bolivia

Oficialismo admite que ruta no pasará por comunidades


La diputada Susana Rivero asegura que con ello no se afectará la vida de 
los indígenas. Los habitantes del Tipnis quieren carretera, pero por Camiaco

El tramo III de la carretera está abierto. Conecta San Ignacio de Moxos con Monte Grande. Se trabaja en elevar el terraplén para luego asfaltarlo

20/08/2017

Una diputada admitió ayer que la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos no pasará cerca de las comunidades del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure. 

En declaraciones a la radio gubernamental Patria Nueva, la diputada masista Susana Rivero admitió que la ruta que partirá en dos el Tipnis no pasa cerca de las comunidades. 

“Es el tramo que menos impacta el territorio porque está lejos de las comunidades y por lo tanto, no habría cómo afectar su forma de vida y, de convivencia con la naturaleza”, dijo Rivero, nombrada “la dama de hierro de Beni” en la promulgación de la Ley 969.

Esto se suma a lo dicho esta semana por la viceministra de Medio Ambiente, Cynthia Silva, que aseguró en Patria Nueva que son los indígenas los que no quieren carretera, porque saben que una carretera de primer orden implica flujo de camiones y les va a destruir su vida comunal.  

Hasta el momento, el Gobierno había justificado la ruta porque a través de ella podía llevar mayor salud y educación a las comunidades, que quedarán a entre 50 y 80 kilómetros del eje de la carretera.

Además, los indígenas sí quieren que la carretera pase cerca de sus comunidades, por eso piden que la ruta sea Villa Tunari-Camiaco, que bordea el parque por donde está la mayor parte de los asentamientos del Tipnis. Así lo aclaró Fabián Gil, presidente de la Subcentral Tipnis, que se opone a la ruta.

Otra vez, Santa Cruz

Pese a que productores cruceños aseguran que la construcción de la carretera no afectará a la economía local, la diputada insiste en que quienes se oponen a la construcción de la carretera responden a intereses económicos y políticos para "mantener al Beni como patio trasero de Santa Cruz". Según reconocen incluso ganaderos benianos, el problema no es solo de distancia, sino de competitividad. Mientras en Santa Cruz una res está lista para faenarse entre 18 y 24 meses, a Beni le toma entre 30 y 36 meses terminar su ganado. 

Rivero asegura que el artículo 6 de la Ley 969 prohíbe aprovechar recursos renovables sin consultarles (algo que ya garantiza la Constitución) y que se prohíben los asentamientos y ventas de agroquímicos.  
Sin embargo, con la intangibilidad vigente, dos comunidades que participaron de la octava marcha indígena y que están cerca del área colonizada, según Fernando Vargas, exdirigente del Tipnis, se unieron al Conisur y llegaron hasta Trinidad para aprobar la construcción de la carretera. 






e-planning ad