminatoria contra los residentes en Santa Cruz que habían nacido en otros departamento. No solo criticaba el insulto del alcalde Fernández a una comerciante en una sesión en el nuevo mercado La Ramada, sino que lo acusaba de violar los derechos humanos y el derecho al trabajo de los comerciantes del Abasto, por considerar poco humano el haber arrasado con ayuda de maquinaria pesada los puestos ilegales del mercado Abasto. Sin embargo, poco después del mediodía de ayer, Díaz de Oropeza, que había anunciado que se iría al campo, presentó un memorial de desistimiento y retiro de memorial de iniciativa de revocatorio de mandato ante el Tribunal Electoral Departamental.

En su documento, Díaz de Oropeza argumenta que la presentación del memorial original lo hizo en un momento de “ofuscación, sin pensar en el buen trabajo que nuestra autoridad está realizando en el ordenamiento y traslado de los mercados”. Los mismos argumentos tiene para Fernández y para Sosa. La “ofuscación” de tres días de Díaz de Oropeza es subsanada con un último párrafo en el que asegura que ambos están cumpliendo a cabalidad con el mandato del pueblo y el cual corresponde respetar a voluntad propia. Con estas palabras, tanto Fernández como Sosa se aseguran la pausa electoral hasta 2020. Esta semana concluyeron los plazos para pedir revocatoria de mandato.

Mientras tanto, Rodolfo Vallejos, presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz, anunció que pedirá un informe al TED para saber quiénes serán los alcaldes del departamento que corren el riesgo de someterse a un referendo. Tras ser aprobado el trámite por el Tribunal, los promotores del revocatorio deben reunir el 30% del padrón electoral de cada municipio. Tienen 90 días para lograrlo. Luego, el TED tendrá dos meses para revisar las firmas y de no encontrar irregularidad, el municipio del alcalde observado tendrá que financiar el referendo, que podría verificarse a finales de noviembre o principios de diciembre.


Revilla, en problemas
De los tres alcaldes del eje que corrían peligro de enfrentarse a un referendo revocatorio, el que más complicado está es Luis Revilla. El alcalde de La Paz tiene enfrente a Jesús Vera, presidente de la Federación de Juntas Vecinales de La Paz, afín al Gobierno, que ha anunciado que instalará 550 puntos de recolección de firmas contra el jefe de Sol.Bo. 

Vera asegura que Revilla es viajero, que ha lanzado una ley que pone en riesgo el derecho propietario de los paceños para recaudar dinero destinado a financiar una burocracia municipal cada vez más pesada. Luis Bedregal, vocero de Sol.Bo, le responde que el que está contra esa ley está a favor de la gente que evade impuestos, que vende inmuebles por un valor comercial, pero declara el valor catastral para pagar los tributos.

Mientras tanto, Revilla no parece preocupado por la amenaza de Vera. El hombre que aspira a construir una opción nacional para enfrentar al MAS en 2019, estuvo ayer en Tarija junto a su esposa, festejando Comadres junto a otro alcalde revocable, el chapaco Rodrigo Paz.
El hijo del expresidente Jaime Paz Zamora también enfrenta un pedido de revocatorio que ya fue aprobado y ahora sus detractores deberán reunir más de 44.000 firmas en 90 días. En el caso de Revilla, Vera deberá conseguir un promedio de 2.200 firmas por día si quiere llevarlo a las urnas. 

Asambleístas plurinacionales del mas contrademandan a los que quieren alejarlos de sus curules

La diputada del MAS por la circunscripción 11 de El Alto, Mireya Montaño, anunció que demandará por acoso político al ciudadano que activó el revocatorio en su contra ante el Órgano Electoral.

Otro Montaño del MAS que está complicado con un revocatorio es Édgar. El diputado de la circunscripción 50 de Santa Cruz de la Sierra está a la espera de ver si reúnen las firmas para llevarlo a un revocatorio de mandato. El solicitante de la revocatoria de Montaño fue Fernando Cuéllar, presidente del Comité pro Santa Cruz. El diputado aseguró que desafiará a Cuéllar a someterse a un revocatorio y para ello recolectará 200 firmas, el mismo número de votos con el que eligieron al presidente del Comité. Montaño fue cuestionado por los ambientalistas por tramitar una ley de puentes sobre el Piraí y por tramitar la reducción de la Reserva Forestal Guarayos. Él asegura que cumplió con todas sus ofertas electorales.



 




En esta nota