SANTA CRUZ

Rueda la cabeza del fiscal que acusó a inocente


La Fiscalía General del Estado separó de la institución, sin goce de haberes, al fiscal Marcelo Delgadillo. Además, se anunció que será procesado penalmente, lo mismo que los jueces que sentenciaron a Ramírez. 

Escuchar el artículo Pausar Lectura

07/07/2017

Cinco días después de conocerse que el sistema de justicia había condenado a un inocente, ayer por la tarde rodó la primera cabeza de este caso. La Fiscalía General del Estado dispuso, desde Sucre, que el fiscal que llevó a juicio a Reynaldo Ramírez Vale y solicitó que sea condenado a 30 años por feminicidio, Marcelo Delgadillo, quede suspendido de sus funciones y se le inició un proceso penal.  

Al ser un fiscal de carrera institucionalizado (antiguo), no se puede disponer su destitución inmediata, razón por la cual se lo ha suspendido sin goce de haberes”, explicó Roberto Ramírez, fiscal general en suplencia legal de Ramiro Guerrero, que desde México ordenó anunciar esta decisión.

También se dispuso la apertura de un proceso en la Dirección Nacional de Régimen Disciplinario y el inicio de una investigación penal contra los jueces que condenaron a Ramírez, Janeth Mojica y Luis Paz Casupá, los policías que participaron de la investigación y todos los que hubieran sido parte de este proceso que terminó sentenciando a un inocente.

Días atrás, el fiscal Delgadillo dijo que el informe del peritaje policial, que absolvía de culpa a Ramírez, fue presentado a último momento y que en una de las audiencias del juicio oral, los familiares de la víctima señalaron a Ramírez como el culpable del crimen.

Si bien admitió que hubo una cadena de fallas que lo llevaron a tomar esa decisión equivocada, dijo estar tranquilo con su conciencia por lo ocurrido. 

Horas antes de conocerse la suspensión de Delgadillo, el ministro de Justicia, Héctor Arce Zaconeta, ya le había bajado el pulgar al representante del Ministerio Público y dijo que le pediría al fiscal general del Estado que su funcionario sea separado de la Fiscalía para ser procesado por lo ocurrido.

“(El fiscal) Delgadillo tenía conocimiento del peritaje policial, pero no fue incorporado formalmente en el juicio. Hay una situación irregular y se demuestra la falta de objetividad e incumplimiento de sus deberes. No se produce la prueba del peritaje, lo que demuestra una falla a la verdad objetiva, situación que es demasiado grave”, justificó Arce.

Sobre los jueces

Ayer, al final del día, la sala plena del Consejo de la Magistratura, que debía considerar la situación de los jueces que condenaron a Ramírez, no tomó una determinación respecto a su suspensión como lo solicitó el Ministerio de Justicia, que planteó que en el día los administradores de justicia sean cesados en sus funciones y procesados por lo ocurrido.

La consejera miembro de la Sala de Control y Fiscalización del Consejo de la Magistratura en Sucre, Magdalena Alanoca, hizo conocer que esta instancia remitió los antecedentes del caso y se abrió un proceso disciplinario y una auditoría del expediente en el que se ordena la condena de Ramírez.

Se espera que la sala plena de la instancia que vela por el control de la conducta de todos los funcionarios judiciales en el ejercicio de sus actividades, se pronuncie la siguiente semana sobre el pedido del ministro Arce, que pidió que estas situaciones no se vuelvan a repetir.

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Pastor Mamani, advirtió que no se tolerarán sentencias equivocadas, como ocurrió en nuestra capital.

“Decir simplemente que el Tribunal Supremo de Justicia no va a tolerar este tipo de errores, de trabajos que son mal desarrollados, sobre todo, que deben ver con la responsabilidad de cada uno de los administradores de justicia”, apuntó Mamani y pidió esperar la conclusión de la auditoría del caso para determinar las responsabilidades que se pueden dar a los juzgadores. 

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, defendió el trabajo pericial elaborado en el Iitcup de Santa Cruz y reiteró que no fue valorado correctamente por los administradores de justicia.

Estábamos convencidos de que Ramírez era inocente. En ese sentido, a través de un trabajo de inteligencia por la Felcc de Santa Cruz, se cotejó información y se logró dar con Moisés Bascopé, que estaba en la población de Entre Ríos”, aclaró Romero. 



 




En esta nota