SOCIEDAD

Niños vivieron una experiencia emocionante al volar por primera vez


También se lanzaron del tobogán de un simulador de avión, como parte de una campaña organizada por la firma aérea y por el Ministerio de Justicia, denominada #Yo por la Niñez, que busca prevenir los actos de violencia contra ellos


Una de las niñas que se animó a lanzarse por el tobogán de escape al cabo de la actividad | Berthty Vaca
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

05/04/2019

Alrededor de 60 niños y adolescentes de distintos puntos del país cumplieron su sueño de volar. Lo hicieron ayer en alas de la aerolínea bandera Boliviana de Aviación (BoA), que transportó a decenas de chicos hasta Cochabamba en el marco de la campaña nacional #Yo por la Niñez – Pintemos Bolivia de celeste, dirigida a difundir la protección integral y la prevención de la violencia contra ellos.

Todos confluyeron en la capital cochala porque allí funciona el Centro de Entrenamiento Aeronáutico Civil de la compañía, ubicado en la avenida Simón López, donde vivieron una media jornada llena de emociones y mimos, pues, desde el momento en que abordaron las naves, recibieron una atención esmerada del personal de la aerolínea.

Todos eran niños y adolescentes provenientes de centros de acogida o de barrios de Santa Cruz, Tarija, La Paz y Cochabamba, donde son líderes, miembros del Comité Plurinacional de Niños, Niñas y Adolescentes.



“Ha sido una experiencia inolvidable. Primera vez que subo a un avión que alza vuelo. Sentí que el avión se iba a caer, cerré mis ojos y dije: ‘Que sea lo que Dios quiera’, pero solo era mi miedo. Doy las gracias por esta oportunidad a BoA y porque esta empresa lucha por una niñez sin violencia, sin maltrato y sin discriminación, porque se está viendo mucha discriminación por el color de la piel”, indicó Juliana Orozco Cruz (16), estudiante de secundaria.

Esta jovencita y sus amigos, Claudia Camacho (9), Arturo Salvatierra (6) y José Copa (16), que reciben asistencia mediante un programa de Visión Mundial, viajaron desde Santa Cruz con su tutora, Claudia Torrico, técnica de salud en la citada fundación.

Una atención esmerada

El aeropuerto Jorge Wilstermann fue el punto de encuentro de las delegaciones infantiles, acompañadas por adultos. Allí fueron sorprendidos por el mago y cómico Manolo Molina Travesí, quien les ofreció un show de magia y los hizo participar de juegos.



Posteriormente, un par de buses trasladó a los muchachos al Centro de Entrenamiento Aeronáutico Civil, donde hubo un acto de bienvenida, un paseo por las instalaciones del recinto y luego a una nave de simulación, en la que les enseñaron ejercicios de salvataje y después todos, uno por uno, se lanzaron por el tobogán que en la vida real se utiliza como escape de la nave en caso de un percance.

“El avión da miedo en el momento del despegue, pero es una bonita experiencia, porque enseñan primeros auxilios, cómo salir del avión, cómo bajar. Es muy bonito estar aquí, es la primera vez que vuelo”, expresó Vianka Alejandra Bustamante, del quinto de secundaria del colegio Sagrada Familia, de Cochabamba.

El ministro de Justicia, Héctor Arce, dijo que regalarles emociones era la idea de su despacho y de la firma BoA. “Luchamos contra la corrupción, trabajamos por los derechos del consumidor, hacemos códigos y leyes, pero lo más lindo es cuando trabajamos con los niños, cuando vemos sus rostros... Si todos hiciéramos algo similar, tendríamos la garantía de un futuro mejor”, señaló Arce.

Ronald Caso, gerente general de BoA, dijo que la campaña es parte del compromiso estatal en la lucha contra la violencia a la niñez y adolescencia.

Las autoridades pusieron por delante los derechos de los pequeños





 




En esta nota