SEGURIDAD

Repudian la llamada de Romero a periodista; exigen respeto a la labor


Consideran que Romero increpó a un periodista de EL DEBER para intimidarlo por publicar la versión de Medina ante una jueza. Hugo Siles afirma que no hubo amedrentamiento ni amenazas en la llamada


Recibió el respaldo de los representantes de la prensa cruceña y la nacional. FOTOS: F.SORIA / H.VIRGO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/05/2019

“Rechazar cualquier amenaza, amedrentamiento o chantaje del ministro Carlos Romero”, ese es el espíritu del pronunciamiento de la Asociación de Periodistas, la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Santa Cruz (F.S.T.P.S.C.) y el Colegio de Profesionales en Santa Cruz, respecto a una llamada telefónica que el 6 de mayo hizo el ministro al periodista de EL DEBER, Guider Arancibia, para amedrentarlo por la publicación de la declaración que el exjefe de la Felcc cruce- ña, Gonzalo Medina, reveló en su audiencia cautelar, donde señaló que Romero pidió que lo ratifiquen en su cargo.

En la llamada registrada a las 13:00, la autoridad se refiere al trabajo del periodista y asegura que su único interés es querer “echarle basura”, advirtiéndole que “todas sus mentiras se las voy a hacer caer”. Arancibia explica reiteradamente al ministro que no había intención de perjudicarlo, que la nota había sido elaborada con base en la declaración de Medina en su audiencia cautelar y que en la información se incluye también su versión, de que él no ratificó a Medina.

Los representantes de la prensa cruceña exigen una disculpa del ministro y que se respete la libertad de prensa. De la misma manera, la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP) emitió un comunicado expresando que el periodista “ha cumplido con el rigor que impone el tratamiento de una noticia”, pues acudió a fuentes confiables, obtuvo la contraparte de la noticia y buscó a la fuente aludida para alcanzar el equilibrio informativo. “El procedimiento deja testimonio de una actuación responsable y ello desvirtúa cualquier acusación sobre presuntas campañas de descrédito”, señala el comunicado.





 




En esta nota