SANTA CRUZ

Piden textos escolares hasta de Bs 230, pese a prohibición


El Ministerio de Educación prohibió a los colegios la entrega de listas escolares y la exigencia de libros de una editorial específica que afecten a la economía, pero en Santa Cruz varios no obedecen

En busca de textos los padres de familia buscan casi a última hora sus listas de útiles. La librería Los Huérfanos ofrece textos escolares de editorial Bruño de entre Bs 30 y Bs 40. Foto: Hernán Virgo

04/02/2017

Faltan unas horas para que los escolares de todo el país regresen a las aulas. Y los padres, casi a última hora, se agolpan en diferentes librerías de Santa Cruz para comprar los materiales y textos que piden los colegios privados y fiscales en sus listas. Muchos se quejan de los precios de los textos escolares que, como si tuviesen algún ‘amarre’ con unidades educativas, son una condicionante para el avance pedagógico. Así se verificó visitando una librería y los puestos del mercado Mutualista, pese a que estas prácticas están “terminantemente prohibidas” por el Gobierno.  


Sobre precios, hay textos escolares para primaria y secundaria desde Bs 30 hasta Bs 40 de la editorial Bruño, a la venta en la librería Los Huérfanos, explica el encargado, Fernando Justiniano. Pero también hay otros de Bs 78, de la editorial La Hoguera; de Bs 85 y Bs 90, de Comunicarte; de Bs 75 a Bs 140, de Santillana, y algunos de más de Bs 200, de Edelvives.   


“Hay textos de más de Bs 100 y hasta hay uno que cuesta Bs 230. Es el de Lenguaje 5, de Edelvives. Pero, nadie cambia esto; ni qué hacerle”, comenta resignada una abuela, que ha sido enviada a comprar la lista al Mutualista.
“Tengo que comprar unos 14 libros para mi hijo de cuarto de secundaria (el de Literatura de Santillana costará Bs 195) y otros para mi hija de primaria. Solo en textos, voy a gastar más de Bs 1.000”, se queja una madre.

Prohibición y descontrol
La resolución 001/2017, emitida por el despacho del ministro de Educación, Roberto Aguilar, veta a los colegios privados y particulares de entregar “listas de materiales educativos, incluida la exigencia de libros de una editorial o librería específica que afecten a la economía de los padres”. Además, la resolución responsabiliza a las direcciones de cada colegio por su cumplimiento y les advierte con sanciones si no cumplen. 


Pero, ¿quién vela para que los directores de colegios cumplan la resolución del ministro Aguilar? “El profesor y el director, como textos de apoyo, pueden sugerir, pero no imponer en el sentido de que los colegios particulares están llevando adelante”, dijo Salomón Morales, director departamental de Educación. Y Albina Abasto, subdirectora de Educación Regular, pide a los padres denunciar. De otro modo, no hay forma 



En esta nota



e-planning ad