SANTA CRUZ

Raúl García niega haber conocido a Rózsa


Dijo no conocer a Villa Vargas y que Núñez del Prado era su amigo; que es miembro del MAS pero que no tiene influencia. La defensa de los acusados cuestionó que se objetaran preguntas ‘claves’

Raúl García Linera dijo que es militante del MAS, pero no parte de la directiva

20/04/2017

Con mucha soltura y tranquilidad, Raúl García Linera, considerado por los acusados de supuesto terrorismo como un hombre clave en el caso, apareció ayer para declarar, en total contraste con las medidas de seguridad y reserva en que lo hicieron 24 horas antes tres policías de la extinta UTARC. 
Ante el tribunal primero de sentencia de La Paz, el citado como testigo de descargo de Alcides Mendoza fue escueto al responder. “Sí, no, nunca, desconozco, creo no conocerlo, lo conozco por la prensa”, fueron la mayoría de sus respuestas. Solo se explayó un par de ocasiones.  

Una vez terminada su declaración en el juicio, detalló un poco más: dijo que nunca conoció a Eduardo Rózsa, ni le entregó armas en la zona de Equipetrol como lo afirmó Ignacio Villa Vargas, “El Viejo”. 
Reconoció que tenía una amistad con el fallecido Carlos Núñez del Prado pero dijo que no estaba seguro de que fuese su voz la que aparecía en el denominado “videosoborno”. Aseguró que no tiene poder político en el Movimiento al Socialismo y que hay esa creencia porque es hermano del vicepresidente, a quien, en su criterio, buscan atacar a través de él. “No cumplo ninguna función en el MAS; soy militante, tengo mi carné pero no soy parte de la dirección ni asesor. Más que nada mi labor es mediática, saliendo a opinar y algunas veces participando en debates. También formando a compañeros con cierta periodicidad”, dijo sobre su función. 

“Es un hombre poderoso”
“El nombre de Raúl García Linera aparece en la declaración  ante el tribunal de Villa Vargas, Mario Tadic y Elöd Tóásó; ellos hablan de su presencia durante los interrogatorios, las torturas y refieren que él estaba ahí”, dijo Gary Prado, abogado de Alcides Mendoza y de otros acusados. También recordó que los abogados del Ministerio de Gobierno (Boris Villegas y Denis Roda) y el exfiscal Edward Mollinedo, también se refirieron a Raúl García Linera como un sujeto activo en el ámbito político del tratamiento del caso terrorismo.

Cuando Prado empezó a preguntar esos detalles al testigo, la Fiscalía objetó y el tribunal les concedió la razón. “No nos permitieron preguntar, pero estaba claro que él iba a negar todo, pero vamos a contrastar su negativa con lo que ya consta en las actas del juicio”, dijo Prado. 

Agregó que para la defensa  Raúl García es un actor político fundamental que ha estado presente sobre todo en la etapa de la crisis política de 2008 y 2009. “Está dentro de la cúpula de poder del MAS, es uno de los hombres más poderosos del Gobierno sin ser funcionario”, afirmó. 

Valverde sostiene lo escrito

El hermano del vicepresidente del Estado dijo que la idea de que él trajo a Rózsa al país fue “la novela que trabajó Carlos Valverde”. Dijo que este periodista, que se encuentra autoexiliado en Argentina, “afirmaba que yo había estado en Libia, que allí conocí a Rózsa”. Sin embargo aseguró que él no “cruzó el charco” hasta Europa sino hasta 2015 y que no estuvo en Santa Cruz entre diciembre de 2008 y junio de 2009. 

Por su parte, Valverde dijo que él nunca dijo que Raúl García estuvo en Libia. “Yo puse una relación de llamadas entre García Linera (Raúl) y Rózsa; eso está en mi libro. Quedan como evidencias de la relación entre el Gobierno y Rózsa, la cédula de identidad, el viaje pagado por la embajada venezolana, las conversaciones telefónicas registradas y no negadas por la Fiscalía entre ambos; esos documentos están en mi libro”, remarcó. 

También refirió  que el fiscal Soza, fue a Canadá a invalidar los correos hushmail (cifrados), no a constatar su validez, en los que se encontraba ‘camarada Linera’. 



 




En esta nota