POLÉMICA

Pide revocatorio a alcalde y mujeres masistas lo visten con una pollera


Un dirigente campesino que no guarda afinidad con el alcalde del municipio cruceño de Cabezas fue agredido por integrantes de la Confederación de Mujeres Bartolina Sisa. Quienes causaron el incidente no consideran que haya agresión

Ruiz es agricultor y se considera simpatizante de los movimientos sociales
Escuchar el artículo Pausar Lectura

19/03/2018

Un grupo de mujeres de la Confederación de Mujeres Bartolina Sisa agredieron a un dirigente campesino y lo vistieron con ropas de mujer. Sucedió en el municipio cruceño de Cabezas. El hecho fue registrado en un video y ya ha generado reacciones en redes sociales.

Todo empezó durante una reunión de capacitación donde el Tribunal Electoral Departamental (TED) dictó un taller para conocer la pautas para iniciar un proceso revocatorio contra el alcalde de Cabezas, Rodolfo Vallejos del Movimiento Al Socialismo (MAS).

El proceso de revocatorio es una iniciativa que parte del Control Social, quienes haciendo un seguimiento y fiscalización de obras y licitaciones del municipio meses atrás hicieron observaciones que no fueron respondidas o aclaradas por el alcalde. Según los denunciantes poco o nada está en orden en tema de obras e inversiones.

En este sentido, Miguel Ruiz (44), dirigente de la Central Campesina Cordillera y miembro de Control Social, impulsó el evento para conocer las bases para iniciar el revocatorio contra el alcalde.

El plan de Ruiz no cayó bien a las Bartolinas. Al finalizar el taller, cerca de una decena de mujeres de este movimiento social se acercaron a increpar al dirigente y al intentar dar una explicación ellas arremetieron contra él.

Entre gritos y empujones comenzaron a agredirlo y culminaron vistiendo a Ruiz con una pollera y una mantilla. 

El hecho no se hubiera hecho público de no ser por un funcionario que grabó la agresión, que horas después fue denunciada por el secretario de Gobierno de la Gobernación de Santa Cruz, Vladimir Peña.

Al ser consultadas las Bartolinas, la representante de esta organización en la provincia Cordillera, Gueisa Gallardo, expresó que esto no es un acto de discriminación e intolerancia, sino fue una respuesta "en defensa del alcalde" porque no quieren un revocatorio.

"Sé que vamos a salir en las redes sociales y en los medios, pero no nos interesa porque hicimos lo correcto. Le pusimos la pollera para hacernos respetar y no con intención de ser discriminadoras", manifestó Gallardo, quien agregó que es posible que no vuelvan a cometer un acto similar.

Por su parte, Ruiz subrayó que llevará el caso a la justicia y lamentó que se haya dado este hecho puesto que él se considera una persona que está de parte de los movimientos sociales. Dice que teme por su vida. Entretanto, las Bartolinas aseguran estar preparadas para defenderse.

¿Y el alcalde? Rodolfo Vallejos, que también preside la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz), expresó no tener conocimiento del hecho. "Estuve de viaje en Cochabamba", manifestó en declaraciones a EL DEBER.

Vallejos también afirmó que en caso de querer presentar un revocatorio existen las instancias para elevar estas peticiones.

Este hecho se produce días después que el vicepresidente Álvaro García Linera diera un discurso donde alegaba que el proceso de cambio es tolerante, igualitario y que todo acto discriminatorio debía combatirse y denunciarse públicamente. 



 




En esta nota