SANTA CRUZ

Mujer a quien se le atribuyó un acto de discriminación recibe amenazas; pide limpiar su imagen


El nombre de Rosa Borda Justiniano fue relacionado con el de la mujer que aparece en un video discriminando a otra y evitando que se siente a su lado en un bus. Rosa pide que se aclare que ella no es la agresora, que ni vive en Santa Cruz de la Sierra y que pare el "matonaje digital"

Rosa Borda Justiniano pide no utilizar su nombre en el acto racista registrado en un micro | Foto: Ricardo Montero
Leer el artículo Pausar Lectura

16/03/2018

El martes se hizo público un video en el que se veía a una mujer agrediendo verbalmente a otra y evitando que se siente a su lado en un micro de la línea 75. En la gresca se escuchaba apreciaciones racistas. No pasaron ni 24 horas cuando en las mismas redes sociales aparecieron fotos en las que se le ponía nombre y apellido a la presunta agresora: Rosa Borda Justiniano o Ramona Borda Justiniano. Rosa Borda Justiniano existe, pero no es la que aparece en el video y a consecuencia del mismo ha recibido hasta amenazas de muerte y un sin número de insultos.

Rosa, que no vive en la ciudad de Santa Cruz sino en Cotoca, cuenta que el miércoles en la mañana le llamó una de sus sobrinas para decirle que su imagen había inundado las redes y estaba siendo acusada de discriminar a otra mujer. Cuando ingresó a su cuenta de Facebook, según relata, tenía cientos de solicitudes de amistad y una gran cantidad de mensajes de agresión. Incluso llegó a recibir amenazas de muerte a su teléfono celular de personas que no conocía. 

Rosa Borda Justiniano pide a las autoridades que le ayuden a limpiar su imagen:

Acompañada por su hijo David Paz Borda salió de su encierro -por miedo a que la agredan- en el que estaba desde ayer, para trasladarse a la capital cruceña y pedir ayuda a la Asociación de Derechos Humanos de Santa Cruz. "No sabíamos dónde ir para pedir ayuda ni qué hacer", apunta el hijo de Rosa. "No solo le han causado un daño psicológico, también es físico porque su salud se ha visto afectada", sostiene al agregar que al padecer de diabetes su madre sufrió una descompensación por el "matonaje digital" del que fue objeto (ya que hasta le crearon una falsa cuenta en Twitter donde las agresiones continuaron) y la ligerezas de algunas personas que salieron a los medios de comunicación adjudicándole su nombre a la persona del video.

"Yo no soy esa persona que están acusando (...). Me han mellado, me han pisoteado, han utilizado mi nombre y mi fotografía ha circulado por todos lados. He recibido mil ofensas por las redes sociales (...). Yo quiero que se aclare y pido que busquen a la persona indicada", pide Rosa al borde de las lágrimas.

Este es el video del acto de discriminación:

Víctor Hugo Velasco, representante de la Asociación de Derechos Humanos de Santa Cruz, señaló que este viernes presentarán una acción ante la justicia en contra de quienes calumniaron a Borda Justiniano.

La tarde de este jueves el viceministro de Justinia, Diego Jiménez, ofreció una conferencia de prensa a los medios de comunicación. Acompañado de María Janko, la mujer que fue víctima de discriminación, sostuvo que como Janko presentó evidencias objetivas esa representación del Estado en la obligación de darle todo el respaldo institucional. Es por ello que el Ministerio de Justicia le proveerá abogados y exigirá que la agresora, que posteriormente (y por declaraciones que brindó su abogado) fue identificada como Ramona Francis Melgar Jofré, sea enviada a la cárcel.

Bolivia promulgó el 8 de octubre de 2010 la Ley contra el racismo y toda forma de discriminación que sanciona con una pena de tres a siete años de prisión a "la  persona  que  arbitrariamente  e  ilegalmente,  restrinja,  anule,  menoscabe  o impida  el  ejercicio  de  derechos  individuales  o  colectivos  por  motivos  de  raza, origen nacional o étnico, color, ascendencia, pertenencia a naciones y pueblos indígena   originario   campesinos   o   el   pueblo   afroboliviano   o uso   de   su vestimenta o idioma propio, será sancionado con pena privativa de libertad de tres a siete años".



 




Notas Relacionadas



En esta nota