SEGURIDAD

Quitó pasaportes y hacía trabajar sin salario a tres venezolanos


El caso fue tipificado como trata de personas. El acusado los hacía trabajar en un salón de peluquería y no les pagaba. Un juez lo envió a prisión y los extranjeros fueron derivados a oficinas de Interpol


Los extranjeros manifestaron que les quitaron sus documentos, los hacían trabajar y no les pagaban
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/11/2018

La noche del viernes, a las 23:30, el venezolano Verni Breyder G.P. fue interceptado por la Policía cuando caminaba por el centro de Montero. El joven indicó que sus documentos los tenía su jefe, el dueño de un salón de peluquería identificado como Mario Rodríguez Fernández. Sin embargo, cuando acudieron a su domicilio, este negó tener los documentos, informó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Montero, Víctor Hugo Medina.

El venezolano fue llevado al comando policial y allí se puso a llorar indicando que Mario Rodríguez lo hacía trabajar en su salón llamado Master Fashion y que no le pagaba salario. Además indicó que en su casa estaban dos de sus compatriotas.

Con este dato, la Policía acudió al lugar y allí evidenció que estaba oculta una pareja, Peter Isai S.C. y Gleisix A.A.



Los trajo desde Perú

Una vez tomadas las declaraciones a los tres extranjeros, estos dieron a conocer que fueron traídos por Rodríguez cuando estaban en Perú.

El director de Interpol en Santa Cruz, Paúl Saavedra, explicó que el boliviano contactó a los extranjeros vía WhatsApp y les ofreció pagarles pasaje para que lleguen a Bolivia con la promesa de darles trabajo.

Sin embargo, una vez en el país, retuvo los pasaportes de los extranjeros y los explotaba laboralmente, pues, según ellos, nos les pagaba salario.



El modus operandi, dijo, es el mismo que se conoce que en otros países ejecutan contra bolivianos o en otros continentes contra latinoamericanos.

En tal sentido, Rodríguez fue imputado por el delito de trata de personas y el juez primero de instrucción penal de Montero, Moisés Chaile, determinó su detención preventiva en el Centro de Readaptación Productiva de Montero (Cerprom).

En cuanto a los venezolanos, Saavedra señaló que serán puestos a disposición de Migración.

Lo que establece la ley 263

La trata y tráfico de personas en Bolivia está estipulada como delito en la ley 263 promulgada en 2012. En ella se establece que quienes incurren en este delito persiguen alguna de 14 finalidades para con sus víctimas, entre ellas, las más común es, la explotación laboral y la explotación sexual.



El Código Penal boliviano, en su artículo 281, establece penas de ocho a 12 años a quienes incurran en este delito.

Encuentro nacional sobre trata

Desde mañana hasta el viernes, Santa Cruz será sede del II Encuentro Nacional de los Consejos Departamentales contra la Trata y Tráfico de Personas.

Durante esos tres días el Centro de Educación Ambiental (CEA) será el lugar donde los consejos departamentales podrán intercambiar y uniformar criterios, además de conocer los avances de cada uno en esta problemática y así fortalecer el Consejo Nacional, explicó el director de Políticas Sociales de la Gobernación cruceña, Duberty Soleto.

Los consejos departamentales contra la trata y tráfico de personas son presididos por los gobernadores. En el caso de Santa Cruz, está compuesto por 19 miembros entre instituciones gubernamentales y de la sociedad civil.

Además, Soleto destacó que la Gobernación cruceña cuenta con un Centro Especializado en Prevención y Atención Terapéutica (Cepat), que brinda atención sicológica, social y legal tanto a las víctimas de este delito como a sus familiares.



 




Notas Relacionadas