SANTA CRUZ

Ordenan cárcel para los dos detenidos por asalto fallido


Son procesados por los delitos de asesinato, organización criminal, robo agravado, tenencia y portación ilegal de arma y lesiones leves y graves

Bajo un fuerte resguardo policial fue retirado del Palacio de Justicia el asaltante que se entregó a la Policía

15/07/2017

La jueza Livia Alarcón ordenó ayer la detención preventiva de los dos procesados por el asalto fallido a la importadora Eurochronos, donde fallecieron tres atracadores, la administradora del local y un policía. 

Durante la audiencia cautelar, el Ministerio Público explicó cómo sucedieron los hechos previos al atraco y la forma en que los delincuentes se jugaron la vida con la intención de concluir con el asalto. También, detalló la participación de Erick Edwin Landívar Dorado y Sandra Guzmán Vaca, los que fueron imputados por los delitos de asesinato, organización criminal, portación y tenencia ilegal de armas, robo agravado y lesiones graves y leves.

De acuerdo con la versión fiscal, Landívar fue traído desde Roboré, donde trabajaba como mototaxista, hasta nuestra capital el viernes de la semana pasada. Una vez se instaló en la ciudad, se puso en contacto con los atracadores, con quienes planificó al asalto en la zona del Avión Pirata, para luego ser parte de su ejecución el jueves.

El joven, cuando le permitieron dar su versión sobre lo ocurrido ante la juzgadora, dijo que fue obligado a participar del atraco y que si no lo hacía lo matarían a él y a sus familiares.

Reconoció haber estado en Eurochronos, pero negó haber disparado. Además, reveló que el asaltante muerto identificado como ‘Bahiano’, era su primo, Camilo Pinto Maldonado.

Lloró y pidió libertad
Sandra Guzmán, la mujer que era concubina de Antonio Adao Da Silva Acosta, el brasileño muerto en la balacera, indicó ser inocente y no saber cuáles eran los negocios ilícitos en los que estaba su pareja.

Reconoció haber ayudado a su pareja en los trámites y los pagos que se tuvieron que hacer para conseguir su detención domiciliaria, luego de estar encarcelado en el penal de Chonchocoro de La Paz.

“Me arrepiento de haberlo traído aquí”, dijo la mujer, que, según la imputación fiscal, estuvo al menos tres veces en la importadora con otro de los asaltantes para identificar los objetos más valiosos del negocio y las puertas de ingreso y de salida del sitio. 
Ella reveló que acudió al lugar del tiroteo luego de ver lo que ocurría en la televisión, pero dijo que solo hizo esto por temor a que su pareja, el brasileño Adao, fuera uno de los abatidos en la balacera, aunque en principio indicó no saber las actividades que realizaba el extranjero. 






e-planning ad