SANTA CRUZ

Riada golpea a Charagua; hay 958 familias guaraníes damnificadas


El cauce provocó daños en Isoso. Nueve comunidades están afectadas por el agua y más de 900 familias abandonaron sus casas para buscar refugio en alturas y en comunidades vecinas. Esperan por ayuda


Esta vivienda de barro está a punto de desplomarse debido a la riada
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/03/2019

La crecida histórica del río Parapetí, cuyo cauce acaba en los bañados de Isoso, esta vez cubrió de agua unas nueve comunidades de la zona, en la jurisdicción de Charagua, y puso en riesgo a 958 familias guaraníes que han tenido que buscar refugio en zonas altas o en comunidades cercanas.

“Se trata del mayor desastre en los últimos 20 años, según recuerdan nuestros hermanos, y eso que aquélla vez la magnitud del daño no fue tan grande”, informó el capitán grande de Alto Isoso, Ricardo Romero, que ayer estaba en la localidad de Charagua, dando un informe sobre los daños para que se pueda emitir una declaratoria de emergencia, que es el requisito para la declaratoria de zona de desastre.

Por esta contingencia, rescatistas del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) partieron ayer hacia esa zona y también se ha solicitado el apoyo de Defensa Civil. “Sabemos que están en camino”, manifestó Romero, al indicar que esperan la ayuda de Defensa Civil y de otras instituciones.



El turbión, que a su paso por Camiri dejó tres barrios anegados, llegó a Isoso la madrugada del viernes. Inundó viviendas y cultivos, además de provocar la muerte de animales. Según el reporte de las capitanías, hasta la tarde de ayer había nueve comunidades afectadas en Alto y Bajo Isoso, aunque la afectación mayor está en Alto Isoso.

El capitán grande de Alto Isoso precisó que en esa zona las comunidades que quedaron bajo el agua son: Caraparí, donde se han cuantificado 50 familias damnificadas; Kapiantindi, con 72 familias; Yapiroa, con 314 familias; La Brecha, con 330 familias; y Tamachindi, con 190.

Por su parte, el capitán grande de Bajo Isoso, Huber Rivero, reportó que en esa zona hay dos familias damnificadas de la comunidad de Brecha Mini. Pero, también se han registrado daños en cultivos. En Rancho Nuevo, el 80% de los sembradíos ha quedado bajo el agua; mientras que Rancho Viejo tiene el 70% de los cultivos dañados y Aguaraigua, el 30%.

“La gente ha tenido que dejar sus casas para refugiarse en lomas y otros han salido, como han podido, hasta las comunidades cercanas. Los hermanos (comunarios) han ido a dar ayuda para rescatar algunas cosas. Se está haciendo lo que se puede”, expresó Romero.



Agregó que se está solicitando la dotación de carpas para que se puedan habilitar albergues, pues mucha gente está a la intemperie y está lloviznando.

Las imágenes que circulan por las redes sociales dan cuenta de la emergencia. Hay videos en los que se ve cómo la gente sale a buscar refugio montada en burro, mientras que otros lo hacen caminando en medio del agua y cargando pertenencias y sus animales (pollos y perros).

El subgobernador dio la alerta

El subgobernador de la provincia Cordillera, Gonzalo Moreno, informaba ayer a tempranas horas a EL DEBER Radio que el cauce del río Parapetí empezó a golpear otras comunidades de la región. Explicó que el problema de la crecida del Parapetí llevaba a las comunidades de Isoso, donde ya había reportes de viviendas afectadas. “La crecida del río empezó a bajar, anoche (del jueves) ya había desesperación en el municipio de Charagua, donde el agua ingresó a la comunidad de Yapiroa y también estaba llegando a La Brecha. Es necesario que el municipio se declare en emergencia para recibir la ayuda correspondiente”, declaró Moreno.

Camiri busca reponerse



Por su parte, el alcalde de Camiri, Franz Valdez, confirmó que el nivel del río Parapetí ya descendió y actualmente se encuentra cerca a los dos metros. El burgomaestre afirmó que de que acá en adelante se esforzarán en restablecer la provisión de agua potable a la población, la evaluación de daños y la limpieza del lodo que ingresó al municipio con el desborde. De hecho, el servicio de agua potable ya fue restablecido, aunque habrá cortes programados hasta culminar los trabajos de mantenimiento del sistema de bombeo.

“Hemos sufrido pérdidas millonarias, estamos hablando de kilómetros de pavimento de avenidas principales que tenemos en Camiri, que se ha llevado el río. Los sembradíos que existían en las orillas de las comunidades fueron arrastrados por el agua, no ha quedado nada”, informó Valdez.

Ayer la gente intentó retornar a sus actividades normales, incluso, las autoridades locales participaron del desfile cívico en conmemoración al Día del Mar.

Costas inspeccionará daños

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, viajó a Cordillera para hacer una inspección de los daños por el desborde del Parapetí en Camiri y otros municipios. “Nos estamos yendo a Camiri para hacer una inspección de lo que ha sucedido. Ha ocurrido algo muy atípico en Camiri, donde el nivel del agua es de 40 centímetros y ha llegado a más de 5 metros”, expresó el gobernador cruceño, antes de partir hacia el sur del departamento.

Costas destacó que la inversión, de más de Bs 21 millones, que se hizo entre 2010 y 2015 en la construcción de defensivo evitó una desgracia mayor en Camiri. “Si no hubiéramos hecho esta inversión, los daños fueran dantescos”, dijo la autoridad departamental.

El gobernador se refería a los defensivos hechos por el Searpi, institución técnica dependiente de la Gobernación, que ha ofrecido apoyo técnico a las autoridades de Camiri para continuar con los defensivos.