Salubridad

Recomiendan vacunarse contra la fiebre amarilla


Se han confirmado casos de la enfermedad en Brasil, Perú y Colombia, por ello el Ministerio de Salud alerta a los viajeros para que se inmunicen

La vacunación contra la fiebre amarilla es primordial para obtener el carné de inmunización para aquellos viajeros frecuentes al exterior

10/02/2017

Ante la aparición de casos de fiebre amarilla en los países vecinos de Perú y Brasil, así como Colombia, las autoridades del Ministerio de Salud recomiendan a los viajeros al exterior que se hagan vacunar contra la enfermedad, de igual manera sugieren la inmunización para los que provengan de esos lugares para obtener y portar el carné de vacunación.

Yovana Huanca, responsable del Centro de Enlace, indicó que se realizarán controles estrictos del carné de vacuna contra este mal en los puntos de ingreso al país, tanto aéreos como terrestres, por ello reiteró el pedido de inmunización para los ciudadanos bolivianos y extranjeros residentes en el país.

“En los últimos meses se han reportado casos de fiebre amarilla selvática en Colombia, Brasil y Perú, por ello se recuerda que están vigentes las recomendaciones para los viajeros a dichos países y para los que retornan o transitan por dichas zonas para que se hagan vacunar”, dijo Huanca.

La principal sugerencia es no exponerse a las picaduras de mosquitos y consultar al centro de salud más cercano en caso de presentar síntomas compatibles con el mal.

La fiebre amarilla es una enfermedad de notificación internacional inmediata, según normas del reglamento sanitario internacional.

Es por esta razón que el Ministerio de Salud refuerza las acciones de vigilancia epidemiológica, prevención y control del vector; además tomará acciones dentro del Programa Ampliado de Inmunizaciones en las zonas de riesgo del mal.


La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, que es transmitida por mosquitos infectados. El virus es endémico en las zonas tropicales de África y América Latina.

Síntomas

Una vez contraído el virus y pasado el periodo de incubación, que es de tres a seis días, la infección puede cursar en una o dos fases. La primera fase considerada aguda, suele causar fiebre, mialgias con dolor de espalda intenso, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos.

Posteriormente, la mayoría de los pacientes mejoran y los síntomas desaparecen en tres o cuatro días. Sin embargo, el 15% de los pacientes entran a las 24 horas de la remisión inicial en una segunda fase, más tóxica, donde vuelve la fiebre elevada y se ven afectados diferentes sistemas orgánicos.


En esta nota



e-planning ad