EL DEBER

Personajes 2016, una noche de emociones y de ejemplos


Nueve estatuillas se entregaron este año en el evento “de las buenas noticias”, como lo calificó el director de Opinión del Diario Mayor, Juan Carlos Rivero



16/12/2016

La improvisada canción a capela que interpretó Matamba Chiorino, uno de los nueve Personajes del Año 2016, premiados anoche por EL DEBER con el Patujú de Bronce, selló una velada que estuvo cargada de emociones, reflexiones e incluso lágrimas. El hombre de cabello rasta y figura espigada emocionó al público, que acompañó el acto que se realizó en el salón Pedro y Rosa de esta casa periodística.

El director de Opinión del Diario Mayor, Juan Carlos Rivero, adelantó en su discurso de apertura que este sería el evento “de las buenas noticias”, relevando así la importancia de quienes fueron distinguidos en la versión 19 de esta premiación que realiza el diario todos los años.
“Ellos, a través de las actividades que realizan -con mucho empeño, pasión y vocación de servicio- no solamente hacen noticia, sino que también hacen historia”, expresó Rivero y añadió que esta distinción era una forma de agradecer a los nueve galardonados por su trabajo, su esfuerzo, su mensaje positivo y por la inspiración que brindan a todo el mundo.

El editor de Cierre, Roberto Dotti, a tiempo de explicar cómo, cuándo y quiénes hacen la selección de los personajes del año, vale decir los periodistas y otros miembros de la Redacción, agradeció a todos los homenajeados por sus aportes a la sociedad.

“De este premio hemos aprendido que alimenta, que impulsa a seguir trabajando por el bien común, a ser mejores cada día”, manifestó Dotti y aseveró que los galardonados ya eran personajes del año antes de tener en sus manos el Patujú de Bronce, la estatuilla elaborada por el artista Juan Bustillos. “Nosotros solamente los descubrimos para reunirlos y felicitarlos”, acotó Dotti.

Emoción en cada entrega

La primera en recibir la estatuilla de bronce fue la educadora italiana Micaela Princiotto, que se declaró conmovida por la nominación y que dedicó el premio a todos los niños que no tienen las oportunidades para salir adelante y a los bienhechores que la colaboran en sus emprendimientos.

Danilo Drakic, galardonado por sus descubrimientos arqueológicos en el departamento, calificó como estímulo y responsabilidad mayor el galardón. 

Detrás de él subió al escenario Eliana Paco, la mujer que puso la vestimenta de la chola paceña en los ojos del mundo y que afirma que no es un disfraz. Con la voz entrecortada, la diseñadora dedicó el premio a su mamá.

Luego fue el turno del piloto Marco Bulacia Wilkinson, el adolescente tuerca que, sencillo y con la franqueza de los de su edad, le dedicó el reconocimiento a su padre, a quien llamó maestro y a quien dijo que le debe todos los títulos que hasta ahora ha conquistado.

Seguidamente un hombre de caminar pausado y de figura inconfundible subió al escenario para recibir su galardón por sus logros obtenidos. Ese fue Julio César León Prado, reconocido empresario cochabambino, que pidió apostar por el desarrollo de Puerto Busch y criticó a quienes frenan las inversiones en el sector agrícola.

Final de emociones

Tras las reflexiones del empresario León Prado, fue el momento para el actor Ariel Vargas, uno de los impulsores de crear un espacio único de cultura en la ciudad. Ariel recibió de su padre el espacio para hacer crecer sus ideas, aprovechó para presentar a todos los que lo ayudan e invitó a los asistentes a ser parte de su emprendimiento.

Después, a poco de cerrarse la noche, la educadora aimara Lucinda Mamani, elegida como una de las 50 mejores docentes del mundo, recibió la estatuilla de bronce. La docente agradeció el reconocimiento e instó a todos a seguir por sus sueños.

Luego vino el cierre con ‘broche de oro’. Matamba, dueño de un estilo lleno de potencia, derramó algunas lágrimas en el escenario, pero luego, con el Patujú de Bronce en las manos, deleitó a todos con una afinada improvisación musical, en la que agradeció a Dios por las bendiciones y cerró una velada de emociones y de ejemplos

Las frases de nuestros galardonados

“Estoy conmovida. Siento que Santa Cruz es mi casa y que ustedes son mi familia. Soy feliz de servirles a todos”.
Micaela Princiotto / Santa Cruz


“Este es un estímulo para trabajar más. Gracias a mi equipo que nos ayuda a conocer nuestra historia. Hay mucho por conocer”.
Danilo Drakic Ballivián / Radar

“Este premio es una inyección para seguir adelante y destacar la vestimenta de la chola paceña. Querer es poder”.
Eliana Paco Paredes / Sociales

“Gracias a EL DEBER por haber reconocido el esfuerzo. Le dedico el premio a mi padre al que le debo todos mis títulos”.
Marco Bulacia Wilkinson  / Diez


“Hace 10 años envié al Gobierno un proyecto de hacer un puerto un poco más abajo del Mutún. Hasta hoy no lo hicieron”.
Julio León Prado / Economía


“Nosotros le damos prioridad al arte que hacemos, por encima de nuestras propias prioridades. Ese es el espíritu del snack”.
Ariel Vargas (Tía Ñola) / Cultura


“Agradezco por premiar la ideología de que la educación no acaba en el aula, va más alla y trasciende fuera de ella”.
Lucinda Mamani Choque / Revista Extra


Juan Manuel Santos
La embajadora Edith Andrade Páez no pudo asistir a recibir el galardón a nombre del presidente de Colombia, porque tuvo que viajar con el mandatario en una misión por Europa.

“Gracias a mi Señor que es a quien le canto, de donde brota mi inspiración y mi potencia en los escenarios”.
Matamba Chiorino / Escenas


En esta nota



e-planning ad